Conecta con Minuto5

Nada es Gratis

Por qué no debe usarse el índice de Frank como medida del esfuerzo o sacrificio fiscal

Publicada

el

En el nivel agregado de un país, la presión fiscal, T, es el monto de impuestos y otras contribuciones sobre la renta, normalmente según el cálculo del PIB. Así: T = (Impuestos/PIB)×100.

Se intuye que la misma presión fiscal implica un sacrificio o esfuerzo mayor para las rentas más bajas (usaré ambos términos como sinónimos), de ahí que se haya propuesto la conveniencia de elaborar un índice que tenga esto en cuenta. En particular, el índice de Frank se define dividiendo la presión fiscal (T) entre el PIB per cápita (I ): FT / I.

Este índice presenta numerosos problemas y apenas se usa, aunque ocasionalmente aparece en informes para señalar que, a pesar de tener una presión fiscal sensiblemente menor, España realiza un mayor esfuerzo fiscal que países de nuestro entorno. Por ejemplo, Sanz y Romero lo hacen en este informe y el Instituto Juan de Mariana en este otro. Repasemos los problemas de este índice para entender por qué esta conclusión es contraria a cualquier medida sensata de sacrificio fiscal. (Antonio Cabrales, aquí, y Manuel Hidalgo, aquí, han escrito sobre el tema recientemente).

1. El índice de Frank es muy mala medida del sacrificio fiscal

Si un país tiene una renta per cápita de 100 y unos impuestos del 40 %, el índice arrojará un valor de F (100, 40) = 40/100 = 0,4, mientras que para un país con valores 500 y 100 % el índice será F (500, 100) = 100/500 = 0,2. Es decir, que el segundo país, que se queda con una renta disponible de 0 está realizando un sacrificio fiscal menor que el país que se queda con una renta de 60.

Problemas como este ocurren para todos los índices calculados con tasas impositivas iguales o superiores al 50 %. La renta disponible (tras impuestos) se calcula como RD = (1-T/100)×I. En la Figura 1, las líneas curvas muestran combinaciones de I y T que mantienen constante la renta disponible. Líneas más a la derecha son rentas disponibles mayores. Las líneas rectas muestran combinaciones de I y T que tienen el mismo índice de Frank. Líneas más a la derecha son valores menores del índice. Se observa cómo, por encima del lugar de tangencia, combinaciones de I y T tienen el mismo índice, pero dejan menos renta disponible, a pesar de partir de una renta mayor antes de impuestos. Para esos valores el índice es contrario a la idea de sacrificio fiscal. Obsérvese cómo las rectas primero van cortando curvas de renta disponible cada vez más altas (más a la derecha), hasta llegar a T = 50 %, y a partir de ahí corta curvas con renta disponible cada vez más bajas.

Este problema del índice de Frank se resuelve fácilmente no aplicándolo a tasas impositivas por encima del 50 %, lo que en la práctica no importará mucho, ya que no observamos países con tasas tan altas. Pero esto no quiere decir que para niveles inferiores el índice de Frank sí refleje el sacrificio fiscal. Incluso si se acepta el índice como una buena medida para valores bajos de T, antes de pasar a ser contrario a su propósito deberá pasar por zonas donde es mala medida. Si uno quiere ir de Madrid a Bilbao, ir en dirección Valencia no es lo contrario, como lo sería ir en dirección a Sevilla, pero tampoco es bueno. En la Figura 1 se observa que las curvas están muy juntas para valores en torno a una presión fiscal del 40 %. Para esos valores el índice sigue siendo muy mal indicador del esfuerzo fiscal. Recordemos que la presión fiscal de los países de nuestro entorno toma valores en estos rangos.

Comparemos, por ejemplo, una sociedad con renta 120 e impuestos del 48 % con otra de renta 100 e impuestos del 40 %. Los índices de Frank son iguales: F (120, 48) = F (100, 40) = 0,4, sin embargo, las rentas disponibles tras impuestos son muy cercanas: 62,4 y 60, respectivamente. Según el índice de Frank, supone es el mismo esfuerzo pasar de 120 a 62,4 que pasar de 100 a 60.

2. El índice de Frank no aporta ninguna información

Una sociedad cuya renta aumente puede, a muy corto plazo, aumentar o mantener constante su índice de Frank, pero será imposible seguir haciéndolo en el medio o largo plazo. La Figura 2 muestra, de nuevo, las rectas que indican un cierto valor del índice de Frank. La línea roja, vista de izquierda a derecha, representa una posible trayectoria en el tiempo de un país que aumente su renta y su presión fiscal. Obsérvese que lo que le ocurre a este país le pasará a cualquiera: no se puede avanzar de izquierda a derecha sin cortar las rectas, es decir, sin disminuir el índice de Frank. Si aceptamos este índice estaremos aceptando que los países más ricos forzosamente han de estar haciendo un sacrificio menor, por lo que decir que un país menos rico hace un sacrificio mayor no dice nada acerca de si está pagando muchos o pocos impuestos relativamente a los más ricos, como parecen indicar quienes usan este índice. Uno puede decir que la presión fiscal no da información suficiente sobre cómo de pesada es la carga impositiva y desear completar esa información con alguna referencia a la renta per cápita, pero eso no hace que el índice de Frank sea el adecuado, por mucho que se le llame sacrificio fiscal.

En una entrada reciente, Sanz y Romero defienden el uso del índice de Frank porque es compatible con un sistema de impuestos progresivos, en contra del índice de presión fiscal. Para entendernos, una presión fiscal constante para todos los niveles de renta implica, obviamente, impuestos proporcionales, mientras que un índice de Frank constante permite impuestos progresivos. Esto es cierto, pero no es toda la historia. Primero, nadie pretende usar la presión fiscal como medida de progresividad. Segundo, que el índice de Frank sea compatible con la progresividad sigue sin decir nada acerca de lo conveniente del índice; todos los índices que mostraré a continuación también lo son. Tercero, dos países con la misma presión fiscal pueden tener distinto nivel de progresividad en los impuestos. Mantener el mismo sacrificio fiscal sí implica que un país con más renta debe tener más presión fiscal. ¿Cuánta más? Según el índice de Frank, y tal como hemos visto, mucho más de la que es posible. Por tanto, este índice no solo no arroja información sobre este aspecto, sino que induce al error.

3. Usar la renta nominal no es la única opción

Sanz y Romero usan el PIB nominal para sus cálculos. Sin embargo, una medida más adecuada a la idea de esfuerzo debería usar el PIB por paridad de compra (ppp, por sus siglas en inglés). Esto es particularmente importante si se van a comparar distintos países. La Tabla 1 muestra cómo el índice de Frank para España es, efectivamente, alto cuando se usa la renta nominal (en miles de dólares) -solamente el de Italia es mayor-. Cuando se usa la renta corregida por paridad de compra pasa a un valor intermedio (los datos son del FMI, recogidos aquí). Ahora Bélgica, Francia, Italia y Finlandia tienen un índice mayor que el de España. Con todo, los problemas del índice seguirán siendo los mismos señalados en los puntos anteriores.

En lugar de la renta se puede optar por usar la renta disponible después de impuestos. Este es el índice de Bird, definido como B = T /(I ×(1-T /100)), que no es contradictorio para ningún valor de T. Sin embargo, presenta el mismo problema de disminuir con la renta, aunque con más margen para el aumento en el corto plazo. De nuevo, podemos usar renta nominal o la corregida por poder de compra. En la Tabla 1 se observa que España pasa a tener a tres países por encima con este índice si se usa la renta nominal. Si se usa la renta corregida por poder de compra, solo Reino Unido y Países Bajos hacen un esfuerzo menor.

4. Usar la renta no es la única opción

Son numerosos los estudios que encuentran una alta correlación entre alguna medida de la felicidad o de bienestar con el logaritmo de la renta, mucho más que con la renta misma (véase aquí y aquí). Siendo el esfuerzo o sacrificio parte del bienestar, podemos medir el sacrificio fiscal como el cociente entre la presión fiscal y el logaritmo de la renta y definir el índice SFL = T / log(I ). De nuevo tendremos dos posibilidades, según I esté medido en términos nominales o por paridad de compra. Vemos en la misma Tabla 1 que España pasa a ser de los países con menor esfuerzo fiscal. Si usamos la renta nominal solo Países Bajos y Reino Unido hacen un esfuerzo menor. Si usamos la renta ajustada por paridad de compra, únicamente el Reino Unido está por debajo. Las dos últimas columnas de la Tabla repiten el ejercicio, pero usando la renta disponible: SFBL = T /log(I ×(1-T /100)), con idénticos resultados.

Usar el logaritmo de la renta tiene una ventaja adicional, y es que el rango para el cual el índice SFL es contrario a la idea de sacrificio fiscal es mucho menor que en el caso del índice de Frank. Esto se ve en la Figura 3, que replica la Figura 1, pero con el nuevo índice. En esta figura, las combinaciones de renta y presión fiscal que dan lugar al mismo índice SFL son curvas. Los puntos de tangencia se destacan en la línea roja y se dan muy pronto para valores superiores al 80 % de presión fiscal, que luego crecen con la renta. El índice es contradictorio por encima de esa línea y presentará problemas serios por encima del 70 %, valores alejados de las tasas que encontramos en todos los países. En el caso del índice SFBL, como en el de Bird, no hay rango en el que sea contradictorio.

En la Figura 4 se muestra una ventaja más de este índice sobre el de Frank. En ella se representa la misma trayectoria que en la Figura 2 y se observa que el índice SFL no tiene por qué disminuir necesariamente a medida que se avanza en esa trayectoria.

5. Comparación entre países con igual riqueza y distinta presión fiscal

Hay dos direcciones en la que cualquier índice de sacrificio fiscal debe aumentar: (i) si se mantiene la renta y sube la presión fiscal y (ii) si se mantiene la presión fiscal y baja la renta. Estas direcciones nos dan una clara indicación de qué cosas podemos buscar para comparar países.

(i) España tenía en 2019 un PIB per cápita en torno a los 30 000 $ (en dólares corrientes), aunque ese nivel se había alcanzado en 2014 y luego disminuyó por la crisis. La presión fiscal de España en 2019 era del 35,4 %. La Tabla 2 muestra el año en que distintos países alcanzaron esa misma renta per cápita y la presión fiscal que tenían en ese año. Son datos del Banco Mundial (aquí y aquí). Se observa que todos menos el Reino Unido tenían una presión fiscal mayor que la de España en 2019. Por tanto, ejercían objetivamente un mayor esfuerzo fiscal que España con esa misma renta.

(ii) Para todos los países excepto el Reino Unido hay que retrotraerse a fechas muy anteriores y, por tanto, a rentas muy inferiores, para encontrar la presión fiscal que tiene España ahora. Por tanto, también ejercían objetivamente un mayor esfuerzo fiscal en ese momento.

Conclusión

1. El índice de Frank es, en el mejor de los casos, irrelevante (punto 2) y, en muchos otros casos, contrario a lo que dice querer medir (punto 1).

2. Hay alternativas mucho mejores para hablar de sacrificio fiscal (puntos 3, 4 y 5).

3. Elegir el índice de Frank dentro de todas estas posibilidades es, cuanto menos, optar por un gran sesgo en las comparaciones entre países. Tan sesgada es esa opción que sus resultados son contrarios a los de todas las demás.

Nota aclaratoria: esta entrada no desarrolla ningún argumento acerca de si los impuestos deben ser más altos o más bajos según opinión del autor o según otro criterio. Únicamente se refiere al uso del índice de Frank y sus posibles alternativas como medidas del esfuerzo fiscal para comparar España con los países de nuestro entorno, a quienes podemos querer imitar o no en este aspecto.

Adblock test (Why?)

Publicado originalmente en: Ir a la fuente
Autor: José Luis Ferreira

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo
Publicidad
Loading...

Nada es Gratis

Evidencia internacional sobre el impacto de la COVID-19 en las perspectivas académicas y laborales de los estudiantes universitarios

Publicada

el

Por Jaime Arellano-Bover y Marta Martínez Matute

La pandemia de COVID-19 ha trastocado todos los niveles de la educación alrededor del mundo. La educación superior no ha sido menos y, durante la primavera del 2020, todo tipo de universidades tuvieron que tomar difíciles y complejas decisiones de cara a vaciar sus campus y organizar la docencia de forma online. Todo esto acompañado de la incertidumbre acerca de cómo y cuánto sufrirían sus estudiantes y si, quizás, una fracción de estos universitarios abandonarían sus estudios a raíz de esas dificultades. Comparados con estudiantes más jóvenes, los universitarios no solo vieron dañado su aprendizaje. Aquellos que se encontraban más cerca de graduarse temieron por sus perspectivas laborales próximas y a largo plazo (con razón). Además, con restricciones financieras en el hogar, problemas en el mercado de trabajo y hermanos pequeños sin colegio, muchos universitarios afrontaron nuevas responsabilidades en casa.

En este contexto y dada la dimensión global del fenómeno, en la primavera del 2020 un grupo de investigadores del que formamos parte creó la Global COVID-19 Student Survey (Encuesta Global de Estudiantes COVID-19, o GC19SS por sus siglas en inglés). El principal objetivo de la GC19SS es medir, a escala internacional, cómo los estudiantes universitarios han lidiado con esta crisis sin precedentes en sus vidas. En la primavera de 2020 y a contrarreloj, escribimos el cuestionario, lo tradujimos a varios idiomas y conseguimos los permisos administrativos necesarios para poner la encuesta en marcha. Entre abril y julio 2020 distribuimos la encuesta por e-mail a todos los estudiantes de 28 universidades (en su mayoría grandes universidades públicas) en Estados Unidos, España, Australia, Italia, Austria, Suecia y México. Esta labor fue posible gracias al esfuerzo y coordinación de un numeroso grupo de investigadores (¡somos 43 en total!). De las 28 universidades incluidas en la encuesta, 14 son de Estados Unidos, 5 de España, 3 de Australia, 2 de Suecia, 2 de Austria, 1 de Italia y 1 de México.[1] En un documento de trabajo reciente (aquí) presentamos los resultados principales de esta primera ola de la encuesta. Nuestra intención es volver a encuestar a los mismos jóvenes pasado un tiempo para analizar cómo han evolucionado sus vidas.

La encuesta pregunta sobre tres aspectos fundamentales en las vidas de los universitarios durante la pandemia: la situación académica presente y futura, su salud y bienestar (incluyendo a sus familias) y las percepciones que tienen sobre su futura vida laboral. Las preguntas relacionadas con el mercado laboral tratan sobre pérdidas de empleo y programas de prácticas, preferencias sobre condiciones positivas en un trabajo futuro, disposición a aceptar condiciones negativas en un trabajo futuro y expectativas de salario a los 30 y 45 años. Las preguntas relacionadas con el proceso educativo tratan sobre el aprendizaje actual, tiempo dedicado al estudio y futuros planes educativos. Finalmente, las preguntas de salud tratan sobre incidencia COVID-19 y salud mental.

La Figura 1 resume de manera concisa los resultados en las áreas de mercado laboral, educación y salud. El mensaje principal de la figura es que la pandemia ha afectado gravemente a toda una generación de estudiantes universitarios alrededor del mundo. Un 26% de los encuestados tuvo al menos un familiar que perdió su empleo, un 56% de los que tenían planeadas prácticas durante el verano 2020 las perdieron y un 37% de los que tenían una oferta de trabajo la perdieron. En cuanto a los estudios, un 12% abandonó al menos una de sus asignaturas, un 41% tenía dudas sobre si volvería a la universidad en otoño de 2020 y un 83% se resintió de la falta de contacto con otros estudiantes o con profesores. En cuanto a salud, un 7% de los encuestados dieron positivo en un test COVID-19 bien ellos mismos o bien un familiar (recuerden que en primavera 2020 la disponibilidad de tests era muy baja), un 31% dijo haber perdido un conocido o familiar a causa de COVID-19 y un 87% dijo estar preocupado por su salud o la de sus familiares.

Figura 1. Resumen de resultados en las tres áreas de la encuesta (de izquierda a derecha): mercado laboral, educación y salud

Nota: Cada barra muestra el porcentaje de estudiantes (combinando todos los países) que afirma lo siguiente (de izquierda a derecha): un miembro de mi familia ha perdido su trabajo, he perdido unas prácticas de verano (porcentaje sobre los que tenían prácticas planeadas), he perdido una oferta de empleo (porcentaje sobre los que tenían una oferta de empleo); he abandonado al menos una de mis asignaturas, tengo dudas sobre volver a la universidad en otoño 2020, encuentro difícil la falta de contacto con estudiantes o profesores; he dado positivo en un test COVID-19 bien yo mismo o bien un familiar, un conocido o familiar ha fallecido a causa de COVID-19, estoy preocupado por mi salud o la salud de mi familia.

En el documento de trabajo mostramos las respuestas para muchas más preguntas dentro de cada una de las tres áreas. Presentamos los resultados de manera desagregada acorde a cuatro dimensiones: país de la universidad, renta de los padres[2], género y, para los estudiantes de EE.UU., raza/etnia. La motivación para fijarnos en estas dimensiones es el carácter internacional de la encuesta e investigaciones que muestran cómo la pandemia ha afectado de manera desproporcionada a trabajadores y hogares de ingresos bajos (aquí), de manera diferente a mujeres y hombres (aquí) y a distintos grupos raciales en EE.UU. (aquí y aquí). A continuación, describimos dos resultados adicionales, uno en el área de educación y otro en el área del mercado laboral. El primero muestra diferencias entre países y el segundo muestra diferencias entre estudiantes de familias más y menos pudientes.

La Figura 2 muestra, por separado para cada país, cuán comunes han sido ciertos desafíos que los universitarios han tenido que afrontar para proseguir con sus estudios durante la pandemia. Por ejemplo, entre los encuestados en España, un 29% tuvo problemas con recursos informáticos o con internet, un 46% sufrió la falta de acceso a bibliotecas, un 61% echó a faltar un lugar silencioso donde estudiar, un 54% acrecentó sus responsabilidades familiares y un 76% acusó la falta de contacto con otros estudiantes o con profesores.

Figura 2. Porcentaje de encuestados, por separado para cada país, que dice haber sufrido diferentes dificultades para proseguir sus estudios durante la pandemia

Nota: Cada barra representa uno de los países de la encuesta y cada panel una dificultad diferente (de izquierda a derecha y de arriba abajo): insuficientes recursos informáticos o problemas de internet, recursos bibliotecarios insuficientes, falta de un lugar silencioso donde estudiar, mayores responsabilidades familiares, falta de contacto con otros estudiantes o profesores.

La Figura 3 muestra cuántos universitarios están más dispuestos, como consecuencia de la pandemia, a aceptar ciertas condiciones negativas en futuros puestos de trabajo tras su graduación. La figura muestra información por separado para estudiantes con padres de menor y mayor renta. Por ejemplo, entre los estudiantes cuyos padres están en el quintil inferior de la distribución de la renta en su país, un 32% mencionó que la pandemia ha hecho que estén más dispuestos a trabajar a tiempo parcial, otro 32% declaró estar más dispuestos a trabajar en un puesto para el que están sobrecualificados, un 18% a hacer prácticas sin remuneración y un 16% a trabajar cobrando el salario mínimo. Resulta llamativo observar que el porcentaje de estudiantes que está dispuesto a aceptar estas condiciones disminuye en función de los ingresos paternos (excepto para prácticas sin remuneración). Éste es un patrón que encontramos en muchas preguntas.

Figura 3. Porcentaje de los encuestados, combinando todos los países, que dice que como consecuencia de la pandemia están más dispuestos o mucho más dispuestos a aceptar ciertas condiciones negativas en futuros trabajos tras graduarse

Nota: Cada barra representa un grupo de estudiantes en base al quintil de la distribución de la renta en su país al que pertenecen sus padres. Cada panel representa una característica distinta (de izquierda a derecha y de arriba abajo): trabajo a tiempo parcial, trabajo para el que está sobrecualificado, prácticas sin remuneración, trabajo cobrando el salario mínimo.

Otras preguntas sobre el mercado de trabajo esconden, además, grandes diferencias en función de las demás dimensiones que analizamos. Por ejemplo, el porcentaje de cancelación de ofertas de trabajo entre los estudiantes encuestados fue particularmente alto en España (58%) y en el caso de estudiantes pertenecientes a hogares de rentas más bajas (56%), frente al promedio combinando países del 37%. En el caso de la cancelación de prácticas, también la proporción de estudiantes que sufrieron la cancelación de sus programas de prácticas fue mayor en España (60%), Estados Unidos (58%) y Suecia (51%), existiendo también una mayor proporción de mujeres (55%) afectadas con respecto a los hombres (51%).

Ahora que gracias a las vacunas parece que estamos dejando atrás lo peor de la pandemia (al menos en los países más ricos), hay que mantener en cuenta que muchos de los daños causados serán persistentes. El aprendizaje, las perspectivas laborales y el bienestar emocional de los (ahora) universitarios son ejemplos de aspectos vitales que tienen el potencial de presentar consecuencias negativas a largo plazo. El primer paso para poder ayudar y resolver estos problemas es entenderlos y cuantificarlos. Ésta es la motivación de la GC19SS y esperamos que este trabajo sea el primero de varios documentos utilizando estos datos que contribuyan a nuestro entendimiento. Os mantendremos informados.»

[1] Los acuerdos administrativos necesarios para implementar la encuesta no nos permiten revelar la identidad de las universidades.

[2] Una virtud de la encuesta es que preguntamos a los estudiantes sobre la renta de sus padres de una manera que es comparable entre países, usando puntos de referencia que son percentiles comunes de la distribución de la renta en cada país.

Adblock test (Why?)

Publicado originalmente en: Ir a la fuente
Autor: admin

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo

Nada es Gratis

La insoportable gravedad del empleo temporal

Publicada

el

Antonia Díaz (@AntoniaDiazRod)

El pasado 12 de Abril participé en un ciclo de conferencias organizadas por el Observatorio Social de La Caixa junto con Agenda Pública y coordinado por Jordi Sevilla, en torno a los efectos de la COVID-19. El vídeo de esa jornada se puede ver aquí. La pregunta que me planteó Marc López cuando me invitó a participar fue ¿cómo afecta la COVID-19 a la desigualdad en España? La pregunta tiene múltiples dimensiones. Pero, como macroeconomista, elegí la dimensión que, a mi entender, tiene múltiples consecuencias; tanto sobre la desigualdad como en crecimiento agregado. En este post voy a resumir mi intervención en aquella jornada.

Y es que creo que muchas disfuncionalidades de este país tienen su origen en la elevada temporalidad del empleo. También creo que debe ser la prioridad política número uno: ¿por qué hay tanta temporalidad? Otra forma de refrasear la pregunta es ¿por qué las empresas no quieren contratar trabajadores fijos? Hay una abundante literatura que muestra que temporalidad y baja productividad están correlacionados; por eso, si tenemos el objetivo de aumentar la productividad, debemos entender primero las causas de la temporalidad. La prioridad del Gobierno, antes que revertir la reforma laboral de 2013 debe ser poner aquellas condiciones para reducir la temporalidad en el medio plazo. Pero, antes de hablar de posibles causas y remedios, me gustaría hablar de las consecuencias de la temporalidad.

La montaña rusa del ciclo económico

Para poner en contexto las fluctuaciones que sufre el empleo temporal en España es conveniente mirar a la Figura 1. El primer panel muestra la tasa de crecimiento interanual del PIB (VA), el empleo total y las horas trabajadas. En el gráfico aparece la desviación típica de esas tasas de crecimiento desde 1996 hasta 2019. En España, como ya sabemos, el PIB y el empleo se mueven de forma muy similar. De las peculiaridades del ciclo económico ya hablamos en este este post de Nada es Gratis. Básicamente allí se decía que muchas de las características cíclicas de nuestra economía se explican por el comportamiento del sector inmobiliario. El primer panel de la Figura 1 muestra, también, que las fluctuaciones observadas en el PIB y en el empleo hasta 2019, inclusive, parecen nimias en comparación con el efecto brutal de la COVID-19. De esto, también hablamos aquí. En esta crisis, es la primera vez que el empleo (en azul) cae menos que las horas (en rojo) y el PIB (en negro). Esto se debe al uso masivo de los ERTEs. El segundo panel muestra la tasa de crecimiento interanual del PIB (en negro), empleo (azul), asalariados con contrato indefinido (en verde) y el empleo temporal (en rojo). La desviación típica de la tasa de crecimiento del empleo temporal (hasta 2019) es del 8.34%, solo ligeramente menor a la caída interanual del PIB en 2020. Si miramos la Tabla 1 vemos que en el segundo trimestre de 2020 la tasa de crecimiento interanual del empleo temporal fue del –21.12%. Esta cifra es casi idéntica a la del primer trimestre de 2009, durante lo más

Figura 1: Tasa de crecimiento interanual del PIB, empleo y horas. Elaboración propia. INE.

negro de la Gran Recesión. Así que la primera conclusión que sacamos es que los trabajadores temporales siempre viven en tiempos de pandemia. Para ellos, el año 2020 ha sido similar al 2009. Esta atroz incertidumbre que todos hemos vivido durante este año es la que viven los trabajadores que encadenan un contrato temporal tras otro. La Tabla 1 muestra que el sector importa; Servicios acumula alrededor del 70% de los empleos temporales, pero la tasa de temporalidad varía de un sector a otro. Por ejemplo, es muy alta en agricultura (54.89% en 2020T2) y en construcción. Las fluctuaciones son brutales.

Tabla 1: Algunas características cíclicas del empleo temporal. Elaboración propia. INE.

Y las preguntas son: ¿Cuál es el impacto sobre la productividad agregada de esta rotación tan tremenda de los trabajadores? Porque, como Cabrales, Dolado y Mora (2017) muestran, los trabajadores temporales reciben menos formación en el trabajo. ¿Cuántos puntos de la tasa de paro media se deben a la tremenda rotación de trabajadores? Porque lo que sí sabemos es que la enorme fluctuación del empleo en España se debe, fundamentalmente, a los vaivenes del empleo temporal. Deberíamos poder responder estas preguntas a la hora de pensar las políticas para luchar contra la temporalidad.

La desigualdad en España es, en primera instancia, un problema del mercado de trabajo

Esto debe ser obvio para todos. Voy a decirlo de nuevo: Una tasa de paro del 20% significa que el 20% de las personas en edad de trabajar tienen una renta laboral antes de impuestos y transferencias igual a cero. En las Cuentas Nacionales, las rentas laborales son alrededor del 55-60% del PIB y, según la Encuesta Financiera de las Familias, las rentas laborales son alrededor del 80% de la renta total. Es decir, ese 20% en paro no tiene prácticamente ningún colchón financiero. La Tabla 2 muestra, para todas las olas disponibles de la Encuesta Financiera de las Familias, su renta laboral media (por persona) y el coeficiente de Gini, para todas las familias y solo para aquellas familias con la/el cabeza del hogar empleada. Obviamente, el índice de Gini es mayor cuando se tiene en cuenta a las familias con la/el cabeza desempleada. Pero lo que también es muy interesante es que la desigualdad laboral fluctúa notablemente con el ciclo. Esto no debe sorprendernos teniendo en cuenta que el tiempo medio de desempleo en España ronda el año. Por cierto, la desigualdad de rentas laborales en España es de las más altas de Europa. ¿Cuánto contribuye la temporalidad a esa desigualdad? García-Pérez, Marinescu y Vall (2019), utilizando datos de la Seguridad Social española, analizaron el impacto de la reforma de 1984. Por ejemplo, a lo largo de 27 años de carrera en el mercado laboral, las pérdidas de ingresos anuales para los trabajadores que empiezan su carrera encadenando contratos temporales ascienden al 7.3%. Esto tiene que tener un impacto importante sobre la desigualdad cuando más del 20% de la fuerza laboral trabaja con contratos temporales.

Tabla 2: Renta laboral por persona, media y coeficiente de Gini. Encuesta Financiera de las Familias.

La duración tan larga del desempleo (y el periodo durante el que se encadenan contratos temporales) implica que los trabajadores soportan lo que los economistas llamamos un gran “riesgo permanente”, que es la forma técnica de decir que mis perspectivas a medio plazo se ponen muy negras cuando me despiden. Que el riesgo que las familias soportan sea permanente tiene consecuencias en sus patrones de consumo y ahorro. Si el riesgo es transitorio se tiende a ahorrar en épocas de vacas gordas, para prevenir. En cambio, si el riesgo es permanente en épocas de vacas gordas se hace una fiesta (es decir, se pide prestado) y se aprietan el cinturón (ahorran, lo que pueden) cuando hay vacas flacas. Es decir, las familias que soportan riesgos transitorios aumentan su ahorro cuando la economía va bien y lo contrario cuando va mal. Las familias que soportan riesgo permanente hacen lo contrario. De esto ya hablé aquí. Esto explica, por ejemplo, que el ahorro de las familias sea contracíclico en vez de procíclico y tiene consecuencias agregadas sobre la evolución del ahorro agregado. Además, sospecho que este riesgo permanente no se sufre de igual manera en todo el espectro laboral. Lo sufren más los trabajadores con menor nivel educativo. Esta diferencia de riesgo laboral implica un diferente comportamiento ahorrador que amplifica las desigualdades.

El impacto demográfico

Pero, además, la temporalidad es un enorme cuello de botella para los jóvenes. Bentolila, Felgueroso, Jansen y Jimeno (2021) estiman que en 2019, la mediana del salario mensual real de los jóvenes entre 18 y 35 años era menor que en 1980, con caídas que van desde el 26% para aquellos con edades entre 30 y 34 años hasta el 50% para los de 18 a 20 años. Para un análisis más detallado véase este informe de ISEAK. El efecto sobre la emancipación de los jóvenes y sobre la natalidad es enorme. Como botón de muestra veamos la tabla 2. En 2002, los menores de 35 años constituían el 46.51% de la población. Los hogares con cabezas menores de esa edad eran el 18.18% de los hogares. En 2017 la brecha ha aumentado: 37.55% versus 8.85. Y es que independizarse y formar una familia en este país es un lujo al alcance de pocos.

Tabla 3: Composición demográfica. Distribución de hogares y población. Encuesta Financiera de las Familias y EPA.

¿Y por qué tanta contratación temporal?

La primera respuesta es que hay tanta porque puede haberla, porque la legislación lo permite. Nuestra tasa de temporalidad es escandalosamente alta en todos los sectores de nuestra economía. Es particularmente doloroso ver que esa tasa supera el 20% en las Administraciones Públicas (Gov), Educación y que en Sanidad es casi el doble que la media de la Eurozona. Esto se hace porque se puede. Porque, si hay que recortar gastos, es más fácil hacerlo en personal. Es especialmente escandalosa la práctica en Educación y Sanidad: despidos veraniegos para no pagar la Seguridad Social. Así no hay manera de tener servicios públicos de calidad, ni de tener una perspectiva de carrera profesional. El otro sector donde la temporalidad es escandalosamente alta es en la Construcción, donde más que dobla la media de la Eurozona. De este sector también hablé en este post.

Figura 2: Tasa de temporalidad por sectores en España y en la Eurozona. Eurostat.

La construcción es el sumidero de los trabajadores con baja cualificación. En aquel post comparaba la estructura del empleo del sector en Alemania, Francia, España e Italia. Tenemos un sector escorado a poner, simplemente, un ladrillo sobre otro (de ahí que nos entusiasme derribar edificios). Y para ese trabajo, ni se necesita cualificación ni formación. Y si la legislación permite la temporalidad y se puede reducir costes, pues miel sobre hojuelas. Y es que hasta en Información y Comunicaciones superamos la media de la Eurozona. ¿Y esto por qué? Porque se puede. La Figura 3 esta basada en la Tabla 27 del Informe Anual Laboral de 2019.

Figura 3: Empresas que prevén aumento de plantilla, por tipo de ocupación y contrato. Encuesta Anual Laboral 2019. Ministerio de Trabajo y Economía Social.

Incluso para cargos de directivos de empresa la ampliación de plantilla se hace, en un 30%, con contratos temporales. La brecha de temporalidad aumenta a medida que disminuye la cualificación del puesto de trabajo. Y la pregunta sigue siendo, ¿por qué hay tanta temporalidad? ¿Por qué las empresas encuentran beneficiosa una rotación tan alta? ¿Por qué es mejor esa rotación que invertir en formar trabajadores? ¿Por qué esa perspectiva de corto plazo? Entiendo que la temporalidad sea superior en sectores (o actividades dentro de los sectores) con bajo valor añadido. Tomemos como ejemplo la Construcción. Pero, ¿por qué el sector se especializa en esas actividades de poco valor añadido? Se puede aducir que falta formación. Entiendo que se refieren a Formación Profesional. ¿Cuántas empresas del sector tienen acuerdos con centros de FP? Y qué fue primero, ¿el huevo o la gallina? Por ejemplo, en la provincia de Alicante, el sector de la Construcción, durante el boom inmobiliario, tuvo un efecto depredador de medio ambiente y de actividades alternativas, e impulsó el abandono escolar en pos de los salarios inflados del boom.

Figura 4: Porcentaje de temporalidad por sector y tamaño de empresa. INE.

¿Difieren las empresas en temporalidad según de tamaño? Mirando la Figura 4 parece que sí. Si esto es así, es un dato que hay que tener en cuenta a la hora de limitar el recurso a trabajos temporales. Un documento de trabajo del Banco de España de 2015 muestra que las empresas pequeñas tienen peor acceso a financiación y a crédito comercial que las empresas grandes. No solo eso, sino que el periodo medio de cobro supera significativamente al de las grandes. El gráfico 5 del documento muestra que, en 2013, (la mediana) las empresas grandes cobran a 40 días a sus clientes y pagan a proveedores a 50 días. En cambio, las pymes cobran a 50 días y pagan a 50 días. La diferencia es más amplia en las empresas con más actividad. En ese caso, las grandes pagan a 80 días y cobran a 60 días. Las pymes pagan y cobran casi a 100 días. ¿Qué empresa pequeña puede resistir cobrar a 3 meses? Así no hay manera de pagar nóminas de contratos indefinidos. Es decir, para las empresas con acceso financiero limitado (las pymes), el empleo temporal es una forma de hacer frente a las fluctuaciones económicas. Pero eso, además, es la pescadilla que se muerde la cola porque la temporalidad dificulta planificar el negocio y una estrategia de crecimiento empresarial. Por ultimo, ¿por qué no crecen las pymes? La Comisión Europea, en un informe sobre la pequeña empresa en la UE, señala varios problemas para el crecimiento empresarial en España: Fallos del mercado único, una menor ayuda activa a las empresas pequeñas (en particular, peor acceso a concursos públicos), y el mal funcionamiento del crédito comercial. Por último, el documento de trabajo del BdE mencionado arriba sugiere que las grandes empresas usan los plazos del crédito comercial para barrer la competencia emergente.

En conclusión

Creo que, efectivamente, hay que controlar y luchar contra el abuso del empleo temporal. Ayer Nacho Conde, Juanjo Dolado, Sara de la Rica y Juan Francisco Jimeno apuntaron posibles medidas en un estupendo debate. Creo, además, que hay que luchar contra las malas prácticas de las grandes empresas que intentan eliminar competencia con cualquier instrumento. Un reforzamiento de las leyes para luchar contra impagos y retrasos en el crédito comercial debe ir de la mano con una reforma que dificulte el uso de contratos temporales. También, mejorar el mercado único – habrá que explicárselo a los consejeros de Economía de las Comunidades Autónomas. En cuanto al informe de la Comisión Europea, me llama la atención la diferencia en acceso a concursos públicos que es muy bajo en España. Quizá habrá que empezar a hacer pliegos de concursos mejor detallados. De forma más general diré que las reformas hay que pensarlas con una visión de equilibrio general; si se toca una pata suele ser necesario tocar otras para que el artefacto no se desmorone.

Adblock test (Why?)

Publicado originalmente en: Ir a la fuente
Autor: Antonia Díaz

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo

Nada es Gratis

Covid-19 y natalidad

Publicada

el

Por Libertad González y Sofía Trommlerová

Desde hace un tiempo, el INE viene proporcionando estimaciones mensuales de defunciones y nacimientos casi a tiempo real, lo que ha permitido analizar por ejemplo la mortalidad asociada al covid-19 con bastante celeridad (ver aquí). Hoy les hablamos de los datos de nacimientos, ahora que han transcurrido 15 meses desde el inicio de la pandemia, lo que ya permite estudiar cómo han evolucionado los embarazos y partos desde entonces.

Durante el confinamiento estricto de la primavera de 2020, se especuló en los medios (a veces medio en broma) sobre la posibilidad de que el encierro domiciliario disparara los embarazos. Sin embargo, en épocas de crisis económica la natalidad suele caer. En marzo-junio de 2020 se combinaron además varios factores inéditos: la severidad de la primera ola de la pandemia, con miles de infecciones y muertes semanales; el estado de alarma y las restricciones que aparejó, y la paralización de la actividad económica, con muchas personas afectadas por los ERTEs. A estos factores objetivos se sumó una gran incertidumbre sobre la evolución de la pandemia, que provocó estrés, miedo y angustia en la población. El primer estado de alarma terminó en junio de 2020, y el verano fue relativamente tranquilo, hasta que el otoño trajo la segunda ola y la declaración del segundo estado de alarma en octubre.

Los nacimientos mensuales reflejan con retraso el resultado de decisiones tomadas por las mujeres y las familias meses antes. Si una persona decide intentar quedarse embarazada hoy, sólo observaremos el resultado de esa decisión en los datos de nacimientos como mínimo 9 meses después. Si una mujer interrumpe su embarazo hoy (digamos, a las 8-12 semanas de embarazo), esto se verá reflejado en una caída en los nacimientos 6-7 meses después. Por tanto, cualquier cambio en el comportamiento a partir del 15 de marzo de 2020 aparecerá en los datos de nacimientos a partir de agosto-septiembre de 2020 (si procede de cambios en el número de abortos) o diciembre de 2020 (si procede de cambios en el número de embarazos llevados a término).

Es difícil predecir la duración del impacto de la pandemia sobre la natalidad, dado que se trata de un shock bastante duradero, pero cuya intensidad ha ido variando a lo largo de los meses. Como una primera aproximación descriptiva, calculamos el cambio porcentual en el número de nacimientos mensuales (por millón de mujeres) con respecto al mismo mes del año anterior, a nivel nacional. La figura 1 muestra la evolución desde principios de 2020.

Figura 1. Cambio en partos mensuales respecto al mismo mes del año anterior, en % (España), mayo 2020 a abril 2021

A mediados del año pasado, la natalidad se encontraba en tendencia a la baja, como muestran los números negativos de los primeros meses. No se observa ningún cambio significativo en los meses de agosto a octubre, lo cual nos hace pensar que en marzo y abril de 2020 no se produjo un cambio importante en el número de interrupciones voluntarias del embarazo. Sin embargo, observamos una caída drástica en el número de niños nacidos en diciembre y enero, que se correspondería con una caída en el número de nuevos embarazos iniciados en marzo y abril. En estos dos meses nacieron un 18-20% menos niños que en diciembre y enero de 2019-20. Es curioso cómo en febrero de 2021 se observa una vuelta a cifras “normales”, mientras que en marzo y abril de 2021 el número de nacimientos de hecho supera a las cifras de marzo y abril del año anterior (en un 4%). Es decir, en mayo de 2020 el número de nuevos embarazos ya había vuelto a su nivel “esperado”, y durante el verano de 2020 se iniciaron más embarazos de los que predeciría la tendencia, lo que puede indicar una recuperación procedente de los embarazos retrasados en primavera.

Nos llama la atención la brevedad de la caída de la natalidad asociada al covid-19, que parece haber durado sólo dos meses. Esto hace pensar que no fue la crisis económica el detonante, sino más bien el miedo y la incertidumbre sufrida durante las primeras semanas de la ola inicial de la pandemia y el estado de alarma. El verano trajo un optimismo quizá no enteramente justificado, que hizo que la natalidad volviera a las cifras pre-pandemia en seguida e incluso pronto las superara.

Este patrón temporal se repite además de manera muy similar en todas las regiones. Las figuras 2, 3 y 4 muestran las cifras para las tres Comunidades Autónomas más pobladas (Andalucía, Cataluña y Madrid). En los tres casos se observa una caída parecida en diciembre y enero, y una recuperación total a partir de febrero.

Figura 2. Cambio en partos mensuales respecto al mismo mes del año anterior, en % (Comunidad de Madrid), mayo 2020 a abril 2021

Figura 3. Cambio en partos mensuales respecto al mismo mes del año anterior, en % (Cataluña), mayo 2020 a abril 2021

Figura 4. Cambio en partos mensuales respecto al mismo mes del año anterior, en % (Andalucía), mayo 2020 a abril 2021

En la figura 5 mostramos el mapa por Comunidades, con la diferencia porcentual entre el número de nacidos por 1.000 mujeres respecto al mismo mes del año anterior. El color verde indica tasas de crecimiento positivas, y el rojo negativas. Diciembre y enero muestran un color rojo intenso en todo el territorio, mientras que marzo y abril se han vuelto verdes casi en todas las regiones.

Figura 5. Cambio en partos mensuales (por millón de mujeres) respecto al mismo mes del año anterior (en %), por ccaa

En conjunto, en diciembre y enero se produjeron casi 10.000 nacimientos menos de los esperados (los que pensamos que se habrían producido en ausencia del covid-19), mientras que en marzo y abril hubo casi 4.000 “de más”. Está por ver cómo continuará la evolución de la natalidad en los próximos meses, y en particular, si la segunda ola y el segundo estado de alarma a partir de octubre de 2020 dará lugar a una segunda caída en los nacimientos 9 meses después, es decir, a partir de julio de este año. Seguiremos informando.

Libertad González

Libertad González

Libertad González es profesora de Economía en la Universidad Pompeu Fabra. Doctora por la Universidad de Northwestern, trabaja en las áreas de Economía Laboral y Economía Pública, con intereses en temas relacionados con la familia: fertilidad, divorcio, oferta laboral femenina, y efectos de políticas públicas.

Adblock test (Why?)

Publicado originalmente en: Ir a la fuente
Autor: Libertad González

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad
...

Facebook

Destacado