Conecta con Minuto5

Economía

Rediseñar la planificación estrategia de la vacunación: sin vida no hay economía, pero sin economía hay pobreza “esto no es vida”

Publicada

el

La Socioeconomía en su máximo esplendor debe tratar de adaptarse lo más posible a una realidad siempre cambiante (y tanto). En el tema de la omnipresente y funesta pandemia, a la par que íbamos pasando ola tras ola (los que tuvieron la suerte de no irse para siempre), hemos ido aprendiendo (algunos) tanto del propio virus como de la forma de gestionarlo, y sobre todo de la forma de erradicarlo, al menos en la práctica. El lucrativo negocio con todas las campañas de vacunación masivas, que implican un mercado de miles de millones de personas como (casi) forzosos consumidores, y por las que los estados (ergo: los propios ciudadanos) abonarán el importe de una o incluso varias vacunas recurrentes.

Pero lo cierto es que, para que ese objetivo de inmunidad de rebaño se alcance con plenitud, además hay que seguir todas las premisas debidas en un sistema de respeto a las libertades y también a la vida (ninguno de los dos respetos lo hemos visto aparecer demasiado últimamente). Y alcanzar ese punto no sólo es esencial por responsabilidad vital para con la propia vida de los ciudadanos, sino que se hace también imprescindible, e incluso imperioso, para salvar “los trastos” de la economía, y que los que sobrevivamos luego tengamos para comer.

Hay que replantearse el plan de vacunación: nos estamos jugando el futuro económico

Pero la piedra angular para aunar a un tiempo el respeto a la vida, la sostenibilidad de la economía, y el respeto a nuestros sistemas socioeconómicos de libertades, pasa ineludiblemente por el rediseño de los planes de vacunación, con la inmunidad de rebaño por meta inalterable. Y es que estamos acercándonos a un punto en el cual el progreso y el desarrollo de los acontecimientos no sólo permite, sino que además ya hace totalmente necesario que nuestras autoridades rediseñen los planes de vacunación existentes, los adapten a la nueva realidad, y también a las necesidades de los ciudadanos, para los que gobiernan en última instancia (y a los que deben respetar).

Sin vida no hay economía, pero sin economía lo que vienen son los desesperados lamentos de “esto no es vida”

Sin pretender menospreciar en absoluto la dimensión del drama personal de la muerte traída por pandemia, como se prevenía de la que se nos venía encima con este tema, tampoco podemos dejar de lado la dimensión social, y menos la dimensión económica.

De poco nos servirá sobrevivir al virus, si luego la economía ha quedado devastada y no tenemos medios para conseguir siquiera un triste pan que llevarnos a la boca.

Muchas empresas estaban ya agonizantes como para aguantar mucho más la tortura de sequía severa en sus cifras de ventas. Que ese peor escenario que les expusimos se acabe confirmando en su alcance más severo o no depende en este momento casi exclusivamente del éxito de los planes de vacunación.

En este sentido, desde Crédito y Caución ya advierten muy oportunamente de que, si la campaña de vacunación masiva se demora o no alcanza la correcta velocidad de crucero necesaria, hay una ola de impagos empresariales amenazando en el horizonte, con el efecto dominó que algo así puede tener en el conjunto de la economía en un momento en que muchas empresas están ya temblando en mayor o menor medida.

Y el riesgo de que esos planes de vacunación no sean cubren la demanda de la población y todo lo rápidos que necesitamos tan existencialmente en este momento depende ineludiblemente de que sean rediseñados.

Por otro lado, que estos planes alcancen la velocidad de crucero necesaria no sólo depende de la capacidad de producción de dosis por parte de las farmacéuticas, sino que también depende en este momento de la decisión final de los ciudadanos de ponerse una vacuna a la que no le pueden obligar en los países con libertades.

Y por que se hagan idea de hasta qué punto un plan de vacunación tiene un alto impacto económico, y también de cómo deben estar en mejora continua adaptándose a una realidad pandémica que cambia cada mes, por ejemplo actualmente incluso hay diversos expertos que se están planteando si fueron correctas las prioridades de vacunación establecidas en ciertos países en su momento para los colectivos de más riesgo. La alternativa que está sobre la mesa es si se deberían haber centrado los esfuerzos exclusivamente en los colectivos más senior, por sus altas tasas de mortalidad masiva en caso de ser infectados por el funesto virus.

Para acabar de valorar tanto la dimensión económica de este nuevo mercado multimillonario que se ha abierto con las vacunas del Coronavirus, y también de las implicaciones últimas que la pandemia va a tener para nuestras socioeconomías y para nuestro crecimiento económico, no se puede obviar que, si bien la ciencia ya está empezando a acabar con la pandemia, lo más probable es que el Coronavirus haya llegado a nuestro humano mundo para quedarse con nosotros para la posteridad.

Autor: DerBlaueMond

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo
Publicidad
Loading...

Bolivia

Bolivia: Cochabamba es el departamento donde hay más desempleo

Publicada

el

Por

Empresarios y expertos atribuyen esta situación a múltiples factores, entre ellos la crisis política.

Cochabamba es el departamento del país con más gente desempleada, de acuerdo con datos del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), con base en datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Supuestamente, más del 10% de la población urbana del departamento está sin trabajo. En segundo lugar está La Paz, con 8.62% de desempleados y en tercero Santa Cruz con 7.40%.

No obstante, en criterio del analista e investigador económico César Vargas, esa cifra es “muy baja”. Consideró que al menos medio millón de personas en edad de trabajar está desocupada en el departamento, tomando como referencia que hay al menos un 80% de informalidad en Cochabamba.

FACTORES

Sobre la primera posición que ocupa Cochabamba en cuanto a desempleo, Vargas explicó que un factor es la proliferación de negocios gastronómicos que no tributan.

Por otro lado, señaló que esta situación responde a la crisis política en el municipio y la Gobernación, pues hasta hace poco había un Alcalde interino y una Gobernadora temporal. “No hacían gestión. Todos los proyectos que tenían que ejecutarse para Cochabamba y la misma recaudación, no se llevaron a cabo”.

Como tercer factor apuntó a la reducción de los recursos de IDH, debido a un descenso en la venta de gas y esto provocó una menor liquidez.

A todo esto, se debe sumar la crisis desencadenada por la pandemia.

El empresario y past presidente de la Federación de Entidades Empresariales Privadas de Cochabamba (FEPC) Javier Bellott aseveró que las empresas no están vendiendo ni la mitad de lo que vendían antes de la pandemia y esto “obliga a las empresas a achicar sus gastos y esto supone liberarse de las cargas sociales”.

ACCIONES

Vargas dijo que para generar más empleo formal se debe inyectar recursos al sector empresarial. Por ejemplo, aconsejó que el desayuno escolar sea provisto por pequeñas y medianas empresas.

Por otro lado, instó a agilizar los pagos, como el adeudo al sector constructor.

Bellott aconsejó fijarse un objetivo conjunto entre Gobierno, empresarios y trabajadores. Además, instó a realizar las gestiones necesarias para que Cochabamba exporte su producción a través de vía aérea; inyectar recursos para mejorar las carreteras, especialmente hacia el oriente del país; y, por último, contratar empresas bolivianas y pagarles de manera puntual.

Autor: DAYANA FLORES A. | Opinion

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo

Economía

La pandemia está haciendo a algunos ricos más ricos

Publicada

el

La pandemia del Covid-19 ha cambiado la vida de los ricos y de los pobres de todo el mundo, aparte de los muchos que han perdido su vida ante este nuevo virus. ¿Cómo ha cambiado la vida de los millonarios?

Los ricos de 2021 no son como los ricos de 2019, 2020 nos ha cambiado a todos. Algunos son más ricos y otros más pobres, mientras que otros simplemente son muchos más ricos. Se estima que la riqueza de los ricos del mundo se incrementó en 10.200 millones de dólares según el banco suizo UBS, y eso sólo en septiembre de 2020.

En España sucedió algo parecido, las familias ahorraron como nunca al no poder salir de casa y gastar dinero, pero aquellos que salieron con muchos más ahorros eran los más pudientes de la sociedad. La economía de la pandemia no nos afectó a todos por igual, y aquién sale ganador se le nota.

Los países que más millonarios han ganado, y los que más han perdido

36422752394_c2cdf82a8a_o.jpg

La pandemia está haciendo a algunos ricos más ricos todavía. Este fenómeno se ve con Elon Musk, cuyas acciones en Tesla no han parado de subir de precio, pero también con otras muchas fortunas fuera de EEUU. Según Credit Suisse los países donde más han crecido el número de millonarios (más de un millón de dólares) han sido EEUU (2.251.000 más), China (1.281.000 más), Suiza (246.000 más), Canadá (200.000 más), Japón (187.000 más), Holanda (181.000 más), Francia (175.000 más), Australia (137.000 más), Alemania (137.000 más) y Reino Unido (133.000 más). En cambio los países que más millonarios han perdido son Brasil (81.000 menos), Mexico (17.000 menos), Sudáfrica (12.000 menos) y Chile (9.000 menos). El balance mundial es positivo, hay 5.632.000 millonarios más.

¿Y qué tal sobre aquellos muy ricos? Los Ultra High Net Worth Individuals, aquellos que Credit Suisse define como millonarios que tienen más de 50 millones de dólares en activos líquidos (es decir, no en inmuebles o empresas no cotizadas). Donde más han crecido ha sifdo en EEUU (14.008 más), China (4.148 más), Alemania (574 más), Francia (436 más), India (423 más), Canadá (386 más), Italia (371 más), Holanda (317 más), Suecia (316 más) y Taiwan o Taipei chino, (218 más). En cambio donde más han decrecido el número de estos UHNWI ha sido en Reino Unido (1.544 menos), Brasil (746 menos), suiza (517 menos), Corea (438 menos), Emiratos Árabes Unidos (412 menos), Japón (249 menos), España (181 menos), Tailandia (159 menos) y Bélgica (139 menos). El balance mundial es positivo, ha crecido en 16.637 UHNWIs.

Los ricos postpandemia son como el nuevo mundo que ha quedado: más fragmentado, más endeudado y más digital. ¿Queremos saber a quién les ha ido bien? A aquellos más digitales y que mejor manejan los mercados financieros.

La vida de los ricos ha cambiado con la pandemia

40804924743_39141e0eba_o.jpg

Los ricos siguen gastando tras la pandemia. Comer fuera puede que no se haya podido hacer, pero sigue habiendo pan gourmet o jamón de jabugo de lujo para los más pudientes. Si no se puede acudir a subastas de arte en las galerías, se opta por subastas online (incluso también de NFTs de los que hemos hablado aquí). Si no se puede entrenar en el gimnasio, se puede montar un gimnasio en casa, y si somos más paranoicos, tal vez se opte por construir un búnker. Porque las casas de los más ricos también han cambiado durante la pandemia.

¿Qué buscan los más ricos en sus viviendas? No muy distinto de lo que busca el resto de la población que ha abandonado las pequeñas casas céntricas y se ha lanzado a por el chalé en las afueras aunque no esté tan bien comunicado. Sólo que con un alto presupuesto, pasa a interesarles viviendas alejadas de los cascos urbanos de alta densidad de población y pasa a interesarles más viviendas a las afueras con espacios abiertos.

Ha surgido el concepto de residencia “semiprincipal”, que sería una antigua residencia vacacional pero que se prepara para pasar temporadas más largas e incluso trabajar desde la misma. Esto ya venía sucediendo, por ejemplo aquellos ricos neoyorquinos que veraneaban en los Hamptons (como Madoff), los que lo hacen en San Bartolomé (en el Caribe). Los europeos ríos que veranean en la Costa Azul, La Toscana o el País Vasco francés. También las zonas de esquí, para aquellos que disfrutan de los deportes de montaña, como pueden ser Whistler Blackomb (Canadá), Niseko (Japón) o Jackson Hole (EEUU). No nos debería de extrañar, en Europa se ha hablado bastante sobre madrileños y parisinos que acudieron a segundas residencias al comienzo de la pandemia.

17339981232_74a799bb07_o.jpg

También aquellos que pueden cambiar su residencia lo están haciendo, de vivir en Los Ángeles, Nueva York, Tokio, Hong-Kong, París y Londres, se buscan ciudades más pequeñas por los ultrarricos. Se vuelven más atractivas ciudades como Zurich, Copenhague, Estocolmo, pero también Madrid y Miami. Se empieza a investigar como obtener pasaportes que puedan permitir viajar por Europa u Oceanía una vez se vuelva a la normalidad.

La movilidad no es algo que sea sólo en los países ricos, por ejemplo debido al reciente brote de la enfermedad en la India, sus millonarios están empacando sus pertenencias en jets privados y yéndose del país. Una ruta de aviones privados entre Mumbai y Dubai. ¿El motivo? Emiratos Árabes Unidos es uno de los países más avanzados con la vacunación y temen que en caso de contagiarse y necesitar cuidados especiales, el colapso de las UCIs de la India les impedirá obtener suficiente atención médica.

Pregunta a los lectores: ¿creen que la vida de los más ricos volverá una vez esta esté controlada o el mundo ha cambiado definitivamente? ¿Querrán los ricos permanecer alejados de la civilización o se volverán a concentrar aunque sea en sitios diferentes?

Autor: Javier J Navarro

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo

Bolivia

Bolivia: las incidencias a la economía sobre el incremento del 2% al salario mínimo nacional

Publicada

el

Por

Autor: César Daniel Vargas Díaz Ph.D. / Analista e Investigador Económico

Antecedentes

Durante el proceso de negociación del incremento salarial, las partes involucradas hicieron conocer sus posiciones, la Central Obrera Boliviana (C.O.B.) solicitaba un incremento del 5% tanto al salario mínimo nacionalcomo al haber básico, el Gobierno propuso un incremento del 0,67% al salario mínimo nacional y el empresariado insistió en no incrementar los salarios durante esta gestión, señalando que cualquier incremento por mínimo que sea generará iliquidez y evitará que se realicen nuevas contrataciones.

La Confederación de Empresarios Privados de Bolivia en reiteradas oportunidades ha reclamado el hecho de no participar de manera directa en las negociaciones del incremento salarial, mencionando el incumplimiento al Convenio de la Organización Internacional de Trabajo (OIT) No. 131 relativo a la fijación de salario mínimos, pues el año 2018 la Resolución de la Comisión de Aplicación de Normas de la OIT, en el ámbito de la 107ª. Sesión Ordinaria, instó al Gobierno Boliviano a que “proceda sin demora a llevar a cabo consultas exhaustivas de buena fe con las organizaciones de empleadores y de trabajadores sobre la fijación de salarios mínimos.” En la gestión 2020 no hubo incremento salarial, por los efectos negativos causados en la economía por la pandemia del Covid-19.

Considerando los antecedentes pasaremos a analizar algunas incidencias del incremento del salario mínimo nacional a la economía nacional de Bolivia.

¿El ajuste del incremento del 2% al salario mínimo nacional?

Primeramente es fundamental definir qué es el salario mínimo nacional, es la remuneración salarial mínima que el estado establece para cualquier actividad laboral con el fin de garantizar a todos los trabajadores un determinado nivel de renta considerado como básico e imprescindible, no pudiendo pactarse remuneración inferior a la cifra que se haya determinado como mínimo.

El salario mínimo nacional en Bolivia en 2020 era de 2.122 Bs; ahora con el incremento salarial del 2% representa un incremento en valor monetario en bolivianos de 42,44 Bs, siendo el salario mínimo nacional para el año 2021 de 2.164,44 Bs.

Por lo generalmente los gobiernos ajustan de forma anual el incremento del salario mínimo nacional con referencia a algún índice, como ser el Índice de Precios al Consumidor (I.P.C.), para garantizar el mantenimiento del poder adquisitivo “Inflación” es decir, la subida de precios en el mercado en un año determinado. En el caso de Bolivia la inflación para el 2020 fue del 0,67% según el Instituto Nacional de Estadística de Bolivia.

Por lo tanto, se espera que el 1° de mayo se emita el respectivo Decreto Supremo (D.S) de incremento salarial y posteriormente el Ministerio de Trabajo, Empleo y Previsión Social emita la Resolución Ministerial que reglamentará el incremento.

Como ha sido regulado en anteriores gestiones, el incremento al salario mínimo nacional deberá ser retroactivo al 1° de enero de 2021. El personal retirado entre los meses de enero a abril de la presente gestión también debe ser beneficiado con este incremento, correspondiendo la revisión y reintegro de los beneficios sociales liquidados y pagados en base al nuevo sueldo promedio indemnizable.

El porcentaje de incremento salarial a ser aplicado en la presente gestión, considerando que el Gobierno ha fijado la base, debe ser acordado y formalizado a través de la suscripción de un Convenio Colectivo de Incremento Salarial entre el empleador y los trabajadores o el Comité Sindical cuando la organización cuente con sindicato, fomentándose la negociación colectiva y la posibilidad de mejores condiciones para los trabajadores, si la situación económica de la organización lo permite.

¿Qué  incidencias tendrá el incremento del 2% en la economía boliviana?

Es necesario definir que es la Cadena Productiva, es un conjunto de agentes económicos interrelacionados por el mercado desde la provisión de insumos, producción, transformación y comercialización hasta el consumidor final y definir el coste, es el gasto que se produce en la elaboración de un producto o en la prestación de un servicio, imprescindible para la elaboración de los precios al consumo final.

Incidencia del costo de la mano y los costos totales de la cadena productiva

Entonces el incremento del 2 % al salario mínimo nacional tendrá una incidencia del costo de la mano de obra en la estructura de los costos totales de la cadena productiva está en un intervalo del 15% al 25% aproximadamente.

Tomando como intervalo de incidencia el costo de la mano de obra del 25% en la totalidad de los costos de la cadena productiva; el incremento del 2% al salario mínimo nacional será el 0,5% la incidencia de los costos totales; es decir, el costo final del producto tendrá un incremento en su costo final del 0,5%, es decir, un producto cuyo costo unitario total era de 100 Bs pasara a ser de 100,5 Bs.

En análisis de costos unitarios de los procesos de producción las incidencias de incrementos de los costos unitarios que están en un intervalo del 0% al 2% se los consideran con una incidencia en el gasto total y pueden ser absorbidos por la misma cadena de producción, pero es evidente que aunque es bajo el efecto, podemos decir que casi su incidencia es mínima en el precio final de la comercialización del producto, pero si afecta a los precios de producción lo que generara un aumento de los precios finales aunque no significativos, es decir habrá una subida de precios “inflación” y pérdida de poder adquisitivo en el corto, mediano y largo plazo.

Incidencia en el bono de antigüedad

El incremento salarial tiene incidencia en el bono de antigüedad, derecho al que acceden los trabajadores cuando sobrepasan los 2 años de permanencia en su fuente de trabajo, y que es calculado aplicando los porcentajes determinados en el D.S. 21060 sobre la base de un salario mínimo nacional o tres salarios mínimos nacionales, dependiendo la naturaleza de la organización.

Incidencia en subsidio prenatal, subsidio de natalidad, subsidio de lactancia y subsidio de sepelio

El nuevo salario mínimo nacional no se sabe si afectará al subsidio prenatal, subsidio de natalidad, subsidio de lactancia y subsidio de sepelio, pues desde el año 2018 éstos están fijados en 2.000 Bs (Bolivianos dos mil 00/100) ya sea para su entrega en efectivo o en especie de acuerdo a lo que establece la norma.

Como conclusión podemos mencionar, todo incremento en el salario mínimo nacional debe ser consensuado por todos los actores económicos, las incidencias del incremento salarial tendrán efectos aunque no significativos en la cadena productiva, pero si afectarán a los precios, a los bonos y a los retroactivos ente otros y en el contexto actual de crisis económica mundial y nacional, no es lo más recomendable ese tipo de políticas públicas para su aplicación.

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad
...

Facebook

Destacado