Conecta con Minuto5

Economía

El oro o las acciones tenderán a largo plazo ser el mejor activo contra la inflación

Publicada

el

Protegerse contra la inflación es uno de los objetivos preferentes del inversor. Al fin y al cabo, la inflación daña recurrentemente la capacidad de compra del dinero y, para no ser vencidos, no queda otra que obtener rentabilidad de los ahorros.

Entre esas vías para obtener rentabilidad, se concibe al oro como el gran protector para ser capaces de enfrentarse a la inflación con resultados positivos. Sin embargo, esta afirmación no es del todo cierta, y dependerá de los plazos a los que nos refiramos y la situación específica.

Por ejemplo, si nos referimos a corto o medio plazo, en el momento en el que se traslada a la comunidad inversora la percepción de una elevada inflación, el oro, las materias primas o la renta variable vinculada a las materias primas resultan ser una gran cobertura contra la inflación. En este entorno el oro ofrece resultados excelentes. El gran ejemplo para ilustrar esta afirmación es la crisis del 73. Durante las crisis del petróleo, únicamente el oro generó resultados positivos, mientras que los bonos y las acciones se hundieron y la alta inflación destrozó las rentabilidades de estos activos.

The Price Of Gold And Inflation United States 1971 1979

Al mismo tiempo, en contextos en los que la bolsa presenta una elevada volatilidad, los inversores acuden al oro en busca de un activo refugio. Tenemos dos ejemplos claros, el hundimiento bursátil de las punto.com y tras la burbuja subprime. En el primer caso, la bolsa estadounidense se abatió un 49% y el oro ofreció un resultado positivo del 12,4%. En el segundo caso, el desplome bursátil fue del 56,9% y, en ese período, el oro ganó un 9,4%.

Gold Sp500

Sin embargo, toda norma tiene su excepción. Durante la Primera Guerra Mundial, todas las clases de activos obtuvieron resultados negativos, el oro también. Durante la Segunda Guerra Mundial, la renta variable en realidad ofreció buenos resultados debido al repunte de la Gran Depresión tras el desplome de un 80% de la bolsa. Parece que en los grandes conflictos bélicos ni el oro aguanta.

El oro puede tener sentido mantenerlo en cartera en el corto/medio plazo cuando existe la percepción de un repunte inflacionista o una mayor volatilidad en el mercado. De hecho, aquellos inversores que posean oro entre sus inversiones esbozarán una o ambas razones para justificar su exposición.

Sin embargo, si ampliamos miras, y analizamos la realidad del oro a largo plazo, los resultados son totalmente diferentes. Lo que era un activo ganador para vencer la inflación o la alta volatilidad se convierte en el activo que ofrece la rentabilidad real menor (rentabilidad nominal descontando la inflación).

Inflationseriespart4 Chart01

La rentabilidad nominal del oro anualizada a largo plazo es del 2,79% desde 1871. Si descontamos la inflación que ha habido en este periodo, nos quedamos que el oro ofrecería un 0,79% anualizado. En contraste, los bonos y las acciones ofrecerían rentabilidades reales mucho más atractivas, del 2,62% y del 6,73% respectivamente. Por lo que en el largo plazo, el oro pierde todo su sentido como inversión.

En términos generales, las empresas irán ajustando los precios a medida que avanza la inflación. A ello, sumemos que a medida que transcurre el tiempo, las empresas van mejorando los costes de producción y se vuelven más eficientes, de lo contrario, si los costes se incrementaran más que los ingresos terminaría en quiebra. Por ello, las acciones tenderán a largo plazo ser el mejor activo contra la inflación.

Por el contrario el oro, a corto, medio o largo plazo no produce nada. Si somos propietarios de una onza de oro, dentro de un lustro, una década o un siglo nada habrá cambiado. Eso sin tener en cuenta que dependiendo de las cantidades de oro, es probable que imputen los costes de almacenaje.

Autor: Marc Fortuño

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo
Publicidad
Loading...

Economía

Bolivia: las exportaciones aumentaron pese al contrabando

Publicada

el

Por

Las cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE) y elaboradas por el IBCE revelan que en cuatro meses de este año:

Se exportó un valor de 594 millones de dólares en alimentos, un 49% más que en 2020 en valor y un 11% más en volumen, mientras que las importaciones llegaron a 164 millones de dólares.

Las ventas de productos no tradicionales, que en un 80% son alimentos, superan a las de hidrocarburos.

Entre los alimentos que el país exporta están:

Torta y aceite de soya, carnes, aceite de girasol, quinua, azúcar, harina de habas, leche y natas, semillas de sésamo, café, maníes, sorgo, palmitos y bananas.

Además, en el año de la pandemia 2020 sólo tres sectores crecieron: comunicaciones, servicios de la administración pública y el agropecuario.

El gerente del IBCE, Gary Rodríguez, informó que hasta abril la actividad económica (IGAE) creció en 5,3% y el sector agropecuario, 1,34%. “El año pasado este sector creció en 2,14 %y hasta fin de año puede crecer más. Todo depende de la campaña de invierno; ese 2,14% de 2020 de lejos va a ser superado y se puede crecer en más del 3% porque el clima acompañó la siembra de soya y si hay señales y estímulos a la exportación”, puntualizó.

Adelantó que este año es posible que se alcance un récord en la producción y exportación, no sólo por mejores precios, sino valor. En una situación de crisis, tras la pandemia, los sectores agrícola, pecuario, agroindustrial, forestal tienen una rápida reacción y dan resultados si tienen condiciones de inversión.

“En el mundo puede parar la minería, hidrocarburos, construcción y turismo como el año pasado, pero la gente no puede dejar de alimentarse y alguien tiene que producir. Ese alguien es el productor agropecuario, agrícola, agroindustrial”.

Además, si se reactiva en el mundo la construcción, el sector maderero repunta. Bolivia exporta 70 millones de dólares en madera, pero el mundo consume 130 mil millones. “Se tiene una veta para salir de la crisis, el sector agropecuario, agroindustrial, que en un año pueden crecer en 50% si se les da condiciones que tienen que ver con libre exportación, biotecnología, estímulos, créditos de reactivación. Se siembra soya y se cosecha a los cuatro meses”, dijo.

Si el sector crece, también lo hace el transporte, semillas, importadores de maquinaria, la banca y se generan empleos.

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo

Economía

Economía: ¿Qué es la Elasticidad de la Demanda?

Publicada

el

¿Qué es la Elasticidad de la Demanda?

La elasticidad de la demanda, también conocida como la elasticidad-precio de la demanda, es un concepto que en economía se utiliza para medir la sensibilidad o capacidad de respuesta de un producto a un cambio en su precio. En principio, la elasticidad de la demanda se define como el cambio porcentual en la cantidad demandada, dividido por el cambio porcentual en el precio. La elasticidad de la demanda puede ser expresada gráficamente a través de una simplificación de curvas de demanda.

Como descubrió el economista francés Auguste Cournot en 1850 (autor de la Loi de debit), la cantidad demandada de un bien (si todo lo demás permanece constante = ceteris paribus) es función de su precio y, por tanto, a menor precio mayor demanda. Alfred Marshall en sus Principios de Economía (1890) desarrolló el tema en forma más detallada.

(más…)

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo

Bolivia

Bolivia: Yacimiento de Litio lanzó convocatoria Internacional de Extracción Directa de Litio

Publicada

el

La Paz 13 de junio de 2021(ABI),-El presidente del Estado, Luis Arce Catacora, indicó este domingo que el Gobierno acelera la industrialización del litio boliviano, que es uno de los pilares fundamentales del plan de reactivación económica.

“Estamos pisando el acelerador en la industrialización del litio, uno de los pilares fundamentales de nuestro plan de reactivación económica. De enero a mayo, @litio_boliviano captó Bs 42 millones por ventas de cloruro de potasio y carbonato de litio”, escribió el Jefe de Estado en su cuenta en Twitter.

La autoridad también destacó que en los primeros cinco meses del presente año, Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB) comercializara importantes volúmenes de cloruro de potasio (agrofertilizante) y carbonato de litio.

En declaraciones pasadas, el presidente Arce informó que su Gobierno proyecta que Bolivia se beneficie con una “importante producción” de la industrialización de litio en 2024 con la implementación de nuevas tecnologías como la extracción directa del metal blando.

Para lograr esa finalidad, YLB lanzó en abril de este año la «Convocatoria Internacional de Extracción Directa de Litio» (EDL) a la cual ya se presentaron más de 19 empresas extranjeras, según el viceministro de Altas Tecnologías Energéticas, Álvaro Arnez.

De acuerdo con la autoridad, las empresas que se presentaron a esa importante convocatoria son de países de:

Europa, Latinoamérica y Norteamérica, como Rusia, Italia, Alemania, Estados Unidos, Argentina, entre otros.

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad
...

Facebook

Destacado