Conecta con Minuto5

Video

El mayor cambio de la nueva ‘Mulán’ es justo lo que necesitaba la película

Publicada

el

Después de meses de espera, Mulán formará parte del catálogo de Disney Plus de manera oficial y sin cargos adicionales. Esto ha atraído una nueva oleada de interés alrededor de la película. Desde los curiosos que quieren comprobar si son ciertos los rumores acerca de que tan malo — o bueno — es el argumento, hasta los fans de siempre que se encuentran interesados — ¿preocupados? — por los cambios en la clásica la historia. La película se encuentra de nuevo en el centro de la atención mundial.

Uno de los detalles que más ha llamado la atención de la nueva versión del querido film de animación de 1998, ha sido — además de la propia Mulán — el cambio en los personajes secundarios. En especial, el hecho de que el maléfico y poderoso villano Shan Yu haya sido remplazado por un personaje llamado Bori Khan, interpretado por el actor Jason Scott Lee.

La gran pregunta es si era necesario sustituir a un malvado más que efectivo, por otro que en realidad tiene poco nada que ver con el original. No obstante, la decisión favorece el ritmo del guion y la forma en que la interpretación de la Mulán de Caro reflexiona sobre el bien y el mal. Te explicamos el motivo.

Un fénix que vuela alto y una mujer en batalla

La adaptación de Mulán se inspiró de forma parcial en el clásico animado del ’98. Que tomó unos pocos elementos del poema original y los modificó para crear un drama de acción con tintes de comedia. Como siempre, a la altura de las grandes películas de la factoría del ratón Mickey.

Al contrario, la versión live action es mucho más adulta, parecida a la clásica leyenda china e incluye todo tipo de detalles referenciales al contexto y la época en la que podría haber vivido la mítica guerrera. Uno de ellos es el tipo de villano que encarna Bori Khan, un estratega militar que organiza una arremetida bien organizada y calculada hasta al mínimo detalle. Y que tiene toda la apariencia de ser invencible salvo por un detalle: el hecho de que sus contrincantes tendrán entre sus filas una mujer con extraordinarias capacidades llamada Mulán.

Dirigida por Niki Caro, Mulán 2020 se mantiene fiel a la premisa original de Disney. Yifei Liu encabeza un elenco de chinos como Mulán, una joven guerrera que se disfraza de hombre y toma el lugar de su padre en el Ejército Imperial. Mientras tanto, el guerrero de Rouran, Bori Khan, planea vengar la muerte de su padre con la ayuda de una bruja llamada Xianniang (Gong Li).

Un rival a la altura

La nueva versión de Mulan de inmediato presenta a Bori Khan y deja claro que además de un hombre retorcido es un gran líder militar. Es un villano realista, basado en los jefes militares de la época, que además tiene lo que al parecer es una natural capacidad para el liderazgo. Mientras que en la película del ’98, Shan Yu apareció en un puñado de escenas, Bori Kahn es peligroso porque encarna una amenaza inminente. Difícil de lidiar y que hace factible el hecho que el ejército del Emperador necesite ayuda extra. Toda la que pueda conseguir…incluso una guerrera mítica con larga cabellera ondulante.

Como otros tantos elementos de la película, la motivación de Bori Khan también está basado en ideales chinos: su batalla se basa principalmente en su intención de honrar el legado y honra de su nombre y familia. El detalle ofrece una instantánea tridimensionalidad al personaje, aunque no haya el tiempo suficiente en pantalla ni el guion esté interesado en hacerlo, en profundizar sobre su origen o los motivos que le pusieron al frente de un enfrentamiento violento. De hecho, este villano es el completo perfecto para El Emperador (interpretado por Jet Li), porque ambos representan el bien y el mal analizados desde la experiencia. Tanto como uno como el otro, encarnan los motivos por los cuales Mulán decide revelar su secreto y luchar en mitad de una confrontación en la que tiene todas las de perder.

Let’s block ads! (Why?)

Publicada originalmente en: Ir a la fuente
Autor: Aglaia Berlutti

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo
Publicidad
Loading...

Video

Quién es el personaje que habla a través de la radio en ‘WandaVision’

Publicada

el

De momento, en muy pocas ocasiones se ha salido de su formato sitcom WandaVision (Jac Schaeffer, 2021), la primera serie oficial en el Universo Cinematográfico de Marvel estrenada en Disney Plus. Y, durante esas escasas veces que lo abandona, es para dar pistas sobre lo que está ocurriendo. Porque las circunstancias idílicamente televisivas que viven Bruja Escarlata (Elizabeth Olsen) y Visión (Paul Bettany) en la localidad de Westview son muy sospechosas. Y, por que nos expliquen qué diantres pasa aquí, uno se tragará los nueve episodios con gusto. Por ejemplo, ¿quién es el personaje que habla a través de la radio?

En el capítulo dos de WandaVision, justo cuando la temible Dottie (Emma Cauldfield) estaba expresándole a Wanda Maximoff la desconfianza que siente por ella, de la radio surge una voz que se dirige inesperadamente a la protagonista. “¡Wanda! ¿Quién te está haciendo esto, Wanda?”, de dice. Lo que sugiere que la realidad en la que se encuentran Bruja Escarlata y Visión es algún tipo de engaño psíquico producido por algún villano. Teorías hay al respecto por lo que hemos podido ver en uno de los tráilers. Pero el caso es que se insiste en esta pregunta para la desconcertada Wanda al final del episodio, repitiéndola como un enigmático eco.

wandavision disney plus radio
Disney Plus

El veterano agente Jimmy Woo

La voz pertenece al actor californiano Randall Park (Aquaman) y, por lo tanto, quien se intenta comunicar con Bruja Escarlata es Jimmy Woo. Este personaje es uno de los más veteranos de los cómics, de la época en que a la editorial aún no se la conocía como Marvel. Fue creado por el guionista Al Feldstein y el dibujante Joe Maneely para el primer número de Yellow Claw (1956). Y, en el UCM, le hemos visto durante Ant-Man y la Avispa (Peyton Reed, 2018) como el agente de la condicional de Scott Lang (Paul Rudd). Así que, de algún modo, tal vez ha dejado el FBI y ahora trabaja para SWORD. No tardaremos en descubrirlo.

wandavision disney plus radio
Marvel Studios

Let’s block ads! (Why?)

Publicada originalmente en: Ir a la fuente
Autor: César Noragueda

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo

Video

Jack Foley y el arte de crear efectos de sonido para el cine

Publicada

el

Si eres aficionado a la ciencia ficción, tienes claro que cuando ves una película de género, los sonidos que oyes son inventados. No existen las pistolas láser, ni las naves espaciales, y los robots del cine hacen mucho más ruido que los de verdad. Y qué decir del cine de terror, donde oímos los quejidos de los zombis o el exagerado sonido de un cuchillo destripando a su víctima. Sin embargo, no es tan frecuente saber que hasta un simple disparo o el cierre de una puerta en una escena dramática han sido creados, probablemente, en una sala de grabación estanca.

En el cine hay un equilibrio interesante entre la imagen y el sonido. El campo del sonido, a su vez, se divide en varios compartimentos, algo que explica muy bien el documental de 2019 Making Waves: The Art of Cinematic Sound y que en español se ha traducido como La magia del sonido en el cine. En dicho documental se hace una gráfica división del trabajo de grabación, edición y postproducción asociado solamente al sonido. Por una parte, la música. Luego tenemos las voces de los actores. Y, en último lugar, los efectos de sonido.

Y es en este apartado, en el de los efectos de sonido, donde se mezclan la tecnología y el arte para ofrecer una experiencia impensable si viéramos la grabación de una película sin haber sido editada posteriormente. Las voces de los protagonistas demasiado bajas, las constantes interrupciones de los sonidos ambiente… O sonidos flojos o inexistentes al suceder algo en pantalla que debería hacernos dar un salto en el asiento. Los efectos de sonido tienen una dura misión: realzar ciertos sonidos para que los escuchemos, anular otros para que no interrumpan y, en tercer lugar, crear sonidos de la nada.

Precisamente, dentro de los efectos de sonido existe un área muy concreta, los efectos de sala o efectos foley. Foley en honor a su inventor, el estadounidense Jack Foley, que ahorró millones de dólares al cine gracias a la grabación de efectos de sonido dentro de una sala de grabación en lugar de salir ahí fuera a intentar captarlos. El arte de generar un disparo, una explosión o un puñetazo de la nada, con ayuda de objetos que nunca asociarías a ese sonido.

La necesidad de reproducir el sonido real

Primero se oyen unos pasos. A lo lejos. Se van acercando. Luego un golpe en lo que imaginamos es una puerta. Oímos el pomo de una puerta girando y el característico gemido de una puerta mal engrasada abriéndose. Esta escena clásica que habremos visto en infinidad de películas en blanco y negro también se repitió innumerables veces en la radio.

En Estados Unidos, desde los años 30 del siglo pasado eran muy populares las radionovelas, en las que se representaban escenas donde no faltaban los efectos de sonido, muchas veces creados en directo. Personajes populares gracias al cine como Batman o Superman tuvieron sus propias radionovelas. En ellas, los efectos de sonido recreaban lo que hoy son básicamente efectos visuales generados por ordenador, pero donde también tiene su papel los efectos de sonido. Y si nos remontamos más en el tiempo, el teatro mismo fue pionero en recrear sonidos, como un trueno o el galopar de los caballos, algo imposible de generar dentro de un teatro si no era con efectos de sonido.

Efectos de sonido
Fuente: Smith Journal

Cuando llegó el cine sonoro, era inevitable que los efectos de sonido fueran parte importante del metraje, ya que no siempre era posible captar el sonido ambiente o determinados ruidos que eran claves para la trama argumental. Aquí entraban en escena, o mejor dicho, detrás de ella, los efectos de sala, que con el tiempo han pasado a llamarse efectos foley en honor a uno de sus principales impulsores, Jack Foley. Y a quienes realizan esos sonidos se les conoce como artistas foley. El apellido Foley hasta se refiere al lugar donde se graban estos sonidos, salas de efectos o en inglés foley-stage o foley-studio.

Muchos hemos jugado a crear efectos de sonido o lo hemos visto en películas o en televisión. Golpear unos cocos vacíos para imitar el galope de un caballo, hacer explotar un globo para imitar una explosión o un disparo, agitar papel de aluminio para reproducir el sonido de la lluvia o arrugar una hoja de papel para simular el crepitar de una hoguera. Hay infinidad de combinaciones, algunas de ellas visibles en vídeos de YouTube o en películas como Berberian Sound Studio, de 2012, protagonizada precisamente por un ingeniero de sonido dedicado al arte de los efectos foley.

Jack Foley en los efectos de sonido

Aunque no fue el primero en su haber, sí fue quien dejó una mayor marca en el cine. Más que nada porque Jack Donovan Foley estuvo allí desde el primer momento. En concreto, empezó a trabajar para Universal Studios en 1914, cuando el cine era mudo. Pero en cuanto se estrenó el primer título sonoro, todos los estudios vieron que era necesario subirse a ese tren.

El cantante de jazz, de 1927 y producida por los hermanos Warner, es considerada la primera película sonora de Hollywood. Dos años más tarde, Universal convertiría la película muda Show Boat a sonora. Es más, acabaría siendo un musical. Tras este primer trabajo sonoro de Jack Foley, llegarían muchos más. Y con la dificultad de grabar todos los efectos del tirón mientras se proyectaba la película en una pantalla. Por suerte, con el tiempo se podrían grabar los efectos de sonido por separado y luego montarlos junto a la imagen.

Si echamos un vistazo a su ficha de IMDb, veremos que no es muy extensa. Lamentablemente, la tarea de efectos de sonido no aparecía acreditada, algo que tardó mucho en corregirse. De ahí que veamos pocos títulos en su haber, aunque de la talla de Drácula de 1931, protagonizada por Bela Lugosi, o Spartacus de 1960, protagonizada por Kirk Douglas y dirigida por Stanley Kubrick.

Con todo, en la actualidad los efectos foley son imprescindibles en cualquier película, ya sea de superhéroes, ciencia ficción, terror, una comedia o un drama. Además, el proceso se ha digitalizado y modernizado. Al igual que en la radio se popularizaron las cintas con efectos grabados, hoy sonidos precargados que se lanzan en antena con un simple botón, el cine cuenta con catálogos ingentes de efectos de sonido que pueden rescatarse desde un buscador y aplicar a la pista de audio correspondiente en cuestión de segundos. Una tarea que se ha automatizado en gran parte pero que en pasado tuvo a grandes artistas recreando sonidos durante horas.

Otro gran artista foley conocido también como diseñador de sonido, director y doblador es Benjamin Burtt, Ben Burtt. A él le debemos los más de 800 sonidos necesarios para dotar de realismo al universo Star Wars desde su primera película, en 1977. Luego vendrían Invasion of the Body Snatchers (1978), la trilogía de Indiana Jones iniciada en 1981, E.T. (1982) o la más reciente WALL-E de 2008.

Pero su principal labor fue con la trilogía original de Star Wars, marcando las pautas a lo que vendría después. Con su trabajo de recrear sonidos imposibles de criaturas, naves y armas inexistentes, influyó a las películas que se rodaron en adelante. Sin embargo, técnicamente no podemos considerarlo un artista foley, pues su tarea de crear efectos de sonido partía de grabar sonidos de aquí y de allá. Con todo, sigue siendo parte de un colectivo que destaca en pantalla por su sonidos pero de quienes sabemos más bien poco.

Let’s block ads! (Why?)

Publicada originalmente en: Ir a la fuente
Autor: José María López

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo

Video

Tras conquistar Disney Plus, ‘Star Wars’ apunta hacia los videojuegos para buscar su nueva mina de oro

Publicada

el

Disney ha dado otro paso clave para seguir aprovechando el universo Star Wars más allá de las series y películas. Esta semana surgieron dos noticias sumamente importantes que marcarán el futuro de la franquicia galáctica en los videojuegos. La primera es que los liderados por Mickey revivieron Lucasfilm Games, un sello de publicación cuyo objetivo será gestionar todos los juegos de Star Wars e Indiana Jones. Este último, por, cierto, tendrá un nuevo juego de la mano de Bethesda y Machine Games (Wolfenstein).

Sin embargo, el anuncio de resurrección de Lucasfilm Games venía acompañado de una sorpresa todavía más grande. Electronic Arts, quien poseía los derechos para desarrollar títulos de Star Wars desde 2013, perdió su acuerdo de exclusividad. Así pues, la distribuidora estadounidense ya no será la única que podrá involucrarse en proyectos de Star Wars a partir de 2023. De hecho, Lucasfilm Games ya confirmó que Ubisoft y Massive Entertainment (The Division) harán un videojuego de mundo abierto de Star Wars.

Lo anterior, desde luego, abre la puerta a que otras compañías se sumen al universo en los próximos años. No obstante, para llegar a este punto, tuvieron que suceder una serie de acontecimientos que obligaron a Disney a replantear su estrategia en la industria de los videojuegos. Si bien la franquicia está triunfando actualmente en Disney Plus gracias a The Mandalorian, y el futuro luce prometedor en el cine, con los juegos no ocurría lo mismo.

Desaprovechando oportunidades

Star Wars Jedi: Fallen Order

Si hay un sector del entretenimiento que ha podido aprovechar la pandemia para crecer exponencialmente, es el de los videojuegos. Durante 2020 escuchamos cómo diversos títulos se apoyaron en el confinamiento para aumentar su popularidad y, en consecuencia, sus ingresos. Animal Crossing: New Horizons, Fortnite, Call of Duty: Warzone, Fall Guys y Among Us son solo algunos ejemplos de una larga lista. ¿Y Star Wars? Pues estuvo completamente ausente de cualquier listado.

Es evidentemente que la industria de los videojuegos seguirá creciendo en los próximos años. Disney ya no puede permitirse que Star Wars no figure entre lo más destacado de dicha industria. La oportunidad de ingresos que están perdiendo es enorme y, claramente, la marca tiene todo el potencial para ganarse un lugar importante en el mercado. El problema es que, muy probablemente, nunca anticiparon que Electronic Arts no sería capaz de explotar la mina de oro.

Cuando Disney compró Lucasfilm en 2012, un año después eligió a EA para que lideraran los desarrollos de nuevos juegos de Star Wars. Nadie puede culparlos de su decisión. Independientemente de lo que opinemos sobre Electronic Arts, son un publisher gigante, estable y con gran experiencia. Sus ingresos demuestran que han sabido gestionar favorablemente sus acuerdos con licencias ajenas y adaptarse a nuevos modelos de negocio. Por desgracia, con Star Wars no lo demostraron.

Adiós a la exclusividad de Electronic Arts

Star Wars: Battlefront II

Seamos sinceros. Electronic Arts no pudo gestionar adecuadamente la licencia Star Wars. Tuvieron que pasar seis años para que finalmente entregaran una obra a la altura de lo esperado. Su nombre es Star Wars Jedi: Fallen Order, uno de los mejores títulos de 2019. Y aunque el recibimiento fue bastante positivo en calificaciones y ventas —más de 10 millones de copias vendidas—, EA ya había marcado su destino con los accidentados lanzamientos de Star Wars: Battlefront y Battlefront II.

No olvidemos, además, la polémica que surgió por los múltiples proyectos de Star Wars que EA canceló a lo largo de los años. Estas decisiones generaron que Visceral Games (Dead Space) cerrara sus puertas y que creativos como Amy Hennig (Uncharted) y Jade Raymond (Assassin’s Creed) abandonaran EA. Según diversos reportes, la distribuidora estaba priorizando los títulos multijugador que pudieran adoptar un modelo con microtransacciones. Dicha estrategia significó darle la espalda a los juegos para un solo jugador durante varios años.

El éxito de Star Wars Jedi: Fallen Order demostró a la propia EA que las campañas en solitario todavía tenían cabida en el mercado. Pero ya era demasiado tarde. Los fracasos de la saga Battlefront, tanto en el abuso de microtransacciones como en su limitada oferta de contenidos de lanzamiento, ocasionaron que Disney dirigiera su mirada hacia nuevos horizontes. Aunque Electronic Arts seguirá desarrollando juegos de Star Wars, su contrato de exclusividad no será renovado en 2023.

Un futuro impulsado por más compañías

Ubisoft ha sido la primera en apuntarse a crear más juegos de Star Wars tras Electronic Arts, pero puedes estar seguro que no será la única. En esta ocasión, la clave es que Lucasfilm Games no cerrará acuerdos de exclusividad con ninguna compañía. Desconocemos, sin embargo, si es Disney quien se está acercando a los publishers en función de su experiencia. En el caso específico de Ubisoft, los franceses han demostrado su capacidad para imaginar mundos abiertos en años recientes. The Division incluso apostó por funcionalidades sociales con ingresos recurrentes.

Sean Shoptaw, vicepresidente senior de Juegos Globales y Experiencias Interactivas de Disney, declaró que a Wired que “hay espacio para otros”; refiriéndose, por supuesto, a que otras empresas podrían desarrollar nuevos títulos de la franquicia intergaláctica. “Si miras el panorama de los videojuegos, es una población muy diversa de personas que hacen juegos en todo el mundo. Para nosotros, ir a capturar la calidad que existe en ese mundo y ser rápidos en el mercado, sería un gran desafío hacerlo de manera interna”.

Aún más interesante, Shoptaw dijo que los nuevos videojuegos de Star Wars pueden estar conectados o no a las historias que se desarrollan tanto en las series como en la pantalla grande. Si existe una conexión, será porque es lo más adecuado para esa narrativa. Sus palabras son sumamente importantes, pues dejan entrever que habrá libertad creativa para que las compañías realmente aporten ideas, historias y personajes nuevos al universo. Eso sí, Douglas Reilly, vicepresidente de Lucasfilm Games, dejó claro que de ellos depende si se aprueba o no.

Existen múltiples empresas que podrían poner en marcha un proyecto relacionado con Star Wars. Por qué no pensar, por ejemplo, en Activision tomando las riendas de un FPS a través de los estudios responsables de Call of Duty. A Creative Assembly (Age of Empires IV) con un título de estrategia en tiempo real. Incluso no podemos descartar la idea de que los estudios internos de PlayStation y Xbox igualmente se involucren. Imagina a Naughty Dog (The Last of Us) desarrollando un título de la franquicia enfocado en la narrativa. A Obsidian Entertainment (Fallout: New Vegas) creando un nuevo RPG de Star Wars. Las posibilidades son muchas y solo el tiempo nos dirá quiénes se subirán al tren.

Let’s block ads! (Why?)

Publicada originalmente en: Ir a la fuente
Autor: Ebenizer Pinedo

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad
...

Facebook

Destacado