Conecta con Minuto5

Video

El caimán devoró al perezoso: cómo un fósil olvidado resolvió un ‘crimen’ de hace 13 millones de años

Publicada

el

Autor: Federico Kusko.

Durante 15 años estuvo ahí, oculto en un cajón, a la espera de ser redescubierto: un fósil antiguo y olvidado que revela una escena de cacería prehistórica, una lucha que tuvo como protagonistas a un caimán, uno de los depredadores más grandes que hayan existido después de los dinosaurios, y un perezoso gigante hace 13 millones de años en Sudamérica.

Por mucho tiempo se consideró que en la Amazonía no había fósiles“, cuenta a SINC el paleontólogo François Pujos del Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales de Mendoza (Argentina). “En realidad, los hay: se encuentran en lugares donde no crece vegetación, en los bordes de rutas o en las riberas de los ríos”.

En octubre de 2004, un equipo multidisciplinario de científicos emprendió una campaña desde la ciudad ecuatoriana de Coca hasta Iquitos en el nordeste de Perú. “Fue entonces cuando hallamos en un sector del Río Napo varios restos fósiles”, dice este investigador del Conicet. “Entre ellos, había una tibia”.

El hueso estaba muy fracturado. Para proteger este y otros fósiles y rescatarlos del campo, los paleontólogos los envolvieron con capas de tela embebida en agua y yeso y los trasladaron al Museo de Historia Natural de Lima. “Por entonces —recuerda Pujos— no pensé que aquel hueso suelto pudiera tener tanta importancia”.

Aquel envoltorio blanco permaneció en un rincón del laboratorio durante más de una década sin que nadie le prestara atención hasta que recientemente un técnico del museo se fijó en él y decidió inspeccionarlo

Aquel envoltorio blanco permaneció en un rincón del laboratorio durante más de una década sin que nadie le prestara atención hasta que recientemente un técnico del museo se fijó en él y decidió inspeccionarlo. Ni bien comenzó a limpiar el fósil, advirtió extraños cortes. “Aquí hay algo raro”, le comentó a Pujos con sorpresa.

Fue entonces cuando el paleontólogo se dio cuenta. Se trataba de los restos de la pierna izquierda de un perezoso terrestre —un mamífero extinto— que tenía un detalle único: 46 marcas de dientes de uno de los caimanes más grandes que vivió en la Tierra, el Purussaurus.

Es la primera vez que se han encontrado indicios de depredación de un Purussaurus sobre un mamífero”, cuenta el científico, cuya investigación se publica hoy en la revista Biology Letters de la Royal Society de Londres. “El hallazgo es bastante raro. Ninguno de los miles de restos de especímenes de mamíferos encontrados en la Amazonía exhiben marcas de este tipo”.

Registro del ataque

Hace 13 millones de años en el noroeste de América del Sur se extendía un enorme mar interno. Conocido como Sistema Mega-Humedal de Pebas, formaba un pantano que ocupaba un tercio del continente sudamericano, casi 1.000.000 km². Había allí también islas, en las cuales mamíferos herbívoros de por entonces como gliptodontes y perezosos gigantes convivían en permanente lucha con varios depredadores siempre al acecho.

En especial, había un gran monstruo: el depredador terrestre más grande después de la extinción de los dinosaurios, el Purussaurus”, señala Pujos. “Poseía un cráneo ancho y grande como el del Tyrannosaurus rex”.

Los científicos estiman que habitó en América del Sur hace entre 13 y 6 millones de años, durante la época conocida como Mioceno. Algunas especies de Purussaurus llegaban a medir hasta 10 metros de longitud.

Aunque se han encontrado desde el siglo XIX fragmentos fósiles en Brasil, Perú, Colombia y Venezuela, aún hay mucho que no se sabe de este llamativo animal.

Los paleontólogos suponían que estos depredadores comían tortugas acuáticas gigantes, bagres y mamíferos, pero la evidencia física es extremadamente rara. El Purussaurus era tan grande que trituraba los huesos de sus presas, digería prácticamente todos sus cuerpos y dejaba pocas marcas.

El Purussaurus, el caimán que devoró un perezoso adulto de 78,5 kg, era tan grande que trituraba los huesos de sus presas, digería prácticamente todos sus cuerpos y dejaba pocas marcas

Con este hallazgo tuvimos la suerte de encontrar las huellas de depredación de un caimán de esta especie que devoró un Pseudoprepotherium, un perezoso adulto de 78,5 kg, el equivalente a un gran carpincho o capibara“, dice el paleontólogo. “La tibia es uno de los huesos más resistentes y guardó el registro del ataque. Fue un verdadero crimen”.

Tras analizar las dentelladas, la dirección de las marcas y la distancia entre ellas en el fósil y compararlas con las formas de los dientes de los depredadores de aquella época y región, Pujos y su colega, el paleontólogo peruano Rodolfo Salas-Gismondi —especialista en evolución y anatomía de cocodrilos y coautor del estudio— identificaron a su autor, así como su modus operandi: las marcas son consistentes con los dientes robustos y de forma cónica de un Purussaurus juvenil, de unos cuatro metros de longitud, similar en tamaño al caimán negro adulto actual.

Creemos que el caimán atacó al perezoso desde atrás. Seguramente lo tiró al agua”, revela Pujos. “Algo parecido a como hoy atacan en África los cocodrilos a mamíferos grandes, como cebras, antes de arrastrar a su presa a las aguas del Nilo”.

Este descubrimiento de la Amazonía peruana proporciona una especie de fotografía inusual de las preferencias dietéticas de estos depredadores: revela por primera vez que antes de alcanzar su tamaño XL, los individuos jóvenes tenían un régimen alimentario distinto al de los Purussaurus adultos. En lugar de comer animales grandes y acorazados, se alimentaban de mamíferos terrestres de menor tamaño. “Eran animales más oportunistas”, advierte el investigador. “Aguardaban para atacar”.

Auge y caída de un depredador

El Purussaurus —cuyo nombre fue asignado por el botánico brasileño João Barbosa-Rodrigues en 1892 y significa “reptil del Río Purus”— era un depredador descomunal. Una hipótesis de su gigantismo sugiere que las altas temperaturas le habrían permitido crecer hasta superar los 10 metros de largo, casi como un autobús.

El Purussaurus fue el depredador no marino más grande que existió en el planeta después de la extinción de los dinosaurios hace 65 millones de años“, indica Salas-Gismondi, investigador del Laboratorio de Biogeociencias de la Universidad Peruana Cayetano Heredia. “En el mundo moderno no existen especies que superen los 5 o 6 metros de longitud, por lo que la evidencia fósil es el único medio para saber de qué se alimentaban cuando llegaban a ser gigantes. Lo que hoy es la región amazónica debe de haber sido en el pasado un lugar increíble”.

Llegaba a ser tan largo como un autobús, necesitaba comer más de 40 kilos de carne por día (20 veces más que los caimanes y cocodrilos actuales) y su mordida era dos veces más poderosa que la del ‘T. rex’

También es probable que el ecosistema en que vivió este animal —un ambiente rico y diverso en recursos, así como estable por millones de años— le proporcionaba la suficiente comida y espacio para desarrollarse. Necesitaba ingerir más de 40 kilos de carne por día, 20 veces más que los caimanes y cocodrilos actuales.

Para eso se valía de sus fuertes dientes. En una investigación publicada en 2015, el paleontólogo brasileño Tito Aureliano estimó que la mordida de la especie Purussaurus brasiliensis era dos veces más poderosa que la del T. rex: el animal podía ejercer una presión de hasta 11,5 toneladas, 20 veces más que la de un tiburón actual.

Dieta de tortuga

Uno de sus alimentos preferidos eran las tortugas enormes. En el Museo de Historia Natural de Lima se exhibe un caparazón de tortuga fósil descubierto en Iñapari, Amazonía peruana y que tiene unos 9-8 millones de años. “Mide 1,3 metros de longitud, pero lo interesante es que en vida la tortuga habría perdido casi 60 cm de caparazón, incluida la pata posterior izquierda”, cuenta Salas-Gismondi. “El único animal capaz de haber hecho algo así fue un Purussaurus gigantesco. Esta era la única evidencia de las preferencias alimenticias de Purussaurus antes de nuestro descubrimiento”.

El reinado de este depredador, sin embargo, en un momento comenzó a declinar. No se sabe bien cuándo se extinguió, pero probablemente sucedió al fin del Mioceno, entre hace 7 y 5 millones de años.

El surgimiento de las cordilleras del norte de Sudamérica —los protoandes— hace alrededor de 12 millones de años marcó el comienzo de su fin. Aquel evento remodeló lentamente el paisaje: poco a poco, los megahumedales desaparecieron en la Amazonía. Lagos y ensenadas fueron reemplazados por ríos y la temperatura comenzó a descender.

En los últimos millones de años el planeta ha sufrido un proceso de enfriamiento constante“, explica el paleontólogo peruano. “Es probable que incluso en la región amazónica se hayan acentuado las diferencias estacionales en la temperatura cada año. El Purussaurus y otros cocodrilos gigantes podrían haberse visto más afectados que otros de menor tamaño por esta marcada estacionalidad. No lo sabemos con certeza, pero posiblemente el descenso de la temperatura en la estación fría empezó a ser acumulativamente menos favorable para las especies gigantes que tardaban cada vez más en reproducirse”.

Los fósiles son la única ventana a este pasado lejano. Muchos de sus secretos aún aguardan ser descubiertos en las profundidades de la selva amazónica.

Let’s block ads! (Why?)

Publicada originalmente en: Ir a la fuente
Autor: Santiago Lago

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo
Publicidad
Loading...

Video

El record que establecerá el Joker de Jared Leto en el nuevo montaje de ‘Liga de la Justicia’

Publicada

el

Joker, el supervillano de Gotham salido de la imaginación de Bill Finger, Bob Kane y Jerry Robinson para el número de Batman publicado en abril de 1940, es el enemigo más icónico y terrible del hombre murciélago. Porque su psicopatía, voluntad sádica, ánimo sencillamente destructivo y comportamiento imprevisible le hacen especial. Un modo de ser que, con más o menos fortuna y hasta el momento, cinco intérpretes han plasmado con sus encarnaciones en el mismo número de largometrajes de acción real. Si bien el trabajo que se considera más definitorio del personaje es el de Mark Hamill (Star Wars) en Batman: La serie animada (Bob Kane, Bruce W. Timm, Eric Radomski y Paul Dini, 1992-1995).

El californiano ha repetido prestándole su voz en las películas derivadas Batman: La máscara del fantasma (Timm y Radomski, 1993) y Batman del futuro: El regreso del Joker (Curt Geda, 2000) y otras series de DC. Pero a los que hemos visto en pantalla grande son César Romero (La cena de los acusados) en Batman (Leslie H. Martinson, 1966), Jack Nicholson (Mejor… imposible) en la película homónima (Tim Burton, 1989), Heath Ledger (Brokeback Mountain) en El caballero oscuro (Christopher Nolan, 2008), Jared Leto (Las posibles vidas de Mr. Nobody) en Escuadrón Suicida (David Ayer, 2016) y Joaquín Phoenix (Señales) en Joker (Todd Philips, 2019).

liga de la justicia zack snyder jared leto joker
Warner Bros.

Solo Heath Ledger y el último en encarnarle han sido galardonados con un premio Oscar por su recital interpretativo, a título póstumo en el caso del primero, cuyo filme se estrenó casi seis meses después de su muerte. Aunque dos de cinco no está nada mal para un mismo personaje. Sin embargo, es Jared Leto el que se dispone a establecer un humilde record al retomar a su Joker en el nuevo montaje de Liga de la Justicia (Zack Snyder, 2021): se convertirá en el único actor que se ha puesto en la piel de supervillano de Gotham en dos ocasiones. Hasta que Joaquín Phoenix haga exactamente lo mismo en la posible secuela de Joker, por supuesto. Y puede parecer una minucia pero, tratándose del archienemigo del superhéroe, resulta curioso que no haya pasado antes.

Let’s block ads! (Why?)

Publicada originalmente en: Ir a la fuente
Autor: César Noragueda

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo

Video

El cargador MagSafe pasa por la mesa de iFixit y nos muestra sus entrañas

Publicada

el

Los iPhone 12 y iPhone 12 Pro finalmente están llegando a las manos de sus compradores. Una de las principales novedades de esta generación es el renovado MagSafe, el cual promete carga inalámbrica para los nuevos terminales gracias a su sistema de imanes. De hecho, el funcionamiento es bastante similar a la propuesta del Apple Watch. iFixit, la reconocida web de teardowns, recibió dicho accesorio y no han perdido el tiempo para revelar sus entrañas.

Desde luego, esta la primera vez que vemos el interior del MagSafe. Antes de abrir el cargador, iFixit lo sometió a los rayos X y lo primero que destaca es la bobina de carga, misma que ocupa casi todo el cuerpo del accesorio. En toda la circunferencia podrás observar un completo arreglo de imanes para “pegarse” a los iPhone 12. La cantidad es suficiente para asegurar una correcta adherencia con los smartphones.

MagSafe
MagSafe
MagSafe

Curiosamente, la única manera de revelar las entrañas del MagSafe es retirando la superficie central en color blanco. iFixit dice que el pegamento usado por Apple es muy resistente; precisamente para evitar que nosotros los mortales inspeccionemos el interior del producto. Al levantar la bobina de carga, su parte trasera muestra una pequeña placa de circuitos. Ojo, porque aparentemente el cargador queda inservible después del teardown.

Si hacemos una comparación con el cargador del Apple Watch, resulta interesante ver que el interior del MagSafe tiene un diseño totalmente diferente. El cambio más significativo es la disposición de los imanes, ya que el accesorio del reloj inteligente solo tiene uno ubicado en la parte central, y su tamaño es reducido. Seguramente esto tiene que ver en que el Apple Watch, al ser un dispositivo más pequeño respecto al iPhone, no necesita más imanes en su cargador.

Cargador Apple Watch

El MagSafe apunta al éxito en ventas

Es muy probable que el MagSafe se convierta en uno de los accesorios más vendidos de Apple durante el último trimestre de 2020. Más allá de ser una novedad para el terminal de la manzana, no hay que olvidar que los iPhone 12 no incluyen cargador con entrada USB-C. Sus compradores tendrán que usar el de la anterior generación, o bien, comprarlo por separado. El MagSafe puede ganar muchas ventas por este motivo.

Let’s block ads! (Why?)

Publicada originalmente en: Ir a la fuente
Autor: Ebenizer Pinedo

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo

Video

Los huevos de pascua en los carteles de la segunda temporada de ‘The Mandalorian’

Publicada

el

Con el próximo estreno de la segunda temporada de The Mandalorian (Jon Favreau, desde 2019) en Disney Plus, se ha lanzado carteles promocionales en los que podemos encontrar varios huevos de pascua en forma de grafiti, recopilados por K. J. Minzner en Screen Rant. “Cada uno de los carteles presenta al menos la cara de un gamorreano, una criatura alienígena parecida a un cerdo que se ve en la trilogía original de Star Wars”, dice el periodista. Eran los protectores del palacio de Jabba, el Hutt en El retorno del Jedi (Richard Marquand, 1983). Y es que, en el tráiler del nuevo ciclo, vemos a Din Djarin (Pedro Pascal) visitando “un ring de lucha donde dos gamorreanos se enfrentan”.

Por otra parte, los carteles de The Mandalorian incluyen así mismo lo que podría ser la cara de un tusken raider, el miembro de “un grupo de alienígenas nómadas que viven en planetas desérticos como Tatooine”; la de un aqualish, a uno de los cuales le cortó un brazo Obi-Wan Kenobi (Alec Guinness) en la cantina de Mos Eisley durante Una nueva esperanza (George Lucas, 1977), con la tachadura del símbolo de la prohibición; el dibujo de un gran pájaro estelar de la Alianza Rebelde de Star Wars justo detrás de Cara Dune [Gina Carano], que tiene tatuado bajo el ojo izquierdo porque a ella perteneció.

the mandalorian disney plus posters huevos de pascua

Pero también “una pluma o un tallo de trigo” que “se parece mucho al escudo de la familia” de Boba Fett, que usaba el propio cazarrecompensas en su armadura icónica y que “se ha convertido a estas alturas en un símbolo para todos los mandalorianos”. Y mensajes en aurebesh, “el alfabeto ficticio de Star Wars, utilizado para escribir galáctico básico, el idioma más común en la galaxia”. Junto a Din Djarin se lee “vida”, y a un lado de Cara Dune, “tú ganas” o “tú deseas”. Y todos estos grafitis tal vez signifiquen que Sabine Wren, una artista mandaloriana de Star Wars Rebels (Simon Kinberg, Carrie Beck y Dave Filoni, 2014-2018) que los realiza, se unirá a The Mandalorian en esta segunda temporada.

Let’s block ads! (Why?)

Publicada originalmente en: Ir a la fuente
Autor: César Noragueda

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad
...

Facebook

Destacado