Conecta con Minuto5

Economía

Crisis del covid y la matriz probabilidad-impacto

Publicada

el

Matriz probabilidad-impacto y crisis del covid

A nivel empresarial es importante abordar la gestión riesgos. En cualquier proyecto o en la vida misma de la empresa pueden surgir problemas, y evaluar los riesgos y tomar medidas preventivas para mitigarlos es una buena estrategia.

Una de las formas de abordar la gestión de riesgos es la matriz de probabilidad-impacto, que permite evaluar los riesgos y mitigarlos, pero sin centrarse en riesgos con muy baja probabilidad, cuya mitigación podría ser una pérdida de eficiencia.

Qué es la matriz de probabilidad-impacto

La matriz de probabilidad e impacto es una herramienta que permite establecer prioridades a la hora de mitigar posibles riesgos, e implementar soluciones ante acontecimientos que pueden ocurrir en una empresa o en un proyecto.

Para implementarla primero hay que hacer una lista de los posibles riesgos, y a continuación asignarle una probabilidad (improbable, posible, probable) y el impacto que causaría (despreciable, moderado, crítico).

Prob Impacto

Una vez hecho esto, para las combinaciones más problemáticas (por ejemplo, riesgos probables e impacto críticos) hay que tomar acciones previas que mitiguen el problema.

El método es bastante flexible, y en lugar de tres categorías se pueden tomar cinco, por ejemplo. En principio hay que tomar acciones para todo aquello que esté en la parte superior derecha de la matriz, en la zona roja, pero también se pueden tomar acciones para mitigar la zona amarilla. La idea es que dichos riesgos sean menos probables o que los impactos sean menores, para mover dichos eventos a la zona verde.

La matriz en la crisis del covid

Sin entrar a valorar si la crisis del covid se podría haber mitigado por este sistema (seguramente no, porque, aunque había pistas, los humanos tenemos tendencia a infravalorar riesgos), la idea es usar esta herramienta para evitar problemas ahora en las empresas.

Este método es muy útil. Se pueden evaluar los riesgos que existen en la actualidad en las empresas (por ejemplo, brotes en las oficinas, trabajadores enfermos, proveedores y clientes que quiebran), posicionarlos en la matriz y tomar medidas para mitigar estos eventos (teletrabajo, aislamiento de trabajadores fundamentales, buscar alternativas tanto de clientes como proveedores).

Todas las empresas que hagan esto estarán mejor preparadas para superar esta crisis. Pero también para futuras crisis, ya que es un método universal y que además obliga a pensar en el medio-largo plazo, en estrategia y no solo en táctica (corto plazo) como se suele hacer demasiado a menudo.

¿Es útil a nivel personal?

La matriz de probabilidad e impacto puede ser útil también a nivel personal, ya que permite pensar a largo plazo y evaluar estrategias de mitigación ante posibles problemas. Por ejemplo, perder el empleo podía ser poco probable antes de la crisis del covid y aunque el impacto es fuerte podría no haber estado en la zona roja. Sin embargo ahora es más probable y quizá alguna estrategia de mitigación previa merezca la pena (ahorrar, hacer cursos, mantener el curriculum actualizado, hacer contactos por linkedin…).

Si pensamos de nuevo a nivel personal, el riesgo que supone contagiarse de covid está claramente en la zona roja. El riesgo es bastante probable (no olvidemos que el 5% de los españoles se han contagiado y en algunas provincias se supera el 10%) y el impacto puede ser catastrófico (muerte, secuelas o contagiar a algún conocido o familiar que acabe mal). Por tanto usar una estrategia de mitigación es fundamental (usar medidas de protección y reducir los contactos sin esta protección, tomar medidas extremas está más que justificado).

Autor: Alejandro Nieto González

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo
Publicidad
Loading...

Economía

La transformación cultural: los pilares que mueven la innovación y el crecimiento empresarial

Publicada

el

Quiero compartir una serie de pensamientos, ideas y aprendizajes sobre transformación cultural que considero que pueden ser de utilidad a la hora de plantearnos el regreso a nuestras organizaciones o para tener en cuenta en nuestro futuro laboral.

Estamos viendo cómo las empresas y las personas han realizado un trabajo enorme a la hora de incorporar la tecnología en sus procesos de trabajo diarios, y vemos cómo las herramientas digitales colaborativas han sido claves a la hora de hacer que nuestros proyectos y empresas continúen su actividad.

El trabajo en remoto, la conciliación, la gestión de la incertidumbre y la digitalización son algunas de las palancas que van a seguir en auge.

A la hora de trabajar la transformación cultural de las organizaciones me gusta comenzar por dos puntos y un eje que nos sirven de ruta para dar los pasos acordes a lo que queremos conseguir.

La cultura del crecimiento es singular y personalizada

Ninguna organización, empresa o persona es igual a otra, podemos hallar similitudes entre ellas, pero toda la gestión del cambio va a requerir de estrategias individuales. Esto nos lleva a encontrar una solución específica para cada una de las mismas.

El primer paso, quizás es el más obvio pero uno de los más complejos a la hora de llevarlo a cabo, es el análisis. Esta fase requiere de reflexión, pensamiento crítico, diálogo y, en definitiva, de tiempo.

Es en este momento en el que tenemos que conocer nuestro punto de partida con respecto a varios factores, y aquí añado alguno de ellos y algunas preguntas relevantes:

  • El mercado: en qué situación está, cómo es el impacto de la crisis, riesgos, oportunidades, players más influyentes, posicionamiento….
  • Estrategia que perseguimos: evaluar si es válida o no, qué nos funciona, dónde debemos poner foco, previsión de la cuenta de resultado, etc.
  • Clientes y la relación con los mismos: ¿Necesitamos afianzar la relación? ¿Conocemos bien la opinión de nuestros clientes sobre nuestro producto o servicio? ¿Les tenemos en cuenta a la hora de innovar y buscamos nuevas soluciones teniendo en cuenta el criterio de los mismos? ¿Mantenemos relaciones de confianza?.
  • Accionistas, proveedores, colaboradores: ¿Somos conscientes de la situación e intereses de cada uno de ellos? ¿Estamos alineados con respecto a la visión de nuestro negocio?…
  • Cultura y organización: ¿Qué aspectos marcan nuestra cultura actual? ¿Están en activos nuestros valores? ¿Cómo tomamos las decisiones? ¿Qué tipo de organización tenemos? ¿Son claros los procesos de trabajo? ¿Qué herramientas son claves para el desempeño de nuestra actividad? ¿Cómo es el flujo de la comunicación en nuestra compañía? …
  • Personas: ¿Conocemos realmente a nuestros equipos?¿Sabemos lo que es importante para cada una de las personas de nuestra organización?¿Qué es lo que más valoran de trabajar en esta compañía o proyecto?¿Cómo se sienten con respecto al proyecto?¿Qué nivel de conocimiento tienen para seguir creciendo en la organización?¿Son autónomas para desempeñar su trabajo? ¿Está el aprendizaje continuo en nuestra estrategia de negocio?¿Cómo nos medimos?

El paso dos debe ser un paso más inspiracional, el que provoca ilusión y energía para el cambio. Nueva cultura organizativa y gestión de la eficacia. En definitiva, ¿Qué queremos conseguir y cómo? Sin olvidarnos nunca de nuestro porqué.

Uno de los errores más comunes en este paso es pensar que todos conocemos este punto, que lo vemos de la misma manera y que es cristalino para todas las personas de la organización. Es aquí donde debemos invertir tiempo y poner el foco. La visión debe de ser compartida por todos y tenerla presente en nuestro día a día.

Un gran ejercicio es el de generar espacios para trabajar esta visión con nuestros equipos, hacerles partícipes activos del cambio e ir midiendo el impacto de nuestro trabajo para, de nuevo, ir analizando los avances y seguir afianzando el camino.

De la transformación cultural de innovación a una de crecimiento

Os comparto estos ejes claves para visualizar nuestro punto de partida y hacia dónde queremos llegar. A través de ellos, podremos elaborar nuestras hojas de ruta particulares y establecer prioridades para comenzar a trabajar nuestra cultura organizativa: Visión Compartida (Alineamiento) y Autonomía.

Es conocido el modelo que desarrolló Spotify cuando introdujo la metodología Agile y diseñó todo el cambio organizativo de Squads (equipos autónomos) y Tribus (equipos de equipos). Podrás encontrar muchos factores del modelo de negocio de Spotify en la Empresa Invencible. Pero más allá de este modelo, están los pilares para que una compañía pueda escalar y evolucionar hacia una cultura de innovación.

Por un lado, está la importancia de compartir la Visión de compañía (da lo mismo el tamaño que tenga la empresa): la comunicación sigue siendo clave.

¿Qué estáis haciendo en vuestras empresas para continuar unidos? Lanzo esta pregunta para invitar a la reflexión.

Sin duda, el trabajar en remoto o deslocalizados está siendo un grandísimo avance para permitir que los negocios sigan adelante e incluso adquiriendo nuevas formas de trabajar que van a continuar tras esta crisis. Pero lo cierto es, que nos metemos aún más, si cabe, en el corto-placismo, en el estrés del día a día, en ir corriendo para después, con la excusa de no parar de trabajar, tratar de ser más eficaces y productivos… dejando de lado el conectar con los demás.

Por el momento el impacto de esta forma de trabajar donde priorizamos los plazos, las entregas inmediatas y la urgencia, hace que no dejemos espacio a la reflexión y sobretodo al compartir conocimiento con los demás miembros de la organización. Por supuesto que estamos conectados, si queremos localizamos a cualquiera de nuestros/as compañeros/as, pero ya no es de forma natural y espontánea. Ahora debemos agendar tiempos concretos para conectar con personas y esto, en el fondo, tiene muchísimo valor.

Conéctate como mínimo 30 minutos con alguien de tu organización con la que no trabajas

Algo que aconsejo es que, mínimo a la semana, puedas conectar 30 minutos con alguna persona de tu organización con la que habitualmente no trabajas, simplemente para saber cómo está, cómo se encuentra y en qué la puedes ayudar. De igual modo, si no estás trabajando y estás en momento de búsqueda, es aún más importante mantener tu red de contactos activa y acercarte a personas que son importantes para ti.

De todo ello vuelven a nacer ideas, proyectos de colaboración o incluso el hecho de saber que seguimos ahí, lo cual ya merece mucho la pena.

En cuanto a la Visión, ahora sabemos que los cambios son impredecibles y que debemos estar lo más preparados que podamos. Para ello, es fundamental que todas las personas de la organización sepan hacia dónde vamos, cuáles son los objetivos que se persiguen y sobretodo cual es el verdadero valor que aportamos a nuestros clientes/usuarios. Todo esto nos va a permitir, no sólo fomentar el sentido de pertenencia a la compañía, sino que las personas van a conocer su aportación de valor y el sentido que tiene el trabajo que realizan. Es como el ejemplo de aquellos albañiles donde uno dice que está poniendo ladrillos y otro dice que construye catedrales.

La visión se comparte generando espacios

Para compartir visión debemos generar espacios: por un lado, compartir visión global; por otro dejar espacios para compartir proyectos (aprendizajes y resultados), así como para dar y recibir feedback. Y sobretodo, dar visibilidad a las personas que trabajan en los equipos y que sean ellos los que también lideren la comunicación.
Dentro de este apartado hay que diferenciar entre comunicación estratégica/formal y comunicación informal y de conexión. Esta última enfocada a mantenernos unidos y poder compartir más allá del trabajo.

Y en cuanto a la Autonomía, lo estamos viviendo. Trabajamos con herramientas digitales que nos permiten la colaboración directa, la conexión, e interactuamos de forma eficaz gracias a ella.

Pero la autonomía no va dirigida exclusivamente a dotar a las personas de las herramientas adecuadas, sino que va sobre todo de confianza, de dejar hacer, de construir espacios donde las personas puedan crecer y expresarse libremente. Va de saber delegar, de decir lo que se quiere conseguir, fijar objetivos claros y acompañar.

El papel de la Autonomía en la transformación Cultural

El liderazgo que se necesita hoy es un liderazgo que desarrolle la autonomía de las personas y que las haga crecer. Implica dejar que los demás brillen.

¿Cuántos modelos de compañías conocéis, que contando con un equipo extraordinario, les dicen el cómo deben hacer las cosas sin escuchar nuevas propuestas e ideas? ¿Cuántos pensamos que es mejor hacer el trabajo uno mismo en vez de delegarlo y enseñar a otros a que lo hagan?.

De nuevo, el factor del tiempo. Es importante que seamos líderes que enseñen, que dediquen tiempo al equipo y sobretodo a seguir aprendiendo y formándose juntos.

La autonomía va también ligada al aprendizaje, ya no valen los planes de aprendizajes iguales para todos, va de elaborar rutas personalizadas de carrera conforme a lo que la persona necesita y quiere, alineando estos planes con la estrategia de nuestro negocio.

Comparto el esquema de Spotify para finalizar este artículo, simplemente como ejercicio personal para que puedas situarte dentro de este esquema, ya sea a nivel personal (cuánto conoces de la visión y objetivos de tu organización) o de autonomía (qué nivel de autonomía tienes o consideras que hay en tu compañía), para que desde ahí puedas trabajar en acciones concretas que te ayuden a caminar hacia una verdadera Cultura de Crecimiento.

Autor: María Alvarez de Linera

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo

Economía

Bolivia: producirá diésel renovable con una inversión de $us 250 millones

Publicada

el

Por

Con una inversión de 250 millones de dólares, Bolivia ingresará en la producción de diésel renovable, que contribuirá a dinamizar la economía y a reducir los niveles de contaminación ambiental, sostuvo el presidente Luis Arce Catacora.

YPFB y el Gobierno dan inicio al proyecto pionero de producción de diésel renovable en Bolivia con una nueva planta ubicada en la refinería Guillermo Elder Bell de Santa Cruz.

En el mediano plazo, Bolivia será el primer país que producirá diésel renovable en la región, con la particularidad que se utilizará este combustible directamente en los motores, sin necesidad de mezclarlo con diésel convencional.

La noticia se dio a conocer en el marco del lanzamiento del Proyecto de Diésel Renovable, en Santa Cruz, que contó con la presencia del presidente Luis Arce Catacora, el ministro de Hidrocarburos, Franklin Molina, el presidente de YPFB, Wilson Zelaya y otras autoridades nacionales, departamentales y locales, además de invitados especiales, y que fue transmitido en directo por canales televisivos y digitales.

Gracias a la implementación de tecnología de punta, Bolivia producirá diésel renovable a partir de aceites vegetales y la reutilización de los desechados y grasas animales, en el marco del megaproyecto que se ejecutará según el plan de gobierno 2020-2025 del presidente Luis Arce que garantiza la seguridad energética del país.

“La apuesta convertirá a Bolivia en el primer país de Sudamérica en producir diésel renovable de alta calidad que será utilizado en el parque automotor, con lo que contribuiremos a los objetivos del gobierno de cuidar el medio ambiente. Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos implementará la Planta de Diésel Renovable (HVO) destinada a la producción de energía limpia de manera responsable y respetuosa con nuestra Madre Tierra” mencionó el ministro Molina en su intervención.

La Planta de Diésel Renovable estará ubicada en la Refinería Guillermo Elder Bell de Santa Cruz y necesitará una inversión aproximada de 250 millones de dólares. En el 3er trimestre del presente año, se estima lanzar la convocatoria pública para la contratación de una empresa que lleve a cabo la ingeniería, procura, construcción y puesta en marcha de esta nueva planta que comenzará a operar en el último trimestre del 2024.

Esta planta producirá aproximadamente 9.000 barriles de diésel renovable por día y transformará el aceite crudo, óleos usados y sebo en Aceites Vegetales Hidrotratados (por sus siglas en inglés HVO) también conocido en el mercado mundial como Diésel Renovable.

En el evento se mencionó que la economía nacional será dinamizada con la puesta en funcionamiento de la Planta, ya que será necesario el apoyo de la empresa privada y el emprendimiento empresarial para dotar al sector de servicios claves en el proceso de recolección de aceites usados y grasas animales, así como el cultivo de especies como la Jatropha y la Palma base del aceite vegetal.

El diésel renovable de segunda generación se utiliza en todo el mundo de manera directa en vehículos que usan este tipo de combustible sin la necesidad de mezclarlo con aditivos o realizar modificaciones al motor.

Además, entre sus ventajas está la reducción de dióxido de carbono con lo que se contribuye a disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero.

“Nuestro carburante producido en la planta, será de calidad superior al convencional pues se elaborará con los mayores estándares internacionales. Los motores de nuestros consumidores se verán beneficiados con este biocombustible por su alto índice de cetano y bajo porcentaje de azufre, entre otros” mencionó el presidente de YPFB, Wilson Zelaya.

Fuene: diario

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo

Economía

BCB: las RIN alcanzará para siete meses importación

Publicada

el

Por

El Banco Central de Bolivia (BCB) informó que pese al descenso, el nivel de las Reservas Internacionales Netas (RIN) es óptimo y alcanzan para cubrir más de siete meses de importación de bienes y servicios, y se augura una recuperación en los siguientes meses.

Según el BCB, la perspectiva para los próximos meses es de un incremento y recuperación de las RIN por un mayor superávit comercial y flujo de remesas.

“Al 23 de febrero de 2021, las Reservas Internacionales Netas (RIN) de Bolivia alcanzaron la suma de 4.890 millones de dólares, nivel adecuado que permite cubrir más de siete meses de importación de bienes y servicios”, precisó el BCB en respuesta a un cuestionario enviado por Página Siete a la institución.

Según el BCB, este indicador está por encima y con un amplio margen sobre el umbral de referencia internacional que exige un mínimo de tres meses.

Eso significa que los indicadores de cobertura en meses de importación de bienes y servicios están por encima de los umbrales internacionalmente aceptados, remarca el BCB.

Por otra parte, la entidad señaló que las RIN cubren seis veces los pasivos de deuda externa de corto plazo, “siendo una vez el referencial para este indicador (Guidotti-Greenspan)”. Por lo cual no existe ninguna dificultad.

A febrero de 2021 las reservas internacionales alcanzan a un 12,8% del Producto Interno Bruto (PIB).

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad
...

Facebook

Destacado