Conecta con Minuto5

Video

La adaptación de ‘The Sandman’ para Netflix, la historia de un proyecto que parecía imposible

Publicada

el

Desde hace tiempo, la reputación de Neil Gaiman está ya bien establecida. El autor de Hampshire se ha ganado un lugar de culto en el mundo de los cómics y en la literatura. Uno de sus títulos clave es, claro: The Sandman, una serie de cómics publicados por Vertigo entre 1989 y 1996.

The Sandman está conformada por 75 números, aunque se han publicado números especiales y tomos adicionales en tiempos posteriores a su publicación regular. Lo cierto es que se trata de una obra que desde entonces ha cultivado un gran público e innumerables veces se ha querido llevar a las pantallas. Sin embargo, parece que por fin eso será una realidad, ya que Gaiman se encuentra trabajando en la adaptación a serie para Netflix.

En junio de 2019 se anunció que The Sandman sería adaptada como serie y que se haría de la mano del mismísimo Neil Gaiman. Además, se anunció que Allan Heingerg (Wonder Woman y Grey’s Anatomy) sería el showrunner, mientras que Gaiman sería escritor y productor ejecutivo.

El día que Gaiman pidió no adaptar ‘The Sandman’

Como decíamos líneas arriba, la tentativa de adaptar los míticos cómics de Gaiman siempre ha estado presente desde que fue publicada esta historia fantástica mezclada con mitología clásica y horror. Pero en una ocasión fue el propio autor el que pidió no realizar una adaptación de su obra.

Se dice que en 1990, Neilg Gaiman acudió a Warner Bros., el estudio que tiene los derechos de la obra, y pidió no adaptar The Sandman. Según la anécdota, el autor se lo pidió a Lisa Henson, ejecutiva de los estudios. Ante la sorprendente petición de Gaiman ella le contestó: “Nunca nadie había venido a mi oficina a pedir algo así”. Y es que para entonces la publicación apenas había comenzado, así que para Gaiman era importante trabajar en su historia sin la presión de una adaptación de la misma. No obstante, las cosas han cambiado y la adaptación para Netflix ya está en marcha. Eso sí, llegar aquí implicó un largo camino.

Una adaptación “imposible”

Si desde 1990 los intentos por realizar adaptaciones de The Sandman ya eran una realidad, con el paso del tiempo las cosas no fueron diferentes, sobre todo porque el título se convirtió en una referencia obligada en el mundo de la literatura. Neil Gaiman explicó que, en diversas ocasiones, vio propuestas de guiones para adaptar dicha obra, sin embargo, encontraba un problema: el presupuesto. Y es que, como lo recuerda el propio autor, se trata de un título que sería clasificado para adultos (R-rated) y nadie estaría dispuesto a financiar una película con 100 millones de dólares con esa clasificación. Simplemente las cuentas no salían, al menos no en décadas anteriores a la actual.

Un intento más por adaptar The Sandman, pero que finalmente se canceló, fue en el que participaba Joseph Gordon Levitt y el guionista oscarizado Eric Heisserer. Las famosas “diferencias creativas” hicieron que ambos abandonaran el proyecto. Pero en 2019, a treinta años de la aparición del cómic de Gaiman, por fin comenzó a materializarse este ambicioso proyecto.

Eso sí, The Sandman no solo será una serie para Netflix, también fue adaptada como audiolibro para Audible. Tendrá un reparto espectacular: Taron Egerton, James McAvoy, Michael Sheen, Samantha Morton y el mismísimo Gaiman como el narrador. Este será publicado el próximo 15 de julio de 2020.

La producción se detiene (momentáneamente)

Para la serie que prepara Netflix tendremos que esperar un poco más. Gaiman declaró hace poco que la serie va bien, que la primera temporada contará con 11 episodios y se basará en el arco Preludios y Nocturnos. Solo que la adaptación sí se vio afectada por las medidas sanitarias por la pandemia. El autor declaró al respecto:

Va muy bien, excepto que está hibernando ahora mismo hasta que la gente empiece a hacer televisión de nuevo. Los guiones de la primera temporada están escritos, el casting ha comenzado, los directores han sido contratados, los decorados se están construyendo. Todo estaba listo para entrar en producción, y luego nos pusimos en una pausa. Tan pronto como el mundo esté listo para hacer un drama televisivo, ‘Sandman’ se moverá para volver a producirse. Mientras tanto, estamos aprovechando la oportunidad para conseguir que los guiones sean tan buenos como podamos.

El gran éxito de Neil Gaiman en televisión

Por último, no debemos olvidar que otros títulos del autor británico han tenido adaptaciones maravillosas para televisión. Una de ellas es la realizada por Starz: American Gods y la de Amazon Studios: Good Omens, protagonizada por Michael Sheen y David Tennant. No hay fecha de estreno de The Sandman, ni noticias del fichaje que Gaiman asegura ya esta hecho. De cualquier forma estaremos atentos. Mientras tanto, podemos disfrutar del audiolibro. Acá el tráiler:

Let’s block ads! (Why?)

Publicada originalmente en: Ir a la fuente
Autor: Vonne Lara

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo
Publicidad
Loading...

Video

Rocksteady, creadores de ‘Batman Arkham’, están trabajando en un juego de ‘Suicide Squad’

Publicada

el

En años recientes se ha hablado muchísimo sobre el nuevo rumbo que tomarán los videojuegos de DC tras el éxito de la saga Batman Arkham. Hemos visto innumerables reportes y filtraciones, sin embargo, hoy finalmente Warner Bros. Interactive Entertainment comenzó a dejar atrás su secretismo. La compañía confirmó uno de los rumores más sonados: Rockteady Studios, responsables de los últimos títulos del hombre murciélago, se encuentra trabajando en un juego de Suicide Squad.

A través de su cuenta de Twitter, Rockteady compartió una imagen que ya no deja lugar a la especulación. La ilustración muestra a Superman de espaldas con el logo de Suicide Squad apuntando a su cabeza. ¿Será el hombre de acero uno de los “villanos” del título? Lo sabremos muy pronto. El nuevo proyecto se presentará por todo lo alto durante el DC FanDome, el esperado evento digital que tendrá lugar el sábado 22 de agosto.

Es una de las celebraciones más esperadas por los fans de los superhéroes. Más allá del anuncio del juego de Rocksteady, se esperan novedades relacionadas con las nuevas películas de la casa de cómics, incluyendo el largometraje de Suicide Squad a cargo de James Gunn (Guardianes de la Galaxia). Parece que Warner pretende que el grupo de antihéroes sea uno de los mayores protagonistas de su evento. Es un hecho que veremos avances de ambas propuestas.

No obstante, Suicide Squad no sería el único videojuego de DC en camino. Hace algunos meses te dimos a conocer que, según la información de Kotaku, Warner planeaba revelar el nuevo título de Batman durante el E3 2020. Debido a que la pandemia del coronavirus ocasionó la cancelación del evento californiano, ahora es probable que también se presente en el DC FanDome. Su historia estaría centrada en la Corte de los Búhos, una famosa organización criminal de Ciudad Gótica.

Si Rocksteady está desarrollando Suicide Squad, ¿quién lidera el proyecto de Batman? Por las pistas que se han revelado en meses recientes, todo indica que Warner Bros. Montreal es el estudio responsable. Algunos miembros del equipo creativo publicaron imágenes de un evento interno en las que claramente se podía apreciar a asistentes con máscaras de búhos. Además, otros miembros del estudio se han tomado fotos junto al logo de Batman. El 22 de agosto saldremos de dudas.

Let’s block ads! (Why?)

Publicada originalmente en: Ir a la fuente
Autor: Ebenizer Pinedo

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo

Video

El último clavo en el ataúd del cine tradicional

Publicada

el

Hace unos días, se hizo viral el video en el que puede verse al dueño de un cine independiente francés, destrozando un póster de Mulan (2020, Niki Caro) de Disney Plus, una vez que se hizo pública la noticia que la película llegaría directamente al servicio por suscripción streaming. Gerard Lemoine, el preocupado propietario del local insistió en que el clip y en las entrevistas que ofreció después que la estrategia de la factoría del Ratón Mickey era sin duda “devastadora y muy grave” para los cines no sólo en Francia, sino a nivel mundial.

¿Lo es? En realidad, si tomamos en cuenta que la mayoría de los dueños de cine esperaban que el estreno conjunto de Tenet de Christopher Nolan y Mulan pudieran permitir una reapertura limpia de numerosos cines a pequeños y sin relación con las grandes cadenas, podría decirse que no sólo la decisión de Disney pone en jaque el futuro del cine como lo conocemos a mediano plazo sino además, cuestiona seriamente la capacidad de los locales que subsisten gracias a las programaciones anuales de estrenos para sobrevivir a la pandemia.

Deadline recoge buena parte de las reacciones a nivel del mercado estadounidense, para quienes la decisión ha sido un considerable mazazo, tomando en cuenta que se esperaba que la llegada a la gran pantalla de Tenet pudiera de una forma u otra, contribuir a la idea que el cine puede enfrentarse a la situación de emergencia sanitaria que atraviesa el país. El dueño de un Dine — in (la combinación entre cine y servicio de comida rápida), apunta a que la mayoría del ramo, está convencido que Disney sólo intenta salvaguardar sus ganancias, sin compartir los beneficios del estreno de Mulan con el resto de la cadena de distribución y proyección que sostiene de una forma u otra, la industria. “Piénsalo bien: si el 10% de sus suscriptores compra ‘Mulan’, Disney hace 181 millones de dólares. Si el 50% alquilan ‘Mulan’, ¡son 906 millones! ¡Es dinero que Disney se queda íntegramente!” expresó la fuente, que no quiso revelar su nombre.

Por supuesto, no le falta la razón: si se lleva a cabo un análisis, Disney no necesita correr el riesgo de estrenar Mulan en condiciones que podría poner en riesgo sus ganancias y que además, estarían en medio de una complicada red de probabilidades en la que la compañía tendría todas las de perder. ¿Qué ocurriría si Mulan llega a los cines y debiera ser retirada en mitad de un repunte de la pandemia? En EEUU la curva de contagios no hace más que aumentar y es evidente que la situación se hace cada vez más confusa y en general, dura, para buena parte de las salas de cine que no dependen de una red central.

Además, está el hecho que la reapertura implicará medidas extraordinarias que disminuirán las posibilidades de Mulan de recuperar la inversión: las funciones serán espaciadas — para permitir la desinfección de salas -, además que no en días consecutivos. Tampoco tendrán el mismo número de asistentes debido al retiro de butacas y si a esto contamos, el hecho que las encuestas sugieren que el público no volverá de inmediato a las salas por temor al contagio, queda claro que la posible exhibición de la película podría correr el riesgo de convertirse en un golpe financiero que Disney no estaría dispuesto a afrontar de inmediato.

Mulan: un precio alto

También, está el hecho, que Disney parece estar asegurándose que su película sea un éxito, cual sea su calidad, además de beneficiar con su llegada a la plataforma de Disney Plus, que en la actualidad atraviesa un periodo complicado de estrenos. Combinadas ambas cosas, convierten la decisión en algo evidente y necesario a pesar de su aparente crueldad. Con casi 85 millones de suscriptores alrededor del mundo, que al menos 20% del público adquiera la película (que se venderá a un precio de $29,99) convertiría a la película en un éxito.

Los precedentes no faltan: Universal logró un fenómeno semejante a finales de abril, cuando recaudó 100 millones de dólares en tres semanas gracias al estreno VOD de ‘Trolls 2: Gira Mundial’, una cifra que según The Wall Street Journal es muchísimo mayor a lo que podría esperarse de sus ganancias brutas en la sala de cine.

Para Eric Handler, de la consultora de mercado estadounidense MKM Partners, se trata además de una decisión a futuro que Disney contempla, en medio de la incertidumbre y la incapacidad de buena parte del mercado de predecir el comportamiento pospandémico en la industria cinematográfica. “Definitivamente, es una señal de los tiempos en que vivimos. Disney ha sido el mayor defensor de la ventana cinematográfica durante los últimos años, y saben cómo aprovechar al máximo todas las ventanas. Tendremos que ver qué ocurre. Cuanto más exitosos sea, más tendrán que pensar en el servicio de streaming como su propia plataforma VOD.

Todo esto ocurre, mientras las acciones de Disney han caído un 19% debido al cierre de parques y todo lo relacionado a su incapacidad para llevar a cabo su apretada agenda de estrenos el año. Para la compañía, la posibilidad de un fracaso de taquilla, sería impensable y mucho menos en condiciones económicas complicadas que sostienen de una manera u otra, la concepción del cine entretenimiento a bajo costo. De modo que Mulan podría ser una medida especial para recuperar liquidez de forma inmediata y además, dejar claro que la plataforma estreaming de Disney, es una opción viable para el llamado cine virtual.

¿Será Mulan un caso único o se unirán a la medida el resto de los estrenos del estudio? Sólo queda esperar.

Let’s block ads! (Why?)

Publicada originalmente en: Ir a la fuente
Autor: Aglaia Berlutti

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo

Video

Snow Cruiser, el gigante que quería conquistar la Antártida

Publicada

el

¿Cuál es el vehículo de mayor tamaño que has visto en tu vida? ¿Un cohete espacial? ¿Un barco transatlántico? ¿Uno de esos camiones gigantescos que se emplean en minas en todo el mundo? En esta lista seguramente puedas incluir el Snow Cruiser, o mejor dicho, el Antarctic Snow Cruiser.

Tan difícil de definir que se le llama vehículo o medio de transporte, sin entrar en si podríamos considerarlo un camión, el Snow Cruiser medía 17 metros por 6 metros. Su peso, 34 toneladas, y en cuanto a sus ruedas, medían entre 3’7 y 4’9 metros en función de si estaban retraídas o desplegadas. Lo curioso es que dentro tan sólo cabían cinco personas.

Como su nombre indica, el Antarctic Snow Cruiser era una joya de la ingeniería que tenía un plan ambicioso: circular por la Antártida pese a sus duras condiciones. A saber: hielo, nieve, frío, vientos constantes… Sin embargo, este vehículo que debía hacerse con el continente más frío del planeta, sucumbió a las condiciones extremas hasta el punto de desaparecer bajo la implacable nieve.

Estados Unidos en la Antártida

La Antártida es un continente de 14 millones de kilómetros cuadrados. Es el continente más frío y el situado más al sur del planeta. Hasta el punto que coloquialmente lo llamamos polo sur. No sólo es frío. También es seco y ventoso. Vamos, que tiene todas las condiciones opuestas a facilitar la vida. Con todo, cuenta con vegetación y algunos animales, en su mayoría algas, bacterias, ácaros y otras criaturas diminutas.

En cuanto a su población humana, básicamente se compone de investigadores científicos y demás profesionales que apoyan a estos en sus labores. Aunque no hay cifras actuales, a finales del siglo XX, Estados Unidos era el país con más población tenía allí, seguido de Chile, Argentina y Rusia. En total, casi treinta nacionalidades distintas. Y 40 bases científicas, con fecha de 2014.

Publicaciones sobre Snow Cruiser

Pero viajemos hasta 1939. Entre ese año y 1941 se realiza la conocida como tercera expedición antártica de Byrd, más popular por Expedición del Servicio Antártico de los Estados Unidos. Byrd se refiere a Richard Evelyn Byrd, oficial de la Marina y explorador estadounidense que encabezó tres expediciones a la Antártida entre 1928 y 1940. Y aunque las dos primeras fueron sufragadas por él mismo y, especialmente, por donaciones privadas, la tercera tuvo también la ayuda del gobierno estadounidense.

Además de ser una empresa con aportaciones públicas y privadas, esta tercera expedición tendrá otra particularidad. El uso de un vehículo pocas veces visto con anterioridad, una mole de 34 toneladas llamada Antarctic Snow Cruiser, si bien también será conocida de manera informal como Pingüino o Tortuga.

El responsable de que exista el Snow Cruiser es Thomas Poulter, segundo al mando en la segunda expedición a la Antártida de Byrd. En esa expedición, de 1934, Poulter vio las duras condiciones del lugar hasta que en 1939 inició la construcción de un vehículo que pudiera sortear las dificultades climatológicas y orográficas de la Antártida.

Un proyecto de 300.000 dólares

Para construir el Antarctic Snow Cruiser, Poulter se unió a la Research Foundation of the Armour Institute of Technology, o para entendernos, la Fundación de investigación del Instituto armado de tecnología, una institución privada con sede en Chicago. La Fundación se hizo cargo del coste y de la construcción, que duró once semanas, entre agosto y octubre de 1939. Según estimaciones, el coste total fue de 300.000 dólares de la época.

Tras un percance durante el transporte del vehículo entre Chicago y Boston, el Snow Cruiser llegó a la Antártida, a bordo del Estrella del Norte, como parte de la expedición antes mencionada. Y como si el incidente durante su transporte fuera un mal presagio, en cuanto el vehículo pisó suelo antártico todo se fue torciendo poco a poco.

Snow Cruiser viajando por Estados Unidos
Fuente: Boston Public Library / Leslie Jones Collection

Sobre plano, y por las imágenes que podemos ver, el Snow Cruiser es un vehículo todoterreno que parece imparable incluso con las extremas condiciones de la Antártida. Pero en la práctica, las cosas no son tan simples.

Primero. Para descargar el Snow Cruiser se necesitó una rampa especial. Una vez en tierra, una de las ruedas se rompió. Otro problema, las ruedas eran lisas, por lo que se movían con gran dificultad por la nieve, donde se necesitan neumáticos con rodaduras complejas. La primera solución, como se hace hoy en día en carreteras nevadas, fue usar cadenas entorno a las ruedas. Pero esto impedía que se movieran con libertad, así que se optó por conducir el vehículo hacia atrás. Al parecer, así las ruedas se movían mejor por la nieve al contar con más tracción.

La Segunda Guerra Mundial

Ninguna expedición ha estado libre de problemas como los que se encontró el Antarctic Snow Cruiser. Y aunque pudiera parecer que esos inconvenientes hicieron naufragar la expedición, nada más lejos de la realidad.

Aunque el Snow Cruiser tuvo que deambular marcha atrás durante unos 148 kilómetros, ayudó a la expedición en sus tareas científicas de medición y experimentación. Con todo, la historia fue la que le dio la estocada a este monstruo de la ingeniería, y para ser más concretos, la Segunda Guerra Mundial.

Snow Cruiser en acción
Fuente: C.C. Shirley / United States Antarctic Service

Recordemos que el proyecto nace en 1939. Más concretamente, en agosto de ese año se inicia la construcción del vehículo. Al mes siguiente, Alemania invade Polonia e inicia lo que los historiadores han llamado Segunda Guerra Mundial. Por el momento, Estados Unidos se mantiene al margen. No es hasta diciembre de 1941 que Estados Unidos declarará la guerra a Japón, tras el incidente de Pearl Harbor. A los pocos días, los aliados de Japón, Alemania e Italia, declararán también la guerra a Estados Unidos.

Así pues, el grifo de dinero público se cerrará ante las necesidades bélicas del momento. Como consecuencia, la expedición deberá pararse. Y como consecuencia, el Snow Cruiser se quedará en la Antártida frente a los costes que supondría devolverlo a Estados Unidos.

Perdido y encontrado

El Antarctic Snow Cruiser permaneció bajo la nieve durante unos años, olvidado por el mundo. No fue hasta 1946 que fue descubierto por una expedición militar bajo lo que se conoció como Operación Highjump, que entre 1946 y 1947 quería entrenar a personal de la Marina y experimentar con su tecnología y técnicas militares en condiciones de bajas temperaturas. La Guerra Fría ya estaba en marcha, si bien en este caso lo de “Fría” no tenga nada que ver con la meteorología de la Antártida.

Al parecer, cuando encontraron el Snow Cruiser en 1946, todavía podía funcionaba. Simplemente era necesario hinchar las ruedas y algunas reparaciones menores. Con todo, el propósito de esa expedición no era rescatar el vehículo, así que ahí lo dejaron.

Snow Cruiser sepultado
Fuente: United States Antarctic Service

En 1958, una expedición internacional descubre de nuevo el Snow Cruiser, sepultado bajo toneladas de nieve. El vehículo seguía como lo dejaron, pero tampoco fue rescatado en esa ocasión, ya que por aquel entonces los sistemas mecánicos y eléctricos ya no funcionaban.

Desde entonces, no se ha vuelto a saber nada de este vehículo todoterreno. Si bien se rumoreó durante años que la Unión Soviética se había hecho con el Snow Cruiser, no hay pruebas de ello, y la tecnología posterior ha mejorado las prestaciones de este gigante que quería sortear el hielo. Lo más plausible es que el vehículo haya sido engullido por la Antártida. Hay que tener en cuenta que, además de la nieve que cae sobre la superficie, el hielo está en constante movimiento, de manera que a lo largo de los años es más que probable que el Snow Cruiser se haya desplazado e incluso que haya caído en algún agujero o irregularidad en el hielo de la Antártida.

Así pues, del Antarctic Snow Cruiser sólo nos queda el recuerdo y el material gráfico disponible. El recuerdo de cómo la ingeniería ha logrado sortear impedimentos climatológicos y geográficos, con más o menos soltura. Es más, quién sabe si de no haberse producido la Segunda Guerra Mundial, el Snow Cruiser hubiera tenido una vida más larga o incluso hubiera sido sustituido por modelos más avanzados.

Let’s block ads! (Why?)

Publicada originalmente en: Ir a la fuente
Autor: José María López

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad
...

Facebook

Destacado