Conecta con Minuto5

Video

Ciencias del comportamiento para lograr que te pongas la mascarilla

Publicada

el

Autor: Mónica G. Salomone

El señor que abronca al adolescente por no llevar mascarilla (que él lleva con la nariz fuera); el padre y la madre que miran con recelo a esos niños ‘desenmascarados’ junto a su hija (pero que en una terraza olvidan qué es un metro); la señora estricta con las normas (pero que recicla la mascarilla quirúrgica). No es tan fácil hacerlo bien, ni conseguir que se haga.

¿Multas por llevar mal la mascarilla? ¿Por no lavarse las manos? “Muchas de las medidas más importantes ahora no son sancionables”, dice a SINC el sociólogo Luis Miller, del Instituto de Políticas y Bienes Públicos del CSIC.

Entonces, ¿qué? Entonces, ciencias del comportamiento. Esta disciplina a caballo entre la psicología y la economía, alimentada por los trabajos de premios Nobel de Economía como Daniel Kahneman y Richard Thaler, estudia por qué las personas hacemos lo que hacemos y cómo evitarlo o promoverlo.

En esta pandemia la OMS reconoce que las ciencias del comportamiento son clave, sin embargo, en España no se ha hecho suficiente investigación en esta disciplina para diseñar la mejor comunicación de mensajes al público

En esta pandemia la OMS reconoce que las ciencias del comportamiento son clave. “Nuestro éxito depende de que la gente esté informada, deseosa y con la capacidad de cumplir las medidas de salud pública”, dijo ya en abril Hans Henri P. Kluge, director regional de la OMS para Europa.

Muchos países han buscado apoyo en las ciencias del comportamiento con varios propósitos, desde fomentar las medidas de higiene hasta animar a los ciudadanos a descargarse apps de seguimiento de contactos.

En España, sin embargo, esta disciplina aún no ha tenido su oportunidad. Para Pedro Rey Biel, experto en economía del comportamiento en ESADE, “no se ha hecho suficiente investigación” para definir la mejor comunicación al público, dice a SINC. Igual que en las campañas de publicidad, “uno de los problemas es encontrar el mensaje exacto en cada caso, y vale la pena invertir dinero en encontrarlo”.

El dinero no lo es todo

La cosa tiene su miga, recuerdan Rey Biel y Miller. Se trata de promover medidas que tienen coste personal —las mascarillas molestan, es difícil mantener la distancia— y cuyos beneficios no se sienten de manera inmediata —tu mascarilla, sobre todo, protege a los demás—. Además, su eficacia depende de que mucha gente las adopte, y —como en el caso de las vacunas— aparece la figura del gorrón: individuos que no se comprometen, pero se benefician del buen comportamiento ajeno.

También hay que consolidar los hábitos, sobre todo cuando el pico de la pandemia ha pasado y los ciudadanos no sienten el riesgo como inmediato. Y evitar que el foco en una de las medidas, quizás la más costosa, haga olvidar otras o genere una falsa sensación de seguridad. Las mascarillas son importantes pero lavarse las manos es insustituible.

En la teoría económica tradicional, los hilos de marioneta invisibles que tiran de nosotros están hechos de dinero: son los impuestos o las multas; pero no funcionan para fomentar conductas altruistas como la donación de sangre

Las ciencias del comportamiento deberían dar ideas sobre cómo conseguir los objetivos, identificando la miríada de factores que, a menudo sin que nos demos cuenta, influyen en nuestras decisiones. En la teoría económica tradicional, estos hilos de marioneta invisibles que tiran de nosotros en un sentido u otro están hechos de dinero: son los impuestos o las multas. Pero “el dinero no lo es todo”, recuerda Rey Biel.

Con los donantes de sangre, por ejemplo, no funciona. Es más, “si les pagas, destruyes su motivación principal, que es lo bien que se sienten al hacer algo bueno por los demás”, apunta este economista. En cambio sí sirve regalar un broche, que hace posible la recompensa en forma de reconocimiento social.

Humor (y más) para promover medidas

Cass R. Sunstein, director del departamento de Economía del Comportamiento y Políticas Públicas de la Universidad de Harvard (EE UU), ha creado un acrónimo para la receta —en términos generales— que deberá guiar el mensaje sobre el comportamiento de los ciudadanos durante la pandemia: FEAST, traducible como fiesta o banquete.

EAST era ya un acrónimo conocido en el área: E para fácil en inglés; A de atractivo; S de social; y T de tiempo. EAST fue acuñado hace unos años por investigadores pioneros en poner las ciencias del comportamiento al servicio del Gobierno, los británicos del Grupo de Ideas sobre el Comportamiento o BIT (Behavioural Insights Team).

Lo que quiere decir es que para los ciudadanos debe ser fácil seguir las indicaciones —poder comprar mascarillas en todas partes y muy baratas—; que los carteles con mensajes deben ser atractivos; que el comportamiento promovido debe ser reforzado socialmente; y que hay que pensar bien el momento en que se lanza la campaña.

“Los dirigentes pueden transmitir optimismo, sensación de unidad y esperanza, en lugar de desesperanza, enfado, división y miedo”, escribía Sunstein

Sunstein ha añadido la F de fun, divertido, algo que a menudo se pasa por alto pero que en su opinión es importante para los humanos. En un artículo de opinión para Bloomberg recuerda un experimento de la Universidad de Stanford para promover el consumo de verdura: las etiquetas informativas sobre beneficios para la salud lograron un aumento del 14 % en el consumo, frente al 24 % atribuible a mensajes que enfatizaban el placer y la diversión.

Una pandemia no es divertida. Pero los dirigentes pueden transmitir optimismo, sensación de unidad y esperanza, e incluir sonrisas en lugar de desesperanza, enfado, división y miedo”, escribía Sunstein a medidos de mayo sin referirse a ningún país en concreto.

Un pequeño empujón

Sunstein publicó en 2009, junto con Richard Thaler, el libro Nudge, traducido al español como Un pequeño empujón, un término que ha conquistado el área. Hace referencia a los estímulos que conscientemente se sitúan en el entorno o en los mensajes a los ciudadanos para guiar sus decisiones.

Algunos son trucos conocidos —las golosinas junto a la caja en el supermercado o la casilla marcada por defecto en el formulario—. Otros son menos obvios y derivan de investigación experimental orientada no a vender un producto, sino a mejorar la educación o la salud de la población.

El éxito internacional de la mencionada BIT británica, creada en 2010 por el psicólogo David Halpern y también llamada ‘Nudge Unit’, puede entenderse como prueba de que la estrategia funciona.

En pocos años la BIT ha logrado desde aumentar en millones de libras la recaudación de impuestos británica y el cobro de multas —con medidas tan aparentemente simples como enviar mensajes de texto personalizados a los deudores o cartas informándoles de que la mayoría de sus vecinos ya habían pagado—, hasta reducir la prescripción de medicamentos innecesarios.

En 2010, en Reino Unido se creó el BIT, o Grupo de Ideas sobre el Comportamiento, con éxitos en cumplimiento fiscal, educación, bienestar y medio ambiente. Ya hay más de 200 oficinas como ella en el mundo, pero no en España

Tras sus inicios como institución perteneciente al Gobierno, en 2014 se estableció como entidad independiente. Se define como “una compañía con fines sociales con oficinas en todo el mundo”, que solo en 2019 trabajó en 31 países.

Es pionera”, explica Luis Miller. “Fue la primera y a partir de ahí se han creado más de 200 en todo el mundo. Del caso británico se puede aprender mucho, empezó como una oficina dentro del Gobierno y más adelante se convirtió en una institución independiente en estrecha colaboración con el poder. Siempre he pensado que en España sería muy necesario”.

Tanto Rey Biel como Miller se extrañan de que no haya BIT en España. “No solo porque sea uno de los pocos países que no la tienen”, dice Miller, “sino porque algunos de los temas que más nos importan como sociedad son los que abordan las Nudge Units: cumplimiento fiscal, educación, bienestar, medio ambiente, etcétera”. Bancos y aseguradores en España —entre otras compañías privadas— sí que cuentan con unidades de nudge.

Durante la pandemia, la BIT británica ha emitido opiniones sobre cómo promover las medidas de higiene o la distancia física. Tratan de basar sus informes en datos cuantitativos. Por ejemplo, un análisis con 363 sensores en varias localidades británicas muestra que las interacciones a menos de dos metros entre peatones se redujeron en un 95 % en marzo, pero para principios de junio ya se acercaban más a la normalidad.

Más investigación experimental en España

En España no se han hecho estudios que midan el seguimiento real de las medidas, aunque sí hay “algunas buenas encuestas sobre apoyo ciudadano” a ellas, indica Luis Miller.

Él ha trabajado con la del Instituto de Estudios Sociales Avanzados IESA-CSIC, ESPACOV, basada en 2.391 entrevistas realizadas entre el 4 y el 11 de abril. Muestran “algunos resultados muy interesantes, como que en ninguna de las medidas típicas de control de la pandemia hay diferencias [en el grado de apoyo] por ideología excepto una: el papel de las fuerzas armadas”.

La economía conductual fue muy importante a principios del siglo en España, se crearon laboratorios y había financiación, pero llegó la crisis de 2008, muchos emigraron y los laboratorios se cerraron”, lamenta Miller

Miller atribuye la falta de estudios conductuales en España a dos razones. Una es la última crisis: “La economía conductual fue muy importante a principios de siglo en España, se crearon laboratorios por todo el país y había financiación, pero llegó la crisis de 2008, muchos economistas conductuales emigraron y los laboratorios se cerraron. Todavía no se ha recuperado”.

Además, fuera del ámbito económico “el resto de científicos sociales en España, también los que se han incorporado a labores en distintos gobiernos, han sido relativamente escépticos con la incorporación de nuevos análisis conductuales”, agrega Miller. “Han preferido seguir utilizando técnicas más tradicionales, como encuestas y entrevistas”.

Ni Miller ni Rey Biel defienden el nudge como solución mágica. De hecho, en el Reino Unido la BIT también ha sido criticada recientemente al atribuírsele un papel en la decisión inicial —luego corregida— de no confinar a la población.

Pero lo cierto es que “todas las grandes instituciones internacionales están incorporando la perspectiva [de las BIT]”, explica Miller. Rey Biel, por su parte, pide más más investigación experimental en España en el área. Por ejemplo, que las campañas, los mensajes, se pongan a prueba con grupos de población elegidos expresamente.

Al reto de la higiene, la etiqueta respiratoria y la distancia social podría añadirse el de lograr que una parte importante de los ciudadanos se instalen una app de rastreo —si finalmente la medida sale adelante—. Lo ocurrido en otros países, como Australia, donde pocos ciudadanos la han descargado, hace prever que no será fácil. Miller cree que sin una buena campaña informativa e incentivos atractivos no se conseguirá.

Let’s block ads! (Why?)

Publicada originalmente en: Ir a la fuente
Autor: Hipertextual (Redacción)

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo
Publicidad
Loading...

Video

Cinco películas y dos series que puedes ver ahora mismo en HULU

Publicada

el

A pesar de algunas dificultades de producción, agosto llega para HULU con una buena oferta de contenido, que de nuevo, refuerza la intención del canal de mostrar un catálogo que no sólo permita disfrutar de estrenos sino también, de una cuidada filmoteca que reúne lo mejor del cine clásico y algunas de las películas más icónicas de los últimos años. También, la plataforma ha dedicado una buena cantidad de inversión a renovar su contenido seriéfilo, que ha crecido en interés y profundidad. Te dejamos una selección de cinco películas y dos series que podrás encontrar en el catálogo del canal en agosto:

The Binge de Jeremy Garelick (2020)

Esta comedia con aires distópicos, ocurre en un futuro indeterminado en que el alcohol y las drogas han sido prohibidas, a excepción de un único día del año. Protagonizada por Vince Vaughn, el film tiene toda la intención de analizar en clave de humor la percepción actual sobre lo prohibido, lo politicamente correcto y al final, el comportamiento contemporáneo sobre el bien y el mal moral. Si te gusta el humor negro — y este argumento lo tiene de sobra — esto es para ti. Podrás a partir del 31 de agosto.

3:10 to Yuma de James Mangold (2007)

Este remake del clásico del ’57 del mismo nombre dirigido por Delmer Daves, es una mirada elegante y sofisticada no sólo a los elementos clásicos del Western, sino al estilo de James Mangold que ya desde entonces, comenzaba a esbozar su versión discreta pero poderosa de uno de los clásicos géneros norteamericanos. Si deseas ver al director de Logan y Ford vs Ferrari en una de sus películas más poderosas, puedes hacerlo a partir del 1 de agosto por HULU.

A Good Woman de Mike Barker (2006)

La adaptación libre de Lady Windermere de Oscar Wilde dirigida por Mike Barber, es una comedia romántica que no pretende serlo, con toda la ironía del texto original, pero además, una cruel concepción de lo romántico que hace al argumento un juego tramposo de todo tipo de matices. Si amas a Wilde y quieres ver a Scarlett Johansson, Tom Wilkinson y Helen Hunt en un intercambio sardónico de puyas y mala intención, esta es tu película. Puedes verla a partir del 1 de agosto.

Death At A Funeral de Neil LaBute (2010)

Como toda comedia negra que se precie, la versión de la película inglesa del mismo nombre del 2007 de Frank Oz, tiene una percepción sobre la muerte tan extraña como incómoda: cuando una disfuncional familiar familia comienza a preparar el funeral del patriarca familiar, las heridas, malos entendidos y uno que otro crimen, quedan al descubierto. Con un elenco encabezado por Chris Rock, Martin Lawrence, Zoe Saldana y Peter Dinklage, el film es una combinación de matices sobre la pérdida y la ausencia, que sorprende por su buen uso de la ironía. La puedes ver a partir del 1 de Agosto.

Four Weddings and a Funeral de Mike Newell (1994)

La gran comedia clásica de los noventa, llega a HULU para recordar el poder del amor, los tropiezos, los lazos familiares, el deseo y al final, todas las grandes y pequeñas cosas que sostienen la identidad romántica de nuestra época. Además es la perfecta ocasión para que te enamores de nuevo de un jovencísimo, dulce y torpe Hugh Grant en la película que le lanzó a la fama internacional. Puedes verla a partir del 1 de agosto.
Y dos series.

A pesar del parón obligatorio provocado por la emergencia sanitaria del coronavirus, HULU estrenarará varias series que demuestran su intención de profundizar en el panorama seriéfilo con pie firme no obstante las dificultades que presenta la situación. Te hacemos dos recomendaciones:

Love in the Time of Corona: Series Premiere (Freeform)

¿Hay la posibilidad de tener una relación amorosa en mitad de la inédita circunstancia de la pandemia? La serie limitada Love in Time of Corona intenta responder la pregunta y hacerlo, desde la empatía, la visión de la diferencia y en especial, la forma en que comprendemos las relaciones interpersonales en la actualidad. Puedes verla a partir del 22 de Agosto.

Christina On The Coast: Season 1 (HGTV)

Si las renovaciones de los espacios domésticos es lo tuyo, esta serie basada en la experiencia de Christina Anstead de reconstruir su vida a partir de la remodelación luego de su divorcio, es una opción que quizás podría interesarte. A mitad de camino entre los habituales reality shows sobre decoración y un punto de vista novedoso sobre cómo sobrellevar un duelo emocional, la serie tiene la capacidad de entretener y conmover a la vez. Puedes verla a partir del 15 de Agosto.

Let’s block ads! (Why?)

Publicada originalmente en: Ir a la fuente
Autor: Aglaia Berlutti

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo

Video

‘Mi pan su su sum’: La canción de moda en TikTok fue un comercial ruso de cereales

Publicada

el

2020 es un año tan extraño que la canción del verano dura 15 segundos y la acompaña un video con una llama en dos patas bailando. Es un clip que se ha viralizado en TikTok y que todos conocen como Mi pan sus sum.

@awa_de_horchata_uwu ♬ Mi Pan Su Sus – itzmilpops

Es muy difícil que no se te pegue. Tiene casi 100 millones de visualizaciones al momento de publicar este artículo. En España y Latinoamérica se ha popularizado porque muchos creen que habla del pan, pero sin duda es un fenómeno global. La plataforma tiene miles de videos cortos con personas bailando, literalmente, con un pan en la mano y haciendo referencia a lo mucho que les gusta.

Pero ¿de dónde sale la canción? ¿Quién compuso una letra tan extraña? Su origen es un comercial del cereal Honey Pops de Kellogg’s en Rusia.

En Rusia Honey Pops se lo conoce como Miel Pops, que tiene un sonido fonético muy similar a “mi pan”. Coincidencia o no, el comercial también es una animación generada en ordenador. Pero en vez de una llama bailando, son abejas.

La canción ha levantado el interés en todo el mundo con un incremento significativo de búsquedas por “mi pan su su sum” a partir del 12 de junio según Google Trends:

MI pan su su sum / Google Trends

De acuerdo al buscador, el interés es especialmente alto en países sudamericanos: Venezuela, Colombia, Perú, Chile, Paraguay y Uruguay.

El origen de “mi pan su su sum”

La cuenta que originalmente publicó el video viralizado en TikTok, @awa_de_horchata_uwu, tiene decenas de videos similares y parece ser de origen hispano.

Pero la canción, o en realidad el cover del comercial de Kellogg’s, es del usuario ruso @isterrrrika. El video original, donde usa la canción, fue publicado el 1 de junio de 2020 y tiene más de 32 millones de visualizaciónes. Muestra dos personajes de un videojuego bailando.

@isterrrrika

Теперь я пчёлка мильпопс 🐝 Не смейте воровать мой старый Ник, я уже изменила его на другом аккаунте. В дискорде ОЧЕНЬ много информации, загляни в ком

♬ Mi Pan Su Sus – itzmilpops

Let’s block ads! (Why?)

Publicada originalmente en: Ir a la fuente
Autor: Hipertextual (Redacción)

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo

Video

Así evolucionó el escudo del tricerátops

Publicada

el

Con más de 70 especies conocidas hasta ahora, los ceratopsianos son un clado muy diverso de dinosaurios ornitisquios, uno de los grupos dominantes de los ecosistemas terrestres en América del Norte y Asia, y que también han sido descritos en Europa durante el Cretácico superior.

El grupo incluye algunos dinosaurios con cuernos, con géneros tan conocidos como el Triceratops, con tres cuernos y unas siete toneladas de peso y que en el imaginario colectivo protagonizó grandes combates con el también famoso Tyrannosaurus rex.

Los primeros ceratopsiano aparecieron hace unos 130 millones de años en Asia y las últimas especies, como el Triceratops, persistieron hasta el final del Mesozoico, hace 66 millones de años.

Sin embargo, los ceratopsianos más primitivos eran pequeños y no tenían cuernos, aunque ya presentaban algunas características comunes al resto de especies del grupo, como una cabeza grande, un pico parecido al de las tortugas y una dentición cincelada, que se cree que contribuyó a su éxito evolutivo.

Pero quizá lo más destacable de su anatomía es el prominente escudo en la parte posterior del cráneo. En los ceratopsianos más primitivos, y que eran de tamaño relativamente pequeño, el escudo era bastante corto y estrecho, pero en los grandes (de más de una tonelada de peso), podía medir más de un metro de largo y de ancho y constituía más de la mitad de la longitud del cráneo.

Aunque en las especies tempranas el margen del escudo era liso o relativamente poco ornamentado, los ceratopsianos con cuernos presentaban osificaciones epiparietales y epiescamosales que dieron lugar a una espectacular diversidad de estructuras que se proyectaban a partir del escudo y que permiten distinguir unas especies de otras.

En un estudio, Albert Prieto-Márquez, investigador del Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont, conjuntamente con otros colegas del Field Museum of Natural History (Universidad de Minnessota), de la Universidad de Washington, del Museo Americano de Historia Natural y de la Universidad de California en Los Ángeles, analizan cómo evolucionó el escudo de los ceratopsianos durante los 65 millones de años de existencia de estos animales, así como su crecimiento a lo largo de la vida de algunos individuos de una determinada especie.

El equipo de investigación aplicó una batería de técnicas estadísticas a una muestra de 25 especies para examinar de forma cuantitativa los cambios en la forma del escudo. Estas especies representan casi la mitad de la diversidad taxonómica conocida de los ceratopsianos, desde las especies más antiguas y sin cuernos como Protoceratops (de Mongolia), hasta los Triceratops más recientes y enormes, pasando por los cornudos Styracosaurus de las grandes llanuras del norte de América del Norte.

Configuración de los landmarks que permiten analizar la forma del escudo de Centrosaurus apertus (izquierda y central) y Protoceratops andrewsi (derecha). / ICP

Un “escudo” cada vez más ancho

El trabajo publicado en la revista Ecology and Evolution revela que la forma del escudo varía según el clado. Además, esta morfología se volvió cada vez más variable a lo largo de su evolución, alcanzando su máximo entre los ceratópsidos que divergieron de forma más tardía (como el Triceratops) donde las formas del escudo son extraordinariamente diversas.

A medida que pasó el tiempo, estos escudos se hicieron cada vez más anchos y largos aunque gran parte de las diferencias observadas se centran en los bordes laterales del escudo y en la forma de la parte posterior. Pero, como se produjeron estos patrones de variación y estas modificaciones? ¿Y qué repercusiones tuvieron en la función del escudo?

Los resultados indican que, en algún momento, la evolución del escudo se desacopló respecto a la del resto del cráneo. Las primeras formas (sin cornamenta y más pequeñas que las posteriores) tenían un escudo poco desarrollado cuya función era proporcionar sitios de fijación a los músculos implicados en la alimentación.

Pero a lo largo de la evolución, este desacoplamiento permitió liberar el escudo de su función alimentaria y comenzó a evolucionar a un ritmo más rápido que el resto del cráneo. Esto le permitió aumentar de tamaño hasta transformarse en estructuras extraordinariamente ornamentadas que caracterizan las especies más tardías de los ceratópsidos con cuernos como los Triceratops y Styracosaurus.

La aparición de pinchos y placas que caracterizan el escudo de decenas de especies de dinosaurios con cuernos podría haber estado relacionada con indicios visuales en las interacciones sociales de estos animales, que probablemente vivían en grandes rebaños de cientos de individuos.

Este estudio proporciona las primeras pruebas cuantitativas que apoyan las afirmaciones anteriores de que la peramorfosis (cambios filogenéticos donde los ejemplares de una determinada especie maduran más allá de los rasgos de sus especies ancestrales) tuvo un papel clave en la evolución de los ceratopsioanos.

Let’s block ads! (Why?)

Publicada originalmente en: Ir a la fuente
Autor: Ebenizer Pinedo

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad
...

Facebook

Destacado