Conecta con Minuto5

Video

La solución de Trump contra el coronavirus no solo no lo previene, también puede hacerlo más mortal

Publicada

el

Hace unas semanas, el presidente Donald Trump fue noticia por mencionar ante la mirada de desasosiego de una de sus asesoras científicas que una inyección de lejía quizás podría ayudar a prevenir la COVID-19. Partiendo de esa base, no resulta sorprendente que el lunes pasado mencionara también que él mismo está tomando hidroxicloroquina por el mismo motivo, a pesar de la falta de evidencia científica que existe al respecto. Ciertamente, numerosos ensayos clínicos han analizado los posibles efectos beneficiosos de la cloroquina contra el coronavirus. Sin embargo, ninguno ha mostrado que realmente las personas que la toman muestren ningún beneficio en comparación a las que no lo hacen.

Esta es la conclusión de muchos estudios observacionales y ensayos clínicos. No obstante, hasta ahora ninguno había ido más allá de su falta de beneficios. El primero en hacerlo, publicado recientemente en The Lancet, reconoce que, aparte de todo eso, los pacientes a los que se les administra podrían experimentar una peor evolución de la enfermedad, marcada por un aumento de la tasa de arritmias y muertes.

Cloroquina contra el coronavirus, un estudio observacional

Este trabajo, realizado por científicos del Hospital Brigham and Women’s, de Boston, es un estudio observacional, lo cual significa que el investigador no interviene en su desarrollo, sino que se limita a medir las variables que resultan del mismo.

En este caso, se analizó la evolución de 96.032 pacientes hospitalizados, de los cuales 14.888 fueron tratados con hidroxocloroquina o cloroquina contra el coronavirus.

Los datos provenían de 671 hospitales de todo el mundo y fueron recopilados por los investigadores, que en ningún momento participaron en el tratamiento de ninguno de los enfermos. Esta es la razón por la que se considera observacional. Previamente se han realizado otros estudios similares, pero ninguno con una muestra de pacientes tan grande.

Más perjuicios que beneficios

Los pacientes que participaron en el estudio habían tomado cloroquina o hidroxicloroquina, por sí solas o combinadas con un antibiótico macrólido.

Sin embargo, a pesar de esta diferencia, la conclusión era la misma para todos: no experimentaron una mejor evolución de la enfermedad que quienes no lo tomaron. Al contrario, sí que se observó que tenían una mayor frecuencia de casos de arritmias. Además, el riesgo de morir era más elevado en los que tomaron la cloroquina contra el coronavirus, en cualquiera de sus variantes.

Los autores del estudio reconocen que su mayor limitación es precisamente que sea observacional. Por eso, ya se han comenzado a realizar ensayos aleatorizados controlados, en los que el investigador decide quién toma cada medicamento, o incluso si se le debe administrar un placebo.

Coincidencias en Brasil

Numerosos países han iniciado ensayos clínicos para estudiar la eficacia de la cloroquina contra el coronavirus, desde que se inició la pandemia.

La mayoría han concluido simplemente que no parece mostrar beneficios adicionales. No obstante, uno realizado en Brasil arrojó una información mucho más preocupante, que concordaba con este estudio, al tener que detenerse el pasado mes de abril, por un aumento de la mortalidad entre sus participantes.

Cuando Trump y otros líderes mundiales comenzaron a divulgar las virtudes de este fármaco, numerosos expertos mundiales hicieron un llamamiento a la calma. Todos sostenían que aún no había evidencia científica y que, si se daba un acopio desmesurado entre la población, podría generarse un desabastecimiento para los pacientes que realmente lo necesitan. Estos son los enfermos de malaria o algunas enfermedades autoinmunes en las que la cloroquina y la hidroxicloroquina sí que han mostrado ser muy eficaces. No obstante, ahora sabemos que la falta de medicamentos para estas personas podría no ser el único inconveniente de su administración contra el coronavirus. Por eso, en estos casos es importante recordar que las claves las tienen los científicos, no los políticos. Puede que no nos guste la realidad que ellos nos pintan a veces, pero es la única con la que contamos.

👇 Más en Hipertextual

Let’s block ads! (Why?)

Publicada originalmente en: Ir a la fuente
Autor: Azucena Martín

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo
Publicidad
Loading...

Video

‘The Old Guard’: una adaptación que, sin querer, traiciona al cómic original

Publicada

el

La adaptación de The Old Guard, conocido cómic del mismo nombre creado por Greg Rucka y Leandro Fernández para la editorial Image Comics, tenía todas las de ganar en su llegada a la televisión. No solo Netflix le brindó una total libertad a Rucka — que se encargó de escribir la historia para formato cinematográfico — para adaptar la historia tal y como lo imaginó, sino que además la producción contaría con un elenco de lujo para llevar las complicadas vivencias de un grupo de guerreros inmortales.

Por algún motivo, la combinación no fue suficiente. El film dirigido por Gina Prince-Bythewood ha cosechado desde su estreno críticas mixtas por su ritmo desigual, guion blando y una torpe puesta en escena. También por las apreciables diferencias en puntos críticos con el material de origen. ¿Cómo puede explicarse la disparidad entre ambas historias? ¿Qué provocó las decisiones creativas debatibles sobre la trama, que todavía sorprenden a los fanáticos del cómic original?

Una mirada superficial a una historia compleja

La historia sigue las líneas argumentales del primer volumen de la serie Opening Fire, que narra la dura y complicada existencia de un grupo de cuatro guerreros inmortales —o casi, como hace hincapié el guion de Rucka a cada tanto— cuya misión es la de proteger a nuestro mundo. Liderados por Andy/Andromache the Scythian (Charlize Theron), todos tienen la particularidad de ser prácticamente imposibles de matar, salvo ciertas excepciones. Desde las guerras napoleónicas, el número de mercenarios ha sido el mismo, hasta que cada miembro comienza a soñar con un quinto, la marine estadounidense Nile Freeman (KiKi Layne), que después de ser degollada en medio de una maniobra en Afganistán, despierta en un hospital de campaña, ilesa.

Rucka toma la arriesgada decisión de combinar las líneas de la trama fundamental del volumen y combinarlas con las del segundo, aún en progreso, creando una historia incompleta. La combinación resulta en pequeños saltos temporales innecesarios — que, de hecho, el texto del cómic evita con cuidado — y la extraña sensación de que la película cuenta dos historias a la vez sin que se decida por una particular para narrar de manera completa.

Por un lado, el grupo de Andy tiene la extraña misión de permanecer oculto a la vez que intenta encontrar al nuevo miembro del equipo, todo en mitad de persecuciones extravagantes y una puesta en escena que desmerece la brillante línea narrativa de su homónimo en cómic.

Según el propio Rucka se trata de una búsqueda para profundizar la historia y llevarla a un nuevo nivel en pantalla. Según sus propias palabras, al escribir el guion notó que el personaje de Nile era una excusa para que el resto de los miembros de la vieja orden de inmortales pudieran explicar al posible lector su naturaleza. Pero en pantalla, el recurso no podía funcionar con tanta facilidad.

Intentó dotar a todos los personajes de una tridimensionalidad de la que carecen en la primera parte de la historia. A pesar de las buenas intenciones, la notoria intención de cruzar líneas narrativas de diversa índole y explicar la extrañísima naturaleza del grupo de mercenarios con fragmentos de información incompletos no resulta de todo efectiva. De hecho, aunque el argumento no parece depender de Nile o de Andy para comprenderse, la narración de un lado y de otro termina por convertir a la película en una confusa mezcla de tonos, ritmos y al final, una poco efectiva mirada a la idea central del film.

Grandes temas en silencio

THE OLD GUARD (2020) – clockwise from top: Matthias Schoenaerts (“Booker’), Charlize Theron (“Andy”), Luca Marinelli (“Nicky”).
Photo Credit: AIMEE SPINKS/NETFLIX ©2020

Por supuesto, el tema de la inclusión está presente en la película, lo que por supuesto es un tema complicado para comprender el escenario al completo en contraste con el cómic. El escritor cambió la raza de Nile y la de Copley, el agente de la CIA interpretado por Chiwetel Ejiofor, que está en búsqueda de la Orden con la intención de encontrar y posteriormente lucrarse, del secreto de la inmortalidad. Y aunque no es un cambio especialmente significativo en el ámbito cinematográfico, lo es a nivel argumental en la medida en que cada personaje en el cómic es un reflejo irónico de cierta parte de la sociedad y cultura que representa. De modo que el grupo étnico al que pertenecen sus personajes principales tienen un peso fundamental para comprender sus decisiones y orígenes, en especial de cara al enigma que les proporciona su longevidad, una idea que la película pasa por alto y su versión gráfica mantiene en un cuidado equilibrio argumental.

También el villano Merrick cambió: de ser un colosal e hipermusculado estereotipo de malvado sin otra intención que ser desagradable y que codicia la inmortalidad en beneficio propio, se convierte para el film en un farmacéutico multimillonario interpretado por Harry Melling (Dudley Dursley en la saga de Harry Potter), que simboliza la cultura de masas y la crueldad virtual contemporánea. Pero el intento de Rucka por llevar la extraña versión del bien y del mal encarnado en una eternidad de luchas no tiene la misma efectividad que en el cómic, por lo que Merrick termina por ser una excusa en la ambición de nuestra cultura en la búsqueda de la juventud y la belleza.

The Old Guard: un camino a ninguna parte

El punto más significativo de los cambios del cómic a la televisión es quizás minimizar el tema del tráfico de personas y la esclavitud, ambos tópicos de primordial importancia para el argumento original.

Aunque el punto se explora una vez, en la trama parece sugerir cierta continuidad temporal que se hace mucho menos efectiva en la película, en la que el nudo argumental parece incidental y sin demasiada relación con el resto de la historia. En el segundo volumen del cómic, los mercenarios vuelven en busca de “esclavistas” y es obvio que este dilema atemporal sobre la libertad y la dignidad de las víctimas es de enorme interés al momento de analizar de Old Guard como un todo en conjunto.

De hecho, todo lo relacionado con la esclavitud es una forma de brindar tridimensionalidad a los personajes: en el cuarto número de Opening Fire, la historia de Andy retrocede 200 años para mostrar su relación romántica con Aquiles, un esclavo de quién se enamora y a quien ve envejecer. La relación es la excusa de Rucka para explorar y profundizar en la psique de su poderoso personaje principal, sino también para hacer unas cuantas críticas veladas relacionadas con el miedo, el tiempo y la forma en que el prejuicio es un elemento de violencia tan antiguo como el hombre.

Por supuesto, la historia se incluye, pero desde una perspectiva tan simple que en The Old Guard resulta un adorno exótico sin verdadero valor que plantea una serie de interrogantes sin mayor sustancia.

El problema radica en que la elevada edad de los personajes hace imprescindible la narración exhaustiva de su mundo intelectual, aunque solo sea por el hecho de brindar dimensión histórica a la inmortalidad, algo que la película no hace y que desdeña en favor de los rasgos más extraordinarios y visibles. Al final, resulta desconcertante la forma en la que Rucka simplificó su historia en beneficio de hacerla quizás más consumible. Una mirada dolorosa sobre un producto más elaborado, que quizás sea uno de los puntos más bajos de una narración irregular.

Let’s block ads! (Why?)

Publicada originalmente en: Ir a la fuente
Autor: Aglaia Berlutti

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo

Video

Disney+ anuncia ‘Star Wars: The Bad Batch’, una serie animada que seguirá la historia de ‘The Clone Wars’

Publicada

el

De manera totalmente sorpresiva Disney Plus anunció Star Wars: The Bad Batch, una nueva serie animada que expandirá la increíble historia de Star Wars: The Clone Wars. Esta última finalizó en mayo entre los aplausos de los millones de fans de la franquicia. Si bien la plataforma de vídeo en streaming apenas dio luz verde al proyecto, anticiparon que el contenido estará disponible a lo largo de 2021, aunque no se mencionó la fecha de estreno concreta.

Según explican a través de su web, Star Wars: The Bad Batch nos contará lo que sucedió con el escuadrón homónimo tras los hechos de The Clone Wars. La agrupación, conformada por clones de élite, se abrirán camino por una galaxia que sufre cambios constantes debido a la Guerra de los Clones. Los soldados ahora participarán en misiones de mercenarios mientras encuentran un nuevo propósito que le dé sentido a su existir. Desde luego, los miembros del equipo sacarán provecho a sus extraordinarias habilidades en combate.

“Los miembros de Bad Batch, un escuadrón único de clones que difieren genéticamente de sus hermanos en el Ejército de Clones, poseen una habilidad excepcional y singular que los convierte en soldados extraordinariamente efectivos y en una tripulación formidable. En la era posterior a la Guerra de los Clones, emprenderán audaces misiones mercenarias mientras luchan por mantenerse a flote y encontrar un nuevo propósito”, menciona la descripción oficial de Star Wars: The Bad Batch.

Dave Filoni a cargo de ‘Star Wars: The Bad Batch’

Afortunadamente, la mente maestra detrás de The Clone Wars, Dave Filoni, también será el principal responsable —showrunner— de Star Wars: The Bad Batch. Por su parte, Brad Rau (Star Wars Rebels) se mantendrá como supervisor del proyecto, mientras que Jennifer Corbett (Star Wars Resistance) se hará cargo del guion. En la producción ejecutiva encontramos a Rau, Corbett, Athena Portillo y Carrie Beck. Sin lugar a dudas, la serie se encuentra en las mejores manos. No olvidemos que Filoni sigue involucrado en The Mandalorian.

“Brindar a los fanáticos nuevos y existentes el capítulo final de Star Wars: The Clone Wars fue un honor en Disney+, y estamos encantados con la respuesta global a esta serie histórica. Si bien The Clone Wars llegó a su conclusión, nuestra asociación con los innovadores narradores y artistas de Lucasfilm Animation apenas está comenzando. Estamos encantados de hacer realidad la visión de Dave Filoni a través de las próximas aventuras de Bad Batch”, mencionó Agnes Chu, vicepresidenta senior de contenido en Disney Plus.

Let’s block ads! (Why?)

Publicada originalmente en: Ir a la fuente
Autor: Ebenizer Pinedo

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo

Video

Las baterías de los iPhone 12 salen a la luz, y son algo más pequeñas

Publicada

el

Los iPhone 12 continúan perfilándose como los smartphones de Apple para 2020. En su esperada llegada durante el mes de septiembre, cada semana que pasa ya conservan menos características dispuestas a sorprendernos. Ahora, son las baterías de los iPhone 12 las que pasan diversas certificaciones, confirmando sus capacidades y varias referencias anteriores.

De nuevo, es desde China de donde proceden algunas de las especificaciones técnicas más concretas de estos dispositivos. Es habitual que características como la memoria RAM –de hasta 6 GB en los modelos Pro– o la capacidad de las baterías emerja a partir de la certificación en las agencias del gigante asiático. En esta ocasión es en 3C donde aparecen las nuevas baterías y el rumoreado nuevo cargador de 20 W de potencia.

Las baterías de los iPhone 12, filtradas

Los modelos a los que supuestamente acompañarán serán las denominadas A2431, A2466 y A2471. Los modelos relacionados con cada una de ellas serían los siguientes:

  • A2471: iPhone 12 con pantalla de 5,4 pulgadas, con una batería de 2.227 mAh o 8,57 Wh de capacidad.
  • A2431: iPhone 12 ‘Max’ y iPhone 12 Pro, ambos con pantalla de 6,1 pulgadas, con una batería de 2.775 mAh o 10,63 Wh de capacidad.
  • A2466: iPhone 12 Pro Max con pantalla de 6,7 pulgadas, con una batería de 3.687 mAh o 14,13 Wh de capacidad.

Vemos como, de tratarse finalmente de las piezas finales a montar por los iPhone de 2020, tendríamos tres baterías correspondientes a los tres tamaños de pantalla diferentes que se esperan. El iPhone de 5,4 pulgadas sería la primera vez en aparecer, y sería un iPhone básico, equivalente al iPhone 11 pero en una diagonal de pantalla inferior para satisfacer a los usuarios que todavía apuestan por el uso total a una sola mano. Esta opción sería, además, la más económica de todo el catálogo para este año.

Asimismo, por la agencia certificadora china se ha dejado ver también el nuevo cargador de 20 W de potencia. El mismo que se espera que sustituya al actual cargador rápido de 18 W que se incluye con los iPhone 11 Pro. Además, claro, de ser el mismo que se espera que por vez primera no se incluya en la caja de los próximos iPhone que, junto a los auriculares con cable. Parece que los iPhone 12 llegarán en una caja más pequeña y menos dotada de lo que Apple estaría considerando como más residuos en potencia y, claro, una oportunidad para reducir costes.

Let’s block ads! (Why?)

Publicada originalmente en: Ir a la fuente
Autor: David Ortiz

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad
...

Facebook

Destacado