Conecta con Minuto5

Video

La relación entre Debian Linux y Toy Story de Pixar

Publicada

el

Linus Torvalds es el padre de Linux, o más concretamente de su núcleo o kernel. Cada 25 de agosto se celebra que ese mismo día, pero de 1991, un joven Torvalds anunciaba en un grupo de correo que estaba trabajando en el kernel de un nuevo sistema operativo.

Pronto tuvo el apoyo de una comunidad de informáticos y usuarios que creían en la posibilidad de crear un sistema operativo libre de código abierto como alternativa al monopolio de Windows.

Y en 1993 nacía Debian, o Debian Linux, una de las primeras versiones de Linux, también llamadas distribuciones. Su responsable fue Ian Murdock, que nombró su sistema operativo a partir del nombre de su novia de aquel entonces, Deborah, y el suyo: Deb-ian.

Los años han colocado a Debian como una de las distribuciones Linux más populares y respetadas, con multitud de escisiones y adaptaciones. Y una de las curiosidades que envuelven a esta distro, de entre muchas otras, es su relación con la saga Toy Story de Pixar.

Homenajes y curiosidades internas

La relación de Debian y Toy Story se encuentra en los nombres en clave de cada versión de este sistema operativo. Y es que aunque cada versión se diferencia de la anterior por su número de versión, a nivel interno se suelen usar nombres para trabajar.

Es algo que lleva ocurriendo en el desarrollo de software desde tiempos inmemoriales. Microsoft, por ejemplo, cuenta con nombres internos para sus versiones de Windows. En el caso de Apple, desde Mac OS X empezaron a apodar sus versiones con un nombre. Primero, con felinos, y en la actualidad con montañas o accidentes geográficos.

Y si volvemos a Linux, Ubuntu ha jugado con los nombres y apellidos de sus sucesivas versiones como una manera de darse a conocer. En su caso, emplea el nombre de un animal y un adjetivo en orden alfabético entre versiones.

Así que respecto a Debian, Ian Murdock decidió dar a cada versión el nombre de un personaje de Toy Story. El motivo no fue otro que el éxito en cines de Toy Story (1995), que gustó especialmente a Murdock. Con ello, y pese a que Debian 1.0 no tuvo nombre en clave ni vio la luz, el primer lanzamiento de Debian, Debian 1.1 en el verano de 1996, recibió el nombre de Buzz, en honor a Buzz Lightyear.

Hasta el infinito y más allá

Cuando se estrenó Toy Story en 1995 nada podía presagiar que veríamos hasta cuatro entregas. Eso por ahora, quién sabe lo que nos depara el futuro. El caso es que la lista de nombres de personajes era variada, por lo que era ideal para nombrar las versiones de Debian y así hacerle un guiño u homenaje.

Después de esa primera versión pública, llamada Buzz, vino Debian 1.2, apodada Rex, en honor al tiranosaurio verde. Y con Debian 1.3 llegó Bo, la pastora Bo Peep.

Debian 2.0 se apodó Hamm, en honor al cerdo hucha. Debian 2.1, Slink, por el perro elástico de Toy Story, también llamado Slinky Dog. Y a Debian 2.2 se le llamó Potato, como Mr. Potato o Señor Patata.

Fuente: Disney / Pixar

La lista sigue con Woody, el pistolero protagonista, en Debian 3.0. Luego vendría Debian 3.1 con el nombre en clave de Sarge, nombre informal del Sargento, el líder de los diminutos muñecos militares de plástico.

Debian 4.0 se apodó Etch en honor a Etch A Sketch, que en España se conoció comercialmente bajo el nombre Telesketch. Debian 5.0 fue Lenny, el juguete en forma de prismáticos con ojos y patas. Y Debian 6.0 le debe su nombre en clave a Squeeze, que en inglés significa apretón. En concreto, el nombre se refiere a los aliens o pequeños hombrecillos verdes, los muñecos achuchables en forma de extraterrestres que Buzz y Woody encuentran en el Pizza Planet.

Pero la lista sigue. Debian 7 recibe el apodo de Wheezy. Aquí empezamos a ver personajes de Toy Story 2, película estrenada en 1999. Así pues, Debian 7 (2013) recibe su nombre por el pingüino cantante y también achuchable de la secuela de Toy Story. Debian 8 recibirá el apodo de Jessie, la joven vaquera pelirroja. Y Debian 9 se llamará Stretch en honor al pulpo púrpura que encontramos en la guardería Sunnyside.

La lista prácticamente llega a su fin. Debian 10 se llamó Buster por el perro salchicha de Andy, un gran amigo y aliado de los juguetes de Toy Story y a quien pudimos oír ladrar al final de la primera película pero no conocimos hasta la segunda entrega.

Una lista inagotable

Hasta aquí las versiones publicadas de Debian. En el verano de 2021 esperamos conocer Debian 11 con el nombre de Bullseye. Este apodo se debe al caballo de Woody que conoció en Toy Story 2 junto a Jessie y el Oloroso Pete.

Fuente: Disney / Pixar

La siguiente versión no tienen fecha fija de salida. Debian 12 se llamará Bookworm en honor al gusano que regentaba la biblioteca de Sunnyside.

Y como colofón, las versiones inestables de Debian, las que están en periodo de pruebas o desarrollo, se suelen llamar Sid, como el niño malvado de la primera entrega de Toy Story.

Si quieres saber cómo se llamarán las futuras versiones de Debian Linux puedes consultar su página oficial de versiones.

👇 Más en Hipertextual

Let’s block ads! (Why?)

Publicada originalmente en: Ir a la fuente
Autor: José María López

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo
Publicidad
Loading...

Video

RadarCOVID esquiva un error que habría dejado la app inservible en los iPhone

Publicada

el

Autor: Alberto R Aguiar

Solo ha pasado una semana desde que la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial liberó el código de RadarCOVID. Gracias a esto, se ha evitado un primer susto.

En el argot informático, “liberar” el código implica enseñar públicamente cómo se ha escrito el funcionamiento y el desarrollo de un programa informático. En este caso, el de la aplicación nacional que ayuda a rastrear contactos y prevenir contagios y rebrotes de coronavirus: RadarCOVID.

El susto en concreto fue cómo la nueva actualización de RadarCOVID, que dejaba la aplicación en su versión 1.0.6, modificaba una línea de código para que la app se comunicase con un servidor obsoleto con el que se realizan las pruebas, y no con el servidor oficial, configurado para que en él se almacenen los datos de los contactos entre positivos por COVID-19.

Asegúrate de actualizar la app RadarCOVID

El primer aviso lo dio un usuario de GitHub, la plataforma en la que el Ejecutivo liberó el código de la app la semana pasada. Solo 3 horas después, uno de los desarrolladores del programa avisó de que ya se había solucionado el problema y enviado una actualización urgente a la App Store de Apple, para que los usuarios de iPhone no tuviesen mayores problemas.

Tu app funcionará correctamente en iPhone si está en la versión 1.0.7.

Este error habría dejado la app inservible para los usuarios de iPhone; algo fatal, ya que los contagios se pueden dar en cualquier momento y la aplicación ya ha sido descargada por más de 3 millones de usuarios, según asegura la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, el organismo público responsable de la plataforma.

El desarrollo y lanzamiento de la app española de rastreo de contactos ha sido en todo momento controvertido. En mayo, Apple y Google confirmaban el lanzamiento de un protocolo de compatibilidad por el cual autorizaban a las autoridades públicas de cada país el desarrollo de una aplicación para que los usuarios se rastreasen entre sí mediante un sistema Bluetooth de bajo consumo.

La premisa es que si te cruzas por la calle con alguien, tu teléfono y el suyo compartirán una serie de códigos encriptados. Si ese “alguien” acaba comunicando en la app haber dado positivo por COVID-19 y tú estuviste cerca de él a menos de un metro y medio de distancia durante más de quince minutos, recibirás una alerta en tu teléfono en la que se te avisará de que has podido verte expuesto a un contagio.

La app todavía no está integrada en todas las comunidades autónomas. Madrid ya tiene la plataforma, sin embargo todavía no han comenzado a aprovecharla —depende de los sistemas sanitarios autonómicos entregar unas contraseñas con las que los usuarios podrán comunicar en la app que han sido contagiados de coronavirus—.

El ‘susto’ se ha esquivado gracias a la colaboración de la comunidad de desarrolladores española, que de forma desinteresada están compartiendo sugerencias y propuestas para mejorar y fortalecer la app de rastreo.

No obstante, varios de estos expertos han compartido sus impresiones en las redes sociales y algunos han mostrado su decepción al comprobar cómo el Gobierno ha compartido el código: de golpe —por lo que no se puede estudiar cómo fue el desarrollo paso a paso— y utilizando unos repositorios espejo.

Los ‘verdaderos’ repositorios siguen ocultos, y sobre ellos trabajan los autores de RadarCOVID en sus actualizaciones.

Esto lo han descubierto varios desarrolladores al comprobar cómo algunas de sus sugerencias incluidas en las nuevas actualizaciones de la app incluyen pequeñas erratas que revelan que estas se han realizado manualmente, y no de forma automática.

El Gobierno ha publicado el código de la app, pero ha ocultado los verdaderos repositorios sobre los que se está trabajando. Esto genera opiniones enfrentadas entre varios desarrolladores.

Sergio Carrasco es consultor jurídico y técnico en Fase Consulting. Explica que el hecho de que los repositorios publicados no sean los mismos sobre los que el Gobierno está trabajando “es algo que se ha venido criticando” desde que se liberó el código hace una semana.

La idea de que el desarrollo sea público y el código sea accesible es que haya una concordancia entre el código que se ve y al que se está aportando, con la versión que después se verá disponible en las plataformas“, detalla. “Además, como el titular del repositorio puede aprobar los Pull Requests [las sugerencias], no hay ninguna causa que justifique tenerlos por separado“.

A juicio de Carrasco, esto crea una “apariencia de desconfianza” en la comunidad y “la percepción es negativa”. “Al final no puedes comprobar que el código que estás viendo sea el que se está utilizando en la app”. La explicación que tiene este experto para esta forma de proceder es “falta de práctica”. “No se está tan acostumbrado a desarrollar apps en código abierto y que los repositorios estén accesibles”. En este caso, la app RadarCOVID ha sido desarrollada por la multinacional española Indra por un contrato de más de 300.000 euros. “Imagino que la empresa trabajará con sus propios repositorios por un lado y el Gobierno lo que hará será ir pasando las nuevas versiones a los repositorios públicos“.

“Todo esto se debería haber especificado a la hora de hacer el contrato”, mantiene.

No opina lo mismo Marta Beltrán, la coordinadora del Grado de Ingeniería de la Ciberseguridad y directora del Máster de Ciberseguridad y Privacidad de la Universidad Rey Juan Carlos. Beltrán firmó un manifiesto firmado por académicos y expertos que animaban a introducir “una serie de pautas en desarrollos de software destinados a servir al público“. “Estas pautas describen elementos imprescindibles para implementar procesos abiertos que permitan a la sociedad participar en la integración de nuevas tecnologías en la administración desarrolladas con dinero público”.

La diferencia entre la transparencia y convertir RadarCOVID en un proyecto “colaborativo”

El manifiesto no hablaba de que se abriera el código específicamente“, matiza la propia Beltrán. “La gente se ha centrado mucho en el código de la app, que es una cosa que me preocupa hasta cierto punto. Nadie está pensando en los protocolos, en la criptografía o en la integración de los 17 sistemas sanitarios autonómicos con la plataforma. Es posible que esta integración sea la parte crítica de la app, porque los servicios autonómicos sí manejan información esencial o crítica“.

Sobre el hecho de que se hayan publicado repositorios distintos a los que están en producción, Marta Beltrán detalla que el Gobierno ha cumplido. “Lo que dijo es que iba a abrir el código, no que este fuese un proyecto colaborativo de desarrollo”. “Puedes entrar a discutir si hubiera sido conveniente o beneficioso que se dejara contribuir a la comunidad a hacer auditorías abiertas, pero lo que dijeron que iban a hacer es lo que han hecho“, apunta.

Separar un entorno de desarrollo de uno de staging es algo muy habitual por temas de seguridad“. “La gente no puede esperar que un desarrollador cualquiera proponga un cambio de código y este se vea reflejado en la app de millones de españoles”, incide.

A Beltrán sí le gustaría, no obstante, algo más de hincapié en la colaboración. Ella es profesora e investigadora universitaria. “En España hay gente con la suficiente formación y experiencia como para poder aportar en muchos proyectos del estilo, y es triste que siendo funcionarios de la propia administración, siendo servidores públicos, se acabe recurriendo a empresas privadas“.

A lo mejor muchos servidores públicos podíamos ayudar a hacer mucho mejor el trabajo o a colaborar de alguna manera“, detalla. “Pero si haces procesos tan cerrados y tan pocos transparentes, los dejas fuera“.

Let’s block ads! (Why?)

Publicada originalmente en: Ir a la fuente
Autor: Business Insider

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo

Video

Los animales engañan a otros con trucos de magia igual que los humanos

Publicada

el

Los magos pueden hacernos ver cosas que no están sucediendo, haciendo desaparecer y mover objetos y creando ilusiones, pero lo que en realidad hacen es dirigir y controlar nuestros mecanismos de atención. “Sus metodologías de engaño se basan en nuestra inestabilidad atencional y perceptiva”, dice a SINC Elías García-Pelegrín, científico en el departamento de Psicología de la Universidad de Cambridge (Reino Unido).

Sabiendo la fascinación que genera la magia en las personas, el equipo de este investigador decidió comprobar si los animales serían capaces de “caer” en los mismos trucos de magia que los humanos. Si esto fuera así, los científicos sugieren que tendríamos no solo mecanismos de atención parecidos, sino también un nivel de comprensión del mundo que nos rodea y unas expectativas de las leyes físicas semejantes.

“Si estuviésemos acostumbrados a que los objetos desaparecieran de la nada o que levitaran, el hecho de hacerlos desparecer o levitar no nos impresionaría mucho. Estudiar a los animales con trucos de magia nos ayuda a entender los sistemas de expectación que tienen y cómo ven el mundo a su alrededor”, añade García-Pelegrín.

En su estudio, publicado ahora en la revista Science, los psicólogos muestran que animales con cognición avanzada como los primates, la familia de los cuervos y la de los cefalópodos (pulpos y sepias) ya emplean técnicas de distracción y de control de la atención parecidas a las que utilizan los magos.

“El hecho de que estas especies inteligentes sean capaces de utilizar las técnicas con otros muestran que deben ser susceptibles a ellas, ya que si no, el comportamiento sería de poca utilidad”, recalca el investigador. Según el experto, ser susceptible a las mismas (o al menos parecidas) técnicas de control de atención en las que los humanos normalmente caemos, sugiere que estos animales deben tener sistemas de percepción y atención análogos a las personas.

Un ejemplo de ello es el caso del arrendajo euroasiático (Garrulus Galandarius), de la familia de los cuervos, que esconde avellanas en el suelo para consumirlas un par de semanas más tarde. Pero tienen que recurrir a métodos de distracción de la atención ante otros arrendajos o ardillas simulando esconderlas en diversos lugares para que no se las roben.

Por otra parte, el cuervo gigante (Corvus Corax), que en estado natural convive con lobos y normalmente les roba los huesos y restos de carne, es capaz de percibir los momentos en que los cánidos están distraídos y así sustraerles su comida.

“Estas técnicas son muy interesantes a nivel ecológico, pero también en el psicológico ya que entender y poder imaginar el estado atencional de otro ser vivo (de la misma especie o de otra) es una habilidad cognitiva muy avanzada y parte de lo que se llama Teoría de la Mente, una habilidad cognitiva que se ha considerado tan importante como la bipedestación para la evolución humana”, subraya el investigador.

Una manera de comprender mejor a los humanos

Este tipo de estudios no solo muestra las capacidades cognitivas de los animales ante ciertas situaciones, también nos enseña que los humanos no son tan diferentes. “Cuando comparamos las habilidades cognitivas de cualquier persona con otro animal suele ser con el chimpancé ya que es nuestro pariente más cercano. Pocas veces estudiamos cómo otras especies taxonómicamente diferentes como las aves y los cefalópodos pueden tener habilidades cognitivas parecidas a las nuestras”, apunta el psicólogo.

Según el experto, dado que el ancestro común de humanos y estos animales es muy lejano, es probable que estas habilidades hayan evolucionado convergentemente con las nuestras. “Lo cierto es que en cuanto a la atención se refiere no somos muy superiores a un cuervo”, indica García-Pelegrín. Esto no significaría que el mecanismo atencional sea más o menos inteligente, “nos dice que probablemente ocurrió debido a cualidades ecológicas parecidas”, resalta.

Gracias a la comparación con los animales, este estudio da un paso más para descifrar la complicada habilidad cognitiva del ser humano. Pero no solo eso. La investigación muestra que otros organismos pueden tener experiencias con el mundo similares a las humanas.

“Para los científicos es una manera diferente de enfocar la cognición y su metodología experimental, tomando ideas no solo arraigadas en la teoría y en lo que ya se ha hecho, sino también inspirándonos en otras materias que a primera vista pueden parecer distantes e inútiles”, concluye el investigador.

Let’s block ads! (Why?)

Publicada originalmente en: Ir a la fuente
Autor: Ebenizer Pinedo

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo

Video

Es oficial: la PlayStation 5 no será retrocompatible con juegos de PS1, PS2 y PS3

Publicada

el

Sony está resolviendo una gran cantidad de dudas sobre la PlayStation 5 tras celebrar su segunda presentación el 16 de septiembre. Desafortunadamente, la última noticia no será bien recibida por muchos. En una entrevista con la revista japonesa Famitsu (vía PushSquare), Jim Ryan, presidente de Sony Interactive Entertainment, confirmó lo que ya era un secreto a voces desde hace meses: la PlayStation 5 no será retrocompatible con juegos de PS1, PS2 y PS3.

Así pues, termina una de las mayores especulaciones que rodeaban a la susodicha consola. Ryan dejó entrever que Sony sí trabajo para lograrlo, no obstante, por una razón desconocida decidieron abandonar su propósito: “No alcanzamos a implementarlo”, expresó. Pese a lo anterior, señaló que la PlayStation 5 sí será retrocompatible con su predecesora. De hecho, promete que la PS5 podrá reproducir el 99% de los juegos que conforman la extensa biblioteca de la PS4.

La comunicación de Sony sobre la retrocompatibilidad de la PlayStation 5 ha sido un tanto confusa. En un principio, comunicaron que solo los 100 juegos más populares de la PS5 se podrían disfrutar en el nuevo hardware, un número que iría creciendo con el paso del tiempo. Poco después aclaró que se referían al centenar de juegos en los que estaban haciendo pruebas. Y para finalizar, aseguraron que la PS5 sería retrocompatible con la gran mayoría de juegos de PS4.

PlayStation Plus Collection en PS5

Más allá de la retrocompatibilidad, Sony también anunció PlayStation Plus Collection, una biblioteca de 18 juegos de PS4 que podrán ser disfrutados por los suscriptores de PS+ sin costo adicional en la PS5. Lo interesante es que estos títulos recibirán mejoras en su apartado gráfico —aumento en la resolución y tasa de fotogramas por segundo—. Por ahora se desconoce si la compañía planea hacer crecer esta biblioteca en el futuro.

Eso sí, puedes estar seguro que PlayStation Plus Collection no se convertirá en el Game Pass de PlayStation 5. El propio Ryan, en declaraciones recogidas por GameIndustry.biz, dijo que un modelo de suscripción de juegos no es sostenible en Sony: “Ya hemos tenido esta conversación antes, no vamos a seguir el camino de poner nuevos títulos en un modelo de suscripción. Estos juegos cuestan muchos millones de dólares, más de $100 millones para desarrollarlos. Simplemente no lo vemos como algo sostenible”.

Let’s block ads! (Why?)

Publicada originalmente en: Ir a la fuente
Autor: Ebenizer Pinedo

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad
...

Facebook

Destacado