Conecta con Minuto5

Video

Huawei anuncia la fecha de inauguración de su primera gran tienda física en Barcelona

Publicada

el

Huawei ya tiene casi todo a punto para cortar la cinta de la que será su nueva gran tienda física en España. Aprovechando el incomparable marco que ofrece la celebración del Mobile World Congress 2020 en la Ciudad Condal, la tecnológica china comenzará su andadura en tierras catalanas a finales del próximo mes de febrero.

Será el segundo Espacio Huawei en España tras el inaugurado en Madrid el pasado verano, donde la empresa descubría entonces un lugar de 1.100 metros cuadrados de superficie ubicado en plena Gran Vía, a tiro de piedra de la Plaza del Callao. En el caso de Barcelona, la empresa ha optado también por un enclave estratégico como Plaza Catalunya y eligiendo, además, el mismo bloque que ha servido de hogar a otra de las grandes del panorama tecnológico durante los últimos siete años: Apple y su tienda insignia de Passeig de Gràcia.

Para más inri, es de esperar que, durante esos días de feria, Samsung también monte su ya tradicional tienda temporal en la misma plaza, por lo que las tres empresas se verán congregadas a pocos metros de distancia.

Un nuevo Espacio Huawei y un incierto futuro

La apertura de la tienda coincide con el sostenido estado de incertidumbre que lleva viviendo Huawei durante los pasados meses, enfrentándose al hecho de no poder incluir los servicios de Google en sus terminales y, de esta forma, limitando en gran medida su adopción fuera del suelo chino. Tal y como ha expresado la marca, este lugar será una oportunidad para “acercar todavía más a los consumidores al ecosistema completo de dispositivos de la compañía”.

El nuevo Espacio Huawei, ubicado en Plaza Catalunya, 9, será inaugurado el día 22 de febrero en una jornada a la que acudirán figuras como Pablo Wang, Director de la Unidad de Negocio de Consumo de la marca en España, o Marianna Cherubini, Directora de Retail.

👇 Más en Hipertextual

Let’s block ads! (Why?)

Publicada originalmente en: Ir a la fuente
Autor: Luis del Barco

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo
Publicidad
Loading...

Video

Los infructuosos intentos de Microsoft (más allá de LinkedIn) por entrar en las redes sociales

Publicada

el

Ha sido el culebrón corporativo-tecnológico del verano. Desde que a mediados de agosto Donald Trump llevara a cabo su amenaza de cerrar TikTok en Estados Unidos a no ser que su matriz china ByteDance llegara a algún tipo de acuerdo de venta o intervención con un partner norteamericano, Microsoft se introdujo desde el principio como la principal gran tecnológica interesada en su compra.

Ahora ya sabemos el resultado. TikTok y Microsoft no llegaron a un acuerdo. Oracle fue quien ganó aquella partida, aunque no adquiriendo las operaciones de TikTok en Estados Unidos como tal, sino llegando a un acuerdo como “socio de referencia”.

Microsoft puso sus ojos en TikTok -en una operación que hubiera supuesto una suma incalculable- con la intención de hacerse con sus más de 100 millones de usuarios en suelo americano y, sobre todo, plantar una pica en un mercado donde nunca ha tenido demasiado éxito: el de las redes sociales de tono más lúdico.

Tras su intento estaba el interés de hacer de TikTok una vía de entrada hacia el resto de sus productos, bien de hardware, como de software, en este público más joven, pero también otros ligados con la inteligencia artificial, o la recopilación de datos para la creación de sus productos.

No salió adelante.

Microsoft ha entrado en el último lustro, desde la llegada de Satya Nadella al puesto de CEO, en una transformación o mejor dicho una ampliación de sus principales productos. Las soluciones en la nube y programas enfocados a empresa como Teams, la inteligencia artificial, o la evolución de su propuesta de hardware han sido los puntales de estos cambios, tras años en los que la compañía había sumado sonoros fracasos como Windows Phone o la adquisición de Nokia.

La reconversión de Microsoft tras Bill Gates: de los problemas de Ballmer al éxito de Nadella

En este marco de crecimiento, que se ha notado en sus resultados, ha tenido también un peso importantísimo LinkedIn, la red social ‘para profesionales’ que adquirió en 2016 por 26.000 millones de dólares, su compra más cara en ese momento.

Sin embargo, la infructífera negociación con TikTok vuelve a recordar que Microsoft ya ha tenido algún que otro intento a tientas de penetrar en el mercado de las redes sociales de enfoque lúdico, que también entraron en el cementerio de sus importantes fracasos.

So.cl: el Google+ de Microsoft

Seguramente nadie lo recuerde, pero en 2011, en pleno despegue de Facebook, Microsoft intentó lanzar su propia red social. Su nombre fue So.cl (Social), y sorprendentemente, se mantuvo abierta hasta 2017, momento en el que fue cerrada definitivamente.

El servicio fue lanzado a finales de 2011 como una comunidad social donde el objetivo era “el consumo colaborativo, no la comunicación”. Consumo entendido en términos de contenido, y es que en So.cl los usuarios podían crear colecciones de fotos y vídeos que habían encontrado en otras redes como Facebook o Youtube, uniéndolas para crear un conjunto que es lo que se compartía en ella.

Inicialmente para estudiantes, So.cl se abrió a todos los países una vez que se puso en marcha y posteriormente añadió soporte para dispositivos móviles también.

Cuando se filtró la noticia del proyecto por primera vez antes de su lanzamiento, muchos habían asumido que Microsoft estaba construyendo una red social para competir directamente con Facebook, en una época en la que Google también lo intentó con productos como Google+ o la aún más remota Google Buzz.

Si te pica la curiosidad sobre cómo era So.cl, se mostraba como una especie de collage de imágenes y video que recuerda un tanto a Pinterest.

Así era la interfaz de So.cl
Así era la interfaz de So.cl

De cualquier manera, So.cl no tuvo ningún éxito y siguió existiendo fuera de la burbuja social dominante, atrayendo poca atención por sí mismo.

Yammer: la red social empresarial que resiste como puede

En las mismas fechas que el nacimiento de So.cl, Microsoft también adquirió Yammer en 2012. Desarrollado como una red social interna para grandes empresas, Yammer resiste a día de hoy y tuvo un relanzamiento sin demasiado ruido a comienzos de este año.

El sistema de Yammer, de acceso freemium e incluido en las suscripciones a Office 365, es crear un entorno en el que las grandes organizaciones puedan conectar y hablar desde el CEO hasta el empleado que acaba de entrar. Una especie de afterwork digital donde también se organizan temas de empresa a largo plazo, pero no de forma ejecutiva, sino como visión de empresa. O al menos así lo quiere vender Microsoft.

Yammer
Yammer

“Yammer es excelente en lo que llamamos conversaciones de vida media más largas, cosas que no se atienden solo a través de un mecanismo de chat”, dijo en la presentación del relanzamiento de Yammer Murali Sitaram, su director general. “Mientras que un chat o una conversación dentro de un equipo casi no es útil 24 horas después, las conversaciones de Yammer pueden ser útiles dentro de seis meses o un año”.

Las dudas evidentes es si un producto como Yammer tiene sentido bajo el paraguas del también poseedor de productos como LinkedIn o Teams, una línea muy fina que hace que hasta ahora apenas 8 millones de personas usen este producto.

Y el acierto de LinkedIn

Donde no hay duda de que Microsoft dio en la clave en el mercado social es con LinkedIn. Comprado por Microsoft en diciembre de 2016 por 26.ooo millones de dólares, cuenta hoy con más de 700 millones de usuarios y sus ingresos siguen aumentando.

Los ingresos de LinkedIn en 2019 llegaron a 6.800 millones de dólares. Un gran crecimiento si se compara con los 2.300 millones de dólares de ingresos de LinkedIn en 2017.

Let’s block ads! (Why?)

Publicada originalmente en: Ir a la fuente
Autor: Víctor Millán

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo

Video

Las tramas paralelas de ‘Ratched’ y ‘American Horror Story’

Publicada

el

Resulta de lo más obvio que Ratched (desde 2020), la nueva serie de los estadounidenses Ryan Murphy (Feud) y Evan Romansky para Netflix que revisita Alguien voló sobre el nido del cuco (Milos Forman, 1975) y la novela homónima de Ken Kesey (1962) en la que se basa, pudiera añadirse como la temporada diez de American Horror Story (desde 2011) por sus elementos comunes y porque cuenta con el mismo espíritu macabro. Y, entre lo que comparte, se incluyen varias tramas paralelas, es decir, desarrollos e interacciones de personajes que ya habíamos visto en la terrorífica serie antológica de Murphy y Brad Falchuk.

Para empezar, la dinámica que se establece entre la implacable enfermera Mildred Ratched (Sarah Paulson) y el doctor Richard Hanover (Jon Jon Briones) se parece mucho a la que había entre la hermana Mary Eunice McKee (Lily Rabe), después de que la poseyese el demonio escapado de Jedd Potter (Devon Grayer), y el doctor Arthur Arden (James Cromwell) en Asylum (2012-2013), segunda temporada de American Horror Story. Son figuras prominentes en el hospital psiquiátrico de Lucía, como los otros dos en el de Briarcliff; ellos sienten cierta fascinación por las dos mujeres y ellas los manipulan y los usan para sus oscuros propósitos, con la toma del poder y los estallidos de violencia en la institución.

ratched american horror story coincidencias
Netflix

Además, por si esto fuera poco, tanto Richard Hanover como su colega Arthur Arden son fugitivos al frente de sus hospitales que se esconden bajo otros nombres: el Manuel Bañaga que había tomado parte en la amputación de miembros de Henry Osgood (Brandon Flynn) y el nazi Hans Grüper, médico que mandaba en campos de concentración alemanes durante la dictadura de Adolf Hitler y que tramó que también le cortaran las piernas a la Elsa Mars (Jessica Lange) de Freak Show (2014-2015) para una película snuff en 1932. Los dos, por otro lado, ambicionan lograr importantes avances científicos con sus experimentos, pero Hanover es idealista y Arden, un sádico torturador.

La misma Mildred Ratched y su enfermizo parentesco postizo con Edmund Tolleson (Finn Wittrock), encerrado en el hospital de Lucía por el homicidio de tres sacerdotes católicos para que Richard Hanover determine su estado psíquico y su posible condición de reo de la pena capital como desea el gobernador George Wilburn (Vincent D’Onofrio) para ser reelegido en el cargo por su muestra de mano dura con este criminal, nos traen a la memoria a la periodista Lana Winters de Asylum, interpretada por la propia Sarah Paulson, y a Johnny Morgan (Dylan McDermott), hijo suyo, asesino en serie como el nuevo Cara Sangrienta y, así, sucesor de su padre, el psicopático doctor Oliver Thredson (Zachary Quinto).

ratched american horror story coincidencias
Netflix

Y la evolución de Edmund hacia la brutalidad recurrente, pues degüella al guardia Harold (Jermaine Williams) cuando huye del hospital con Dolly (Alice Englert) y liquida a siete enfermeras en Chicago tras su segunda fuga con las personalidades múltiples de Charlotte Wells (Sophie Okonedo), y la abierta declaración de hostilidades entre él y Mildred Ratched al final de la primera temporada de Ratched, nos hace intuir que acabará igual que los dos Cara Sangrienta a manos de Lana Winters. No hay duda que de que, en su enfrentamiento, solo la imponente enfermera puede salir airosa; y no únicamente porque deba estar viva para recibir en el futuro al conflictivo Randle Patrick McMurphy.

Por último, los ricachones Lenore (Sharon Stone) y Henry Osgood (Brandon Flynn) nos recuerdan a Gloria (Frances Conroy) y Dandy Mott (Wittrock), personajes de Freak Show, la cuarta temporada de American Horror Story. Ella es una madre preocupadísima por su temible y caprichoso hijo de tendencias violentas que busca ayuda sin resultado en un psiquiatra, el desconocido doctor Feinbloom, como Lenore Osgood la busca trágicamente en Manuel Bañaga y cuyo retoño termina provocando un estropicio sangriento. Y, aunque Lenore es mucho más dura que la suave Gloria y al igual que el mismo Dandy, el imposibilitado y rabioso Henry termina asesinándola.

ratched american horror story coincidencias
Netflix

Let’s block ads! (Why?)

Publicada originalmente en: Ir a la fuente
Autor: César Noragueda

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo

Video

La película de Tom Cruise a la que el videojuego ‘Doom’ debe su nombre

Publicada

el

El único propósito de ponerle nombre a las cosas es diferenciarlas. Por esa razón, el absurdo de llamar a un hijo como a su padre, su abuelo, etcétera. Sería como si a Noé (Darren Aronofsky, 2014) la hubiesen titulado igual que Cantando bajo la lluvia (Stanley Donen y Gene Kelly, 1952), o como si a The Walking Dead (Frank Darabont y Angela Kang, desde 2010) la tradujeran de la misma forma que a Este muerto está muy vivo (Ted Kotcheff, 1989). Echarle imaginación resulta obligatorio, pues, si uno desea que las denominaciones por las que se decante tengan algún sentido. Y hay veces que otras obras nos inspiran para ello, como sucedió con el videojuego Doom (John Carmack e ídem Romero, 1993).

Según nos cuentan en el episodio “Level Up” (1×06) de la serie documental High Score (France Costrel, desde 2020), el nombre de este entretenimiento de first person shooter salió de una película protagonizada por el actor neoyorkino Tom Cruise (Algunos hombres buenos): El color del dinero (Martin Scorsese, 1986), la inesperada secuela de El buscavidas (Robert Rossen, 1961), que narra la historia del pillo Eddie “Relámpago” Felson (Paul Newman) según la novela de Walter Tevi (1959). Este habilidoso jugador de billar busca al más reputado de Estados Unidos, el Gordo de Minnesota (Jackie Gleason), para enfrentarse a él y vencerle. Y el filme, con nueve nominaciones a los Oscar, obtuvo dos de ellos.

high score netflix doom
Netflix

En la continuación de Martin Scorsese (Infiltrados), un retirado Eddie Felson vuelve a la carga como mentor cuando conoce al joven Vincent Lauria (Tom Cruise), en una jugada cinematográfica parecida a la que luego vimos en Creed: La leyenda de Rocky (Ryan Coogler, 2015). Con otras tres nominaciones, Paul Newman le otorgaron su único Oscar al Mejor Actor. Y John Romero expone en High Score cómo pudo inspirarle esta película: “Tom Cruise [o, más bien, Vincent Lauria] está en una sala de billar y va a jugar contra un tío, y ha traído su taco [en un maletín especial]. Así que el tío se le acerca y le dice: «¿Qué tienes ahí?». Y Tom Cruise mira hacia abajo, [alza la vista] y dice: «Perdición»”. Esto es, “Doom” en la versión original. “Y me dije que era un gran nombre”.

Let’s block ads! (Why?)

Publicada originalmente en: Ir a la fuente
Autor: César Noragueda

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad
...

Facebook

Destacado