Conecta con Minuto5

Viral

Un nuevo malware de Android se disfraza como una app legítima para espiarte y robar tus datos

Publicada

el

Expertos de Promon, una empresa noruega especializada en seguridad, identificaron una fallo de seguridad en Android que permite que aplicaciones legítimas sean secuestradas por malware capaz de tomar control del teléfono y tener acceso a la información de los usuarios.

La vulnerabilidad da pie a que una aplicación maliciosa solicite permisos mientras finge ser legítima. De este modo es posible acceder al contenido del teléfono como los mensajes de texto, fotos, credenciales de inicio de sesión y más.

Tal vez el daño más crítico es que el atacante es capaz de escuchar al usuario a través del micrófono, tomar fotos usando la cámara y obtener su ubicación por medio de GPS.

En términos de funcionamiento, StrandHogg se aprovecha de un fallo en el sistema multitarea de Android. Los investigadores dicen que el exploit se basa en una configuración del sistema llamada taskAffinity, que permite que cualquier app, incluida una maliciosa, pueda asumir cualquier identidad en el sistema multitarea que desee.

Al explotar esta vulnerabilidad, una aplicación maliciosa instalada en el dispositivo puede atacar el dispositivo y engañarlo para que cuando se haga clic en el ícono de una aplicación legítima, se muestre una versión maliciosa en la pantalla del usuario.

Debido a que los usuarios rara vez revisan la solicitud de permisos, StrandHogg se activa una vez que el usuario los acepta. Ahí comenzará a capturar los datos de inicio de sesión para enviarlos a un atacante, quien tomará control del teléfono y las aplicaciones sensibles.

De acuerdo con Promon, las 500 aplicaciones más populares se encuentran en riesgo, en todas las versiones de Android. Los atacantes sacan provecho de apps oficiales en Google Play que actúan como puente para descargar otras apps maliciosas.

Ante este hecho, Google respondió que han identificado y eliminado todas las aplicaciones potencialmente dañinas y que su sistema “Google Play Protect” detecta y bloquea apps maliciosas que utilizan la técnica descrita por los investigadores.

A pesar de eso, Promon asegura que a pesar de los intentos de Google, las aplicaciones de este tipo continúan publicándose a diario y algunas suelen pasar desapercibidas por la suite de seguridad de la Play Store. Al momento de eliminarlas, algunas de estas apps ya cuentan con millones de descargas.

? Más en Hipertextual

Let’s block ads! (Why?)

Publicada originalmente en: Ir a la fuente
Autor: Luis Miranda

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo
Publicidad
Loading...

Sociopolítica

La naturaleza humana viaja en barco

Publicada

el

Estábamos aún en el muelle de Marsella y acababa de terminar una entrevista a Ludovic Duguépéroux, un marino rescatista de la organizacion humanitaria SOS Meditérranée. Justo a tiempo para ver desde cubierta un atardecer de mediados de junio que transformó el cielo en un espectacular conjunto de matices.  “Ya verás”, me había dicho como una amistosa advertencia: “la naturaleza del ser humano a puerta cerrada de un barco es muy especial, no hay escapatoria, y dependiendo de la gente que tengas a bordo, puede llegar a ser más o menos opresiva”. El comentario no podía tener mejores intenciones.

La misión para la que había abordado el Ocean Viking, un barco ambulancia rojo y blanco que se proponía rescatar a náufragos en la ruta de migración más mortífera del mundo, era en sí misma inusual.

El Ocean Viking, 15 de septiembre de 2019. (AFP / Alessandro Serrano)

Por primera vez las operaciones se iban a llevar a cabo sin el aliado Médicos Sin Fronteras, que acababa de retirarse, y en el contexto del covid-19, con todas las limitaciones que ello implica: mascarillas, viseras, trajes, descontaminación… De hecho, acababa de salir de una cuarentena de catorce días compartida en el mismo hotel con toda la tripulación.

Era el momento de prepararse mentalmente para lo peor del drama que sucede en estas aguas, que desde la crisis migratoria de 2015 se han tragado a miles de personas aspirantes al exilio.

29 de febrero de 2020. Llegada de 27 solicitantes de asilo de Gambia y de la República Democrática del Congo cerca de Lesbos en Grecia. (AFP / Aris Messinis)

Apenas llegamos a la zona frente a Libia, después de tres días de navegación, comenzaron los rescates. Dos en cinco horas y de camino a otro barco en problemas  donde una mujer acababa de dar a luz a un bebé, además de estas palabras de un responsable a bordo, casi irreales a las 2 de la madrugada: “Hay informes de al menos seis personas muertas en este barco, si no te apetece ir en la lancha semirígida, dínoslo”.

Al final, los supervivientes tuvieron mala suerte. Los guardacostas libios llegaron antes y se llevaron a todos estos migrantes de vuelta al país del que huían.

(AFP / Shahzad Abdul)

Mi lugar, durante este tipo de operación, está en la parte trasera de la lancha, justo a la izquierda del piloto, Rocco, un italiano bromista que prefiere que su apellido no se publique.

Desde 2015 se supone que la escena es bien conocida. Pero intercambiar en medio de la nada la mirada con estas personas hacinadas que se han lanzado al mar arriesgando sus vidas, observar  estos rostros asustados iluminarse cuando ven ayuda, sigue siendo una experiencia humana asombrosa.

(AFP / Shahzad Abdul)

 

Los días siguientes fueron principalmente una oportunidad para conocer a estos 117 hombres y una mujer que dicen haber preferido una muerte probable en el mar a una segura en Libia ¿De dónde han salido? ¿Cómo terminaron en este país caótico? ¿Por qué y cómo escaparon? ¿Cuáles son sus sueños ahora?

Se trataba en su mayoría de personas de Pakistán y Bagladés, así como de africanos subsaharianos, que tienen en común haber sufrido los peores abusos en Libia.

Hacen preguntas y tratan de responder a muchas otras: ¿cómo va a ser todo para nosotros? ¿Qué país nos va a recibir? ¿Podremos trabajar? Inténtalo porque no toda la verdad es tan buena como para contarla. En ese momento no le veo sentido hablar sobre la dificultad del proceso de integración, los insalubres campos en los que se agrupan cientos, incluso miles, de migrantes y refugiados en Francia.

A bordo de la embarcación, la vida se organiza en torno a tres pilares: comer, lavarse y descansar. En primer lugar está la distribución del desayuno (pastel rico en proteínas, cacahuetes, galletas, barras de cereales) a las 10:00 am, que se acompaña de un chequeo de temperatura en estos tiempos covid. Y lo mismo ocurre con la cena, con las raciones humanitarias que dejó MSF. Luego está la ducha de la tarde, tres minutos por persona, en grupos de cinco en cinco, para ahorrar el agua reciclada a bordo.

A bordo del Ocean Viking, 26 de junio de 2020 (AFP/ Shahzad Abdul)

El resto del tiempo, hacer largas siestas o un descanso al abrigo de los contenedores que protegen del calor opresivo, para recuperarse de un viaje a menudo caótico. Algunas personas juegan a las cartas, a las damas. Y una de esas tardes, la sesión de peluquería dirigida por dos migrantes con tijeras en las manos que logran un raro momento para compartir plagado de risas.

(AFP/ Shahzad Abdul)
(AFP/ Shahzad Abdul )

Las medidas sanitarias relacionadas con el virus también pueden crear barreras. Después de un largo recorrido en cubierta, los socorristas y yo teníamos que ducharnos en una esclusa de descontaminación delimitada por lonas azules y desinfectar todo con cloro, incluidas las suelas de los zapatos y el bolígrafo, antes de entrar en el barco, donde estaba mi diminuto camarote de oficina.

Después de unos días, la ansiedad de los sobrevivientes se debía principalmente a la imposibilidad de informar a sus familias que habían escapado de la muerte. No podían hacerlo por teléfono en alta mar, ni utilizando la red wifi del barco.

Regularmente algunos de ellos garabateaban el número de un pariente o una cuenta de Facebook para que yo les informara que estaban vivos. Estaban molestos porque con mi libreta no podía mostrarlos en televisión en vivo.

Shahzad Abdul trabajando a bordo del Ocean Viking

Sólo hay una conexión a bordo, lo cual ponía los nervios de punta – a veces enviar una foto a la redacción podía tardar más de una hora – pero el internet se utilizaba principalmente para comunicarse con las autoridades marítimas.  Si a este ancho de banda tan débil se añadían más de 100 personas conectadas era seguro que nadie podría usarlo de nuevo. Así que las instrucciones eran no hacer ninguna excepción.

El 30 de junio hubo dos nuevos rescates. Los migrantes apoyados en la cubierta  aplaudieron las operaciones. Los náufragos  habían estado en el lugar desde hacia cinco días antes. El segundo rescate tuvo lugar de noche, en un mar como vinilo negro. El ojo tenía que acostumbrarse a la oscuridad total, así que nada de faros o flashes del teléfono. 

El objetivo era encontrar un barco de madera, que acababa de ser denunciado por las autoridades marítimas maltesas. Al cabo de 30 minutos aparecieron los rostros de 16 tunecinos, entre ellos una mujer y cuatro mineros, que habían abandonado su ciudad costera de Zarzis el día anterior y se encontraban ahora a 74 kilómetros de la isla italiana de Lampedusa.

El grupo había descargado una aplicación de navegación offline, aún tenía dos latas de gasolina y navegaba en un mar tranquilo. Por lo tanto, inicialmente se negó a unirse al Ocean Viking. Pero finalmente aceptó subir al barco.

La puerta de Lampedusa, también conocida como la “Puerta de Europa” en el sur de la isla de Lampedusa, Italia, el 26 de septiembre de 2018. (AFP / Alberto Pizzoli)

Estos pasajeros, los únicos que no habían huido de Libia, ¿habían entendido lo que estaba en juego con su decisión? Más tarde dijeron que no. La cubierta del barco humanitario era un microcosmos de unos 50 metros de largo, donde la espera empezaba a pasar factura, cuando los recién llegados cuestionaron su presencia en la embarcación.

“Ya estaríamos en Lampedusa si hubiéramos seguido solos, teníamos todo, el GPS, el aceite combustible, y ahora estamos atrapados aquí esperando”, dijo Ahmed, de 24 años, aún sin camisa y con un sombrero negro tipo bob atornillado en la cabeza calva.

¿Ingratitud o realismo? En cuatro días, entre el jueves siguiente a su desembarco en Sicilia y el domingo 12 de julio, casi mil inmigrantes llegaron a Lampedusa por sus propios medios.

En sus teléfonos, los tunecinos veían fotos de sus ciudades, mientras que dos norafricanos se tiraron por la borda, cansados de la monotonía en el barco, cuyas peticiones para que se le asignara un puerto de desembarque seguían siendo ignoradas. Finalmente los marineros tuvieron que poner de nuevo una lancha ligera en el agua para traer de vuelta a los migrantes.

En ese momento, la cubierta se dividió en dos campos, que podían ser opuestos de mil maneras, pero que Mohammad Irshad, un pakistaní de 22 años, resumió así: “Los egipcios, los marroquíes, los tunecinos, no han experimentado la tortura en Libia como nosotros, como los hermanos negros o los silenciosos de Bangladés. No tienen la misma resistencia o paciencia”.

La tensión aumenta de dos maneras paralelas. Para los trabajadores humanitarios de SOS Méditerranée se trata de un juego de presión que incluye amenazas suicidas y de agresiones, incluso de muerte para el capitán del barco. Entre los migrantes de África del norte se extendió el rumor de que el hombre al timón tiene un interés financiero para hacer durar su estancia a bordo. Se frotan los puños ante las otras comunidades.

Para mí, la pregunta es: ¿Qué lugar debo dar en mis artículos a esta ruidosa minoría cuyas amenazas nunca me parecieron verdaderas? 

En un comunicado el viernes 3 de julio se declara el estado de urgencia a bordo, sin consecuencias. SOS Méditerranée reporta seis intentos  de suicidio, incluido el de un hombre que corrió dos pasos por la cubierta amenazando con saltar.

Yo nunca recibí ninguna amenaza y pude seguir haciendo mi trabajo, dando la palabra a todos los presentes. ¿Por qué elegir uno sobre el otro? ¿Sobre qué base? De donde sea que vinieran y cualesquiera que fueran sus motivaciones, ¿no se encontraban, al final, en la misma situación?

Decidí narrar la vida cotidiana a veces tensa, a veces extremadamente tranquila, casi esquizofrénica, detallando cada pieza de este divertido rompecabezas, sin añadir ningún comentario. De un lado, los integrantes de SOS Méditerranée desgastados por la situación en la cubierta, que fueron encontrados llorando en la proa del barco preguntándose cómo era posible que las personas que habían rescatado podían ahora amenazarlos físicamente.  Uno de ellos, con los ojos rojos por la falta de sueño, me llevo a una sala de máquinas ensordecedora para confesar: “Claro, es como el resto de la humanidad, hay gente buena y grandes imbéciles. Pero estoy perdiendo la fe en la humanidad”. En público, la ONG siempre ha sido cuidadosa con sus palabras, recordando  la “angustia psicológica aguda” que viven las personas a bordo del barco. Por otro lado, los migrantes,  cuya gran mayoría esperaba con calma, pero entre ellos había algunos capaces de dejarse llevar por  un juego competitivo de exilio.

Black Lives Matter, 6 de julio de 2020, a bordo del Ocean Viking. (AFP/ Shahzad Abdul)

Quién es un “verdadero refugiado” y quién es un “oportunista”,  dijo señalando con el dedo a un bangladesí. La lucha contra el racismo también hizo una sorprendente aparición en la cubierta del barco, donde los negros africanos, que se sentaban todo el día a charlar, pusieron un cartel con el lema: “Black Lives Matter”.

Pero lo que queda profundamente marcado de estos diez días de cohabitación es la dignidad con la que todos los que dicen haber vivido lo peor de Libia – la tortura, la esclavitud – enfrentan a su pasado y miran hacia el futuro.

Festejo del próximo desembarque a bordo del Ocean Viking, el 5 de julio de 2020. (AFP/ Shahzad Abdul )

Una mezcla de resistencia, perdón y rabia por la vida: en cierto modo, la fe en el hombre. Me marcó la fuerza de estos jóvenes que pueden decir aburridos con sus palabras de manera apológica, que fueron golpeados hasta el punto de desmayarse cuando sus familias no pagaban el rescate para liberarlos o que “murieron todos los días en Libia”, como Arslan Ahmid de 24 años. Ellos también tienen esperanza.

Samir de 8 años, proveniente de Somalia, mira a través de la ventana en el barco humanitario Astral de la ONG Proactive Open Arms, el 25 de septiembre de 2016. (AFP / Ricardo Garcia Vilanova)

 

Como Peter Enyinnaya, un nigeriano que fue secuestrado, torturado, extorsionado, dado por muerto… y que se encuentra en este barco, sentado sin decir una palabra,  tratando de encontrar en Italia a su hija llamada Milagro. Pregúntale cómo se las arregló para pasar por todo esto. Simplemente dirá: “Porque tengo un propósito.  Sé a dónde voy”.

Ante estos destinos, siempre terminas invadido por un sabor a injusticia ¿Por qué algunas personas, incluida yo, pueden viajar o emigrar libremente mientras que otras tienen que arriesgar sus vidas?

Al final, entre la declaración de urgencia y el desembarque tres días más tarde en Sicilia, las tensiones casi habían desaparecido con la seguridad de un arribo inminente en Italia.

El Ocean Viking fue puesto en cuarentena por las autoridades italianas. A bordo del barco ambulancia, los marineros aprovecharon desde el primer día para realizar una gran limpieza de la cubierta usando mangueras contra incendios. Comenzaron recogiendo todos los cacahuetes del suelo, que los norafricanos arrojaban a los negros y a los bangladesís imitando gritos de monos, para borrar de su memoria estas dolorosas escenas de racismo. Esta limpieza  “es cartártica”,  exclamó  Ludovic Duguépéroux deteniéndose un momento con un trapo en el hombro.

Solicitantes de asilo en la isla griega de Lesbos, 2 de marzo de 2020. (AFP / Aris Messinis)

Let’s block ads! (Why?)

Publicación original:Ir a la fuente
Autor: Shahzad Abdul

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo

Video

iOS 14.2 incluye nuevos emojis neutrales e inclusivos

Publicada

el

Apple incluye nuevos emojis en su última beta de iOS 14.2, incluyendo novedades inclusivas, animales y accesorios. Pero realmente la novedad destaca sobre la neutralidad de los propios emojis.

Los emojis se han convertido en parte de nuestro día a día para comunicarnos con nuestros amigos y familiares. Gracias a ello podemos dar una respuesta rápida, concisa o incluso “maquillar” una contestación que pueda interpretarse de manera inadecuada.

Actualmente sólo los usuarios con cuenta de desarrollador que tienen instalada la versión beta en sus dispositivos iOS pueden acceder a estas novedades. Pero no te preocupes, dentro de unas semanas será accesible para todos los usuarios.

Novedades emojis para iOS 14.2

Los nuevos emojis cada vez son más neutrales y dan visibilidad a géneros que hasta el día de hoy no estaban reflejados en su catálogo, algo que es de agradecer para demostrar que todos somos iguales y tenemos los mismos derechos.

Un claro ejemplo de ello es la neutralidad en los emojis de personas, ahora se muestra un chico con velo o una chica con esmoquin. Lo mismo ocurre con la lactancia, tanto un padre o madre se reflejará en la nueva actualización dando el biberón a su bebé.

También veremos novedades sobre animales, herramientas, accesorios o incluso una bandera transgénero. Todo ello con unos gráficos mejorados para darle un toque visual mucho más ameno.

Apple es una de las partes que más presión hacen para mostrar en cada actualización situaciones en las que las personas puedan sentirse identificadas a la hora de utilizar los emojis en sus conversaciones a través de Mensajes o cualquier aplicación que acepte emojis.

La tendencia de añadir emojis inclusivos está en alza, en la actualización Emoji 13.1 veremos nuevas versiones de personas del mismo sexo mostrando su afecto con diferentes tonalidades de piel.

Eso sí, no llegarán en breve, tendremos que esperar al menos hasta el próximo año para que liberen la nueva actualización, según apunta la emojipedia. Pero lo que sí es seguro es que dentro de pocas semanas disfrutaremos los nuevos emojis neutrales en iOS 14.2.

Let’s block ads! (Why?)

Publicada originalmente en: Ir a la fuente
Autor: Ricky Fernández

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo

Video

Los zombis de ‘Call of Duty: Black Ops Cold War’ aterrorizan en un nuevo tráiler

Publicada

el

El lanzamiento de Call of Duty: Black Ops Cold War se encuentra a la vuelta de la esquina, pero Activision todavía tiene algunas novedades por mostrar. Hoy finalmente compartieron el primer —y muy completo— vistazo a los zombis, criaturas que nunca han faltado en los juegos de la saga desarrollados por Treyarch. Recordemos que, en esta ocasión, el mencionado estudio no está trabajando en la campaña, sino en las experiencias multijugador que acompañarán a Black Ops Cold War.

Como sucedió en entregas anteriores de Black Ops, los zombis tendrán su propia modalidad; este año lleva por nombre Die Maschine y se ambienta a principios de los 80s. La puesta en escena de Call of Duty: Black Ops Cold War parece ser la más ambiciosa hasta la fecha en lo que se refiere a contenidos. Nuevamente se centraron en ofrecer una experiencia cooperativa para cuatro jugadores, por lo que la comunicación entre los miembros del equipo volverá a ser fundamental.

Die Maschine tendrá su propia historia protagonizada por personajes completamente nuevos, quienes forman parte del equipo Requiem comandados por la CIA (no aparecen en la campaña de Call of Duty: Black Ops Cold War). Eso sí, el líder de al agrupación es Grigori Weaver, un viejo conocido de la saga. Pero no estaremos solos, pues se presenta un bando contrario de origen soviético, el Omega Group. Este igualmente pretende estudiar el fenómeno de los zombis que se presenta en un antiguo búnker de la Segunda Guerra Mundial:

Mientras luchan por reprimir los fenómenos antinaturales en este búnker lleno de grafitis, los miembros del equipo de Requiem investigan qué hay debajo de esta estructura que ha decaído después de décadas de flaco servicio. Si tienen éxito, Requiem puede descubrir un alijo de secretos de décadas de antigüedad que trastocan el orden global. Al mismo tiempo, una división liderada por los soviéticos y rival de Requiem, el Omega Group, entra en la pelea. El Omega Group también tiene un gran interés en estudiar y aprovechar los eventos y anomalías inexplicables que se manifiestan en todo el mundo.

Cabe mencionar, además, que la narrativa no será una continuación de lo que vimos en entregas previas de Black Ops, pues el estudio prefirió apostar por un reinicio. Asimismo, Treyarch señala que Die Maschine tendrá su propio sistema de progresión, el cual podrá compartirse entre las diversas plataformas en las que estará disponible Call of Duty: Black Ops Cold War (PS4, PS5, Xbox One, Xbox Series X, Xbox Series S y PC). También ofrecerá cross play, permitiendo así disfrutarlo junto a jugadores de otras consolas. De hecho, su progresión también se integrará con el Pase de Batalla de Warzone, por lo que que sumar puntos con los zombis siempre te beneficiará.

En lo que se refiere a jugabilidad, ahora las armas tendrán niveles de rareza —como en Warzone—. “Mientras más rara sea el arma, mayor el daño y los accesorios con los que contará”, añaden. En el mapa podrás encontrar diversas habilidades y equipamiento que puedes usar durante el transcurso de la batalla, ya sea para beneficiarte de forma individual o a todos tus compañeros. “Si todo el escuadrón está en problemas, puedes optar por exfiltrar la zona de combate de muertos vivientes en helicóptero y esperar ganar algunas recompensas si tu escuadrón completo sobrevive”, concluyen. Call of Duty: Black Ops Cold War estará disponible el próximo 13 de noviembre.

Let’s block ads! (Why?)

Publicada originalmente en: Ir a la fuente
Autor: Ebenizer Pinedo

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad
...

Facebook

Destacado