Conecta con Minuto5

Mundo

Santos y Londoño coinciden en destacar el papel de Chávez en el proceso paz

Publicada

el

El expresidente colombiano Juan Manuel Santos y el exlíder de las FARC Rodrigo Londoño, alias Timochenko, coincidieron este sábado en destacar el papel «importante» que tuvo el exmandatario venezolano Hugo Chávez en el proceso de paz en Colombia.

«El apoyo de Chávez al proceso de paz fue muy importante porque genuinamente estaba interesado. Fue una persona muy importante para crear las condiciones necesarias», expresó Santos en conversación con Londoño en la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara.

El exmandatario subrayó que sin el apoyo de Venezuela y Ecuador, ambos vecinos de Colombia, y de la comunidad internacional, «este proceso no hubiese sido posible».

Por su parte, el exguerrillero recordó que las FARC habían expresado al Gobierno de Santos que «el hombre que nos garantizaba confianza era el presidente Chávez» y que sin su papel el proceso de paz «hubiera sido mucho más complejo».

«En varias oportunidades me mandó a hablar con Chávez, cada vez que había enredos», dijo entre risas Londoño a Santos, tras recordar que se pasó noches enteras hablando con el mandatario venezolano, quien estaba convencido que las FARC acabarían participando en «política abierta».

EL HUMOR UNIÓ A SANTOS Y A CHÁVEZ

«Chávez era mi peor enemigo y yo su primer enemigo», expresó el exmandatario colombiano al recordar que el venezolano había amagado con una «guerra» si Santos lograba la presidencia de Colombia.

Pero al darse cuenta de que «iba a necesitar a Chávez para el proceso de paz», el presidente Santos buscó romper el hielo invitándolo a una reunión en el lugar donde murió Simón Bolívar, cerca de Santa Marta, en el norte de Colombia.

Ese 10 de agosto de 2010, que coincidió con el cumpleaños de Santos, el colombiano estaba «muy nervioso» y decidió recibir al venezolano con una broma: «Presidente Chávez, comenzamos muy mal. Usted dijo que yo cumplía 48 años y cumplo 58 años. Mi señora me va a demandar mucho más», expresó Santos entre risas.

«Chávez tenía un gran sentido del humor. Mantuvimos una reunión cordial y humor hasta el día que murió», rememoró Santos, quien formó parte de la guardia de honor en el funeral del venezolano.

DOS HOMBRES QUE SE QUISIERON MATAR

Santos expresó que el acuerdo de paz fue un pacto imperfecto porque «ningún acuerdo de paz por definición puede ser perfecto», ya que obliga a hacer concesiones a ambos lados, pero celebró el resultado que ha tenido.

«Durante muchos años, lo perseguí para matarlo y él lo mismo. Ahora cada vez que lo veo le pregunto por su hijo de cinco meses y él me pregunta por mi nieto de 18 meses. Es el cambio de la guerra a la paz», dijo Santos sobre Londoño, a quien regaló un libro comprado en la FIL para su hijo titulado «En un mismo barco».

Por su parte, el exguerrillero encomió que Santos fue «un presidente que representara a la clase dirigente que se la quiso jugar» garantizando a la antigua guerrilla poder desarrollar actividad política sin represión.

«Siempre le he reconocido al presidente Santos que se la jugó por allí. Creyó en nosotros e hizo que nosotros creyéramos en él», expresó Londoño.

Para Santos, las actuales protestas sociales en Colombia son algo inédito porque «antes los colombianos protestaban por las FARC y ahora por primera vez, como en cualquier democracia del mundo, protestan por la salud y el medioambiente», explicó.

«Es necesario que al acuerdo de paz se sumen las grandes mayorías de colombianos y eso es lo que estamos logrando. La gente está entendiendo que en este acuerdo están las semillas para construir una Colombia distinta», subrayó Londoño.

El 24 de noviembre de 2016, Santos y Londoño firmaron el acuerdo definitivo de paz, un documento de casi 300 páginas basado en seis puntos que contienen 578 medidas concretas.

La firma, en el Teatro Colón de Bogotá, estuvo precedida por una más solemne, el 26 de septiembre en Cartagena de Indias.

No obstante, ese primer texto fue rechazado por estrecho margen por lo colombianos en un plebiscito celebrado el 2 de octubre de ese mismo año, lo que obligó a Santos a reabrir la negociación con las FARC para hacer unas modificaciones al pacto.

Por su empeño en alcanzar la paz con las FARC, Santos fue galardonado ese mismo 2016 con el Premio Nobel de Paz.

Eduard Ribas i Admetlla

Artículo publicado originalmente en: Ir a la fuente
Autor:

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo
Publicidad
Loading...

Mundo

China: cree estar preparados para prevenir la expansión del coronavirus

Publicada

el

Millones de chinos regresan estos días a celebrar el Año Nuevo lunar a sus lugares de origen y lo hacen preocupados por la neumonía de Wuhan, aunque bastante confiados en las medidas de prevención del Gobierno y en lo que el país ha aprendido tras los estragos que provocó el SARS hace 17 años.

La considerada mayor migración humana del planeta, durante la que se estima que se realizan 3.000 millones de viajes, ha coincidido este año con la aparición de un nuevo virus de la familia del SARS (siglas en inglés de síndrome respiratorio agudo y grave), que ha matado ya a 17 personas y contagiado a casi 600 en todo el país.

Una coincidencia que preocupa a las autoridades y a la población, debido a la gran movilidad geográfica y a las aglomeraciones que ésta provoca en estaciones, aeropuertos y medios de transporte, ambas propicias para los contagios y la expansión territorial del virus.

En un recorrido por las grandes estaciones de ferrocarril de Pekín, Efe comprobó que la inmensa mayoría de los viajeros llegan esta vez a tomar el tren cubiertos con mascarillas de protección, que habitualmente emplean para protegerse en los días de alta contaminación en la capital.

«La mayoría de la gente está llevando máscaras, por lo que me siento bien», comenta una joven abogada en la treintena que prefiere no decir su nombre y que cree que el Gobierno «controlará el brote» porque «tiene experiencia en la lucha contra el SARS, que era incluso más peligroso», asegura.

De similar opinión es Chang, un informático que trabaja para la compañía de software estadounidense Microsoft en Pekín y que viaja a Shanghái a pasar el Año Nuevo con su familia.

«Creo que en Wuhan la situación es más grave, pero no creo que sea como el SARS. Esta vez el porcentaje de muertos es menor que en 2003 y la gente es más consciente de las medidas de prevención que hay que tomar», afirma.

Este joven de 29 años se muestra «muy satisfecho» con la actuación de las autoridades ante el virus y asegura haber recibido información por «diferentes canales» como la aplicación de mensajería WeChat (equivalente chino de WhatsApp) o a través de mensajes SMS por el móvil.

En una de las atestadas salas de espera de la Estación Central de Ferrocarril de Pekín, la principal y más antigua de la ciudad, Yu Wong y su familia se afanan en cargar grandes bultos que llevan consigo a su pueblo natal en la provincia oriental de Jiangsu, muchos de ellos con regalos para sus familiares.

Yu, trabajador de la construcción en Pekín, reconoce, a través de la mascarilla blanca que le cubre la boca y la nariz, tener «un poco de miedo» de la neumonía de Wuhan, de la que «hace tiempo» que está informado, y critica algún aspecto de la gestión de la enfermedad.

«La información tiene que ser transparente. El Gobierno no ha sido tan transparente, parece que en Wuhan han detenido a ocho personas por contar cosas de la neumonía y se les acusó de difundir rumores. No se sabe si siguen detenidos o libres», afirma este curtido emigrante de 57 años.

Además de recibir el nuevo Año de la Rata (o del Ratón, ya que en mandarín no hay diferencia entre ambos animales) con su familia la noche del viernes, la mayoría de los millones de chinos que tuvieron que dejar sus lugares de origen para emigrar a las megalópolis del país aprovechan los días festivos para tomarse una o dos semanas de vacaciones y quedarse más tiempo en su tierra.

Es el caso de Li Tang, un pequeño empresario de la construcción del sur del gigante asiático, de 50 años, y la única persona sin máscara de las entrevistadas por Efe.

«No tengo mucho miedo de contagiarme porque tengo muy buena salud», afirma Li, que cree que el Gobierno «lo está haciendo muy bien y cumpliendo su responsabilidad» y considera que la neumonía de Wuhan «no va a ser tan grave como el SARS».

El SARS provocó en China 646 muertes (813 a nivel mundial) de un total de 8.098 casos, lo que supone un porcentaje cercano al 10 por ciento de mortalidad. En el virus de Wuhan ese índice está por el momento en el 3,4 por ciento.

Tampoco se muestra excesivamente preocupada una joven del noreste de China que se dedica a las relaciones públicas y que dice no tener «demasiado miedo» porque «la gente está haciendo muy bien la prevención y los médicos se están esforzando» para proteger al país.

Entre los miles de personas que se amontonan ante las taquillas y las entradas de los andenes, uno se puede encontrar sorprendentemente con alguien que ni siquiera se ha enterado de la existencia del nuevo virus que ensombrece el año nuevo chino.

«No sabía nada de la enfermedad. Estoy muy ocupado y no tengo mucho tiempo», responde Wu Xiaoxing, un vendedor de 45 años de la provincia de Mongolia Interior, que lleva, sin embargo, mascarilla -dice- por la contaminación.

Cuando se le explica que el virus ha causado 17 muertes y más de 500 afectados Wu echa de mano del proverbial sentido de aceptación oriental.

«Cómo puedo decirlo, si viene no lo puedo parar. A veces es el destino: si te toca, te toca», asevera.

Javier García

Publicado originalmente en: Ir a la fuente

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo

Mundo

Advierte EE.UU. que China dejará en latinoamérica dependencia, deuda y corrupción

Publicada

el

Donald Trump desea que América Latina se beneficie de la prosperidad de Estados Unidos y fomente fuertes lazos económicos y de inversión bilaterales en lugar de apostar por unas relaciones con China que solo dejarán en la región «dependencia, deuda y corrupción».

Al menos así lo afirmó en una entrevista con Efe Mauricio Claver-Carone, principal asesor de Trump para América Latina y director para la región del Consejo de Seguridad Nacional de EE.UU., al término de una gira por Suramérica en la que reafirmó el apoyo de su país a las «transiciones» que se viven en la zona y dio la alerta sobre «las innaturales» relaciones económicas de la región con el gigante asiático.

«América Crece», iniciativa estadounidense para canalizar y ayudar a proyectos de inversión privada en sectores energéticos y de infraestructuras, sería el instrumento clave para esta difusión de «la prosperidad» que Claver-Carone impulsó durante su viaje, un asunto que es además un tema de «seguridad nacional» para su país.

Claver-Carone no dudó tampoco en mostrar y resaltar el «inequívoco» apoyo de EE.UU a Ecuador y Bolivia, un «modelo para la región» por su camino desde la «oscuridad hacia las democracias abiertas» y su satisfacción por el éxito de las políticas de «máxima presión» sobre Venezuela y la labor de Juan Guaidó como «presidente encargado» del país caribeño.

Pregunta: ¿Cuáles han sido los objetivos de este viaje por Ecuador, Bolivia y Perú?

Respuesta: Obviamente las prioridades para este viaje son las dos transiciones que se han estado llevando a cabo desde el radicalismo, el socialismo del siglo XXI, hacia las democracias, el estado de derecho y la transparencia… y ahora la ardua labor hacia la prosperidad económica(…) estas transiciones democráticas son un modelo para los pocos países que, gracias a Dios quedan dentro de ese radicalismo, Venezuela y Nicaragua, de ver cómo se puede virar esa página y buscarse un futuro más abierto, próspero y democrático. Fuimos en su apoyo.

P: Su viaje tiene un mensaje económico a una región que siente que Estados Unidos le ha dado la espalda. ¿Es así?

R: Esta administración ha lanzado la primera iniciativa de crecimiento económico de la región en décadas, «América Crece». El punto es que EE.UU es la economía más dinámica y de ella se deberían beneficiar, primero, el pueblo de los EE.UU, y en segundo lugar, nuestros vecinos, que deberían ser nuestros primeros y principales socios.

«América Crece» aporta herramientas para que el sector privado se reincorpore a la inversión en la región, que es donde nuestros valores son más compartidos, como la democracia, los derechos humanos y los mercados libres, y queremos fomentar eso.

Trump, cuando piensa en «América Primero», es que nos encantaría que toda la producción de sus empresas se lleve a cabo en los EE.UU y el empleo se cree allí, pero si no se puede, la producción no debería ir a China, sino al sur.

Que los ejes comerciales sean de oeste a este, porque para nuestra seguridad nacional, y este es un tema de seguridad nacional, esos nexos comerciales son más estables, y confiables, esa es una cadena natural que queremos fomentar, ese es el propósito de «América Crece».

P: ¿Y para la región qué implica exactamente esa postura?

R: Ecuador, Boliva y Perú han tenido relaciones comerciales «innaturales» con China y sería bueno que se refuercen sus relaciones con los EEUU, porque al fin y al cabo, lo visto de China son los peores hábitos del pasado. Dependencia, deuda y corrupción, eso es lo que ha traído al Hemisferio Occidental, cosas del siglo XX que fue un siglo perdido para América Latina.

Queremos que se enfoquen nuevos tratos en la transparencia, la prosperidad y los libres y justos mercados, que es lo que EE.UU siempre ha ofrecido.

En Ecuador, Correa (Rafael) hipotecó y ató las manos del país por regalar el petróleo y su producción natural a cambio de unas deudas con condiciones francamente imposibles.

Nosotros ofrecemos una página hacia adelante, una puerta hacia el siglo XXI de mercados, transparencia y herramientas para poner el capital del sector privado que no sea manejado por la política sino por intereses comerciales.

P: ¿Y entonces a qué se debe la percepción de que EE.UU fue el que se aisló y alejó de la región?

R: ¿Percepción respecto a cuando? América Crece es la primera iniciativa regional de los EE.UU desde 1991…

Trump ve la región como sus aliados y vecinos. Él se queja del gasto de recursos de los EE.UU en sitios lejanos, como Siria, y dice, con nuestros vecinos, que tienen nuestros valores, ¿porque esos recursos no los usamos aquí?.

Trump ha recalibrado eso, y eso hacemos, por eso nos hemos dedicado tanto a eso. Venezuela es la primera vez desde la Guerra Fría que un tema de la región es un asunto de seguridad nacional… eso es recalibrar, porque por tres décadas lo recursos económicos, militares o inteligencia se habían enfocado en Medio Oriente y Asia.

P: Bolivia, a cuya presidenta ustedes dan su apoyo y que es interina, afronta unas próximas elecciones. ¿Cómo valoran el proceso electoral en ese país?

R: Es un proceso muy abierto. Por primera vez en más de 15 años vemos transparencia en Bolivia. Trabajan con nosotros, con ONGs, organismos internacionales, para que ese proceso sea abierto y sin nada que esconder, todo lo contrario a lo que había hecho Evo Morales.

El potencial de Bolivia es increíble, pero la política se impuso al potencial. (…). En corto tiempo mira lo que cambió el país, los valores entre el pueblo y el gobierno y nosotros son similares, ahora son uno de nuestros grandes aliados.

P: Se tendrá que votar en mayo. ¿Y si ganara nuevamente el Movimiento al Socialismo (MAS), que es el partido mayoritario en ese país? ¿Cómo verían ese posible triunfo?

R: El gobierno de EE.UU no interviene en las políticas internas de Bolivia, ese es un asunto soberano. Sí apoyamos estándares para todos: de transparencia, democracia, y de proteger en contra del fraude y la corrupción.

Por mi observación, el MAS tienen sus problemas como todos, pero si es obvio que hoy en día Evo es una anomalía. En Bolivia la democracia florecerá sin los caudillismos del pasado. Deseamos que todas las fuerzas democráticas se desarrollen para que no se repita ese pasado.

P: Se cumple un año de la asunción de Juan Guaidó como «presidente interino» de Venezuela, ¿Qué balance se puede hacer de este año, que no tuvo muchos avances? ¿Se pudo hacer algo mejor?

R: Estoy en desacuerdo con ese análisis, en el sentido de que desde que asumió Guaidó, y nosotros adoptamos la política de presión máxima, hemos visto más avances y más presión sobre la dictadura que lo visto en los últimos 12 años.

Vemos un régimen aislado, la coalición por la democracia es la más grande de la historia moderna, se está creado un sistema de sanciones, hay una presión económica inmensa sobre el régimen y seguimos viendo el sentir popular donde no hay encuesta que deje de señalar que Guaidó es la figura política más importante y querida de Venezuela.

Vemos una oposición más unida que nunca, y pese a los altos y bajos, los últimos ataques contra Guaidó han reforzado esa alianza a pesar de los esfuerzos de soborno y violencia.

Los éxitos se pueden definir. La trayectoria seguirá y vendrán más acciones. Tenemos una política de presión máxima, pero no estamos ni cerca de donde podría llegar esa presión. Seguiremos así encaminados hasta que haya elecciones libres, democráticas, pacíficas, lo que no es imposible (…) Maduro desconfía de las Fuerzas Armadas (FF.AA), y teme que van a volver a cumplir con la Constitución, por eso quiere extinguirlas y aprovechar para que las milicias las reemplacen (…) eso es vergonzoso, y las FF.AA deberían ver el ejemplo civil de la FFAA de Bolivia para defender su democracia.

P: La presión económica en Venezuela también va pareja a la crisis migrante. ¿Qué se puede hacer en este sentido?

R: Los hechos demuestran que el éxodo es culpa de Maduro, el mal manejo y la ingobernabilidad. Empezó antes que se pusieran las sanciones de presión máxima, y no va a mejorar, y no importa qué hagamos, hasta que Maduro salga del poder y se permitan unas elecciones y una transición democrática.

Venezuela no tiene razón para estar en crisis, tienen todos los recursos del mundo y debería ser uno de los países más exitosos de la región. Nosotros tenemos claro, como lo tiene claro el pueblo venezolano, que hasta que Maduro no salga del poder esa situación no se va a aliviar. Por eso mantendremos la presión al régimen y los individuos que causan daño.

Álvaro Mellizo

Artículo publicado originalmente en: Ir a la fuente
Autor:

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo

Economía

El Gobierno español buscará huir del déficit marcado para 2020

Publicada

el

El Gobierno buscará huir del déficit marcado para 2020

Consolidar la estabilidad presupuestaria de la administración pública debería ser uno de los objetivos más importantes de todo un Gobierno, pero la recién coalición PSOE-UP busca flexibilidad para su senda de reducción de déficit público.

Si nos situamos en antecedentes, al finalizar el año 2019 se debería haber cerrado con déficit público del 2% del PIB que es el compromiso acordado con Bruselas. Sobre esta cifra y a falta de las cifras del Ministerio de Hacienda, los diferentes organismos creen que se quedará corta: La AIReF ve un déficit del 2,1% y la Comisión Europea lo eleva al 2,3%.

Para este año deberíamos seguir con los ajustes. El compromiso que marcó el Ejecutivo del Partido Popular con Bruselas es que para 2020 llegaríamos al 0,5%, y es el vigente ya que forma parte de los últimos Presupuestos.

Screenshot 20200116 031023 Adobe Acrobat

La difícil tarea de cuadrar los números con las promesas del Gobiernomde coalición

A pesar de que en los ministerios de Hacienda y Economía se ha optado por unos perfiles más técnicos en su dirección, al final lo relevante es qué políticas se llevan a término y su traducción contable marcado por los ingresos y los gastos.

Y si hablamos de políticas, lo cierto es que el Ejecutivo presente ha aprobado ya la subida de las pensiones con una revalorización del 0,9%, mientras que la Seguridad Social se posiciona con un déficit de próximo a 17.000 millones de euros para este año. Y, como no hay hucha de las pensiones, para hacerse cargo este déficit se pasa a los Presupuestos Generales del Estado mediante deuda.

Recordemos que el Ejecutivo del Partido Popular reformó las pensiones para que en situaciones de desequilibrio presupuestario en la Seguridad Social, las pensiones se subieran un 0,25% en 2013. Aunque, para la aprobación de los Presupuestos de 2018, el PNV pidió la subida generalizada para todos los pensionistas, que verán sus pensiones aumentadas hasta el 1,6% tanto en 2018 como en 2019.

Por lo tanto, la fórmula de eliminar los excesos de la Seguridad Social, principal contribuidor al déficit, parece que está en stand-by y que volvemos al IPC, presionando el gasto público, aunque sin tener Presupuestos.

Esta medida viene no viene con Presupuestos sino con la aprobación del Real Decreto-ley 1/2020, de 14 de enero, una fórmula recurrida en numerosas ocasiones por el Gobierno del PSOE para avanzar medidas de gasto sin tener capacidad de consensuar unos Presupuestos en 2019 y fuero prorrogados los de Montoro.

Aunque el principal contribuidor al gasto público sean las pensiones no es el único factor a tener en cuenta, sino que recordemos que hay todo un pacto entre PSOE y Unidas Podemos, en el que prometieron diferentes medidas de gasto sin una contrapartida de ingresos cuantificada en una Memoria Económica.

Además de el mayor gasto en pensiones, tanto para Educación como para Sanidad se propone subir un punto de PIB (dos en total). Esta medida equivale a 24.000 millones de euros y eso sin tener en cuenta la promesa del Ingreso Mínimo Vital que está por definir específicamente el objetivo de gasto. Por el lado contrario, las medidas de ingreso, que ya se metieron en el Presupuesto que no fue aprobado, equivalen al 0,5% del PIB. Los números no cuadran.

El 0,5% de déficit para 2020 es una utopía

Como hemos comentado, la senda marcada en los últimos Presupuestos aprobados es que deberíamos llegar a un déficit del 0,5% del PIB para este año que es el compromiso que se adoptó con la Comisión Europea y plantearnos con un superávit del 0,1% en 2021.

Pero luego tenemos que trasladarnos a junio de 2018. Tras la moción de censura, Sánchez anunció que su objetivo sería alcanzar un déficit del 1,8% en 2019, del 1,1% en 2020 y del 0,4 en 2021.

Cuando el pasado otoño se actualizó el plan presupuestario de 2020, el Ejecutivo comunicó a Bruselas que ese 1,1% quedaría descartado para 2020 y se iría más al 1,7%. Y es aquí el punto en el que entra en juego la ministra de Economía Calviño para lograr ese margen adicional.

Screenshot 20200116 031802 Adobe Acrobat

Si finalmente nuevos presupuestos y la ministra Calviño consigue ese margen adicional, el gobierno de Sánchez habrá conseguido 1,2 puntos de PIB, alrededor de 15.000 de margen de gasto para este año.

El riesgo de abusar del déficit

Tanto los Ejecutivos anteriores como el presente deberían de haberse grabado a fuego que las cuentas públicas deben estabilizarse estructuralmente a largo plazo. Pero el objetivo de deficit con la administración Rajoy también se fue desplazando conjuntamente con la aprobación de Bruselas, siendo el país con mayor déficit de la UE.

Screenshot 20200116 023841 Adobe Acrobat

Si en una situación de recesión es normal un déficit para acometer los mayores gastos de subsidio de desempleo y el deterioro de los ingresos fruto de la recesión económica, cuando nos encontramos en una situación de expansión económica es necesario corregir esos desajustes del pasado que incrementaron el volumen de deuda relativa al tamaño de la economía, y ejercer un proceso de desapalancamiento financiero.

A pesar de la desaceleración económica, la realidad es que España se encuentra en ciclo expansivo y por lo tanto, debería afrontar unas cuentas públicas saneadas y reducir intensamente la relación deuda pública sobre PIB que se encuentra en el 96% del PIB.

Pero parece que al Gobierno no le importe la sostenibilidad de las cuentas públicas a largo plazo. Un mayor déficit es interpretado negativamente en el momento que se produce un shock económico tanto interno o externo que desestabiliza las cuentas públicas y tiene como consecuencia final que, en el momento de emitir deuda, o se pague un precio mayor con mayores intereses o bien no exista capacidad de colocar la deuda.

Autor: Marc Fortuño

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad
...

Facebook

Destacado