Conecta con Minuto5

Mundo

Galaxy Note 10 el primer smartphone de Samsung sin botones

Publicada

el

Samsung estaría por dar un salto considerable en términos de diseño para su próximo gama alta. Si los rumores son ciertos, el Galaxy Note 10 sería el primer smartphone sin botones de Samsung, estrategia que posteriormente sería aplicada a otros terminales del fabricante.

La información viene de ET News, quien asegura que Samsung eliminará los botones físicos del Note 10 con el fin de tener un terminal unificado con diseño perfecto. Para lograrlo, la tecnológica hará uso de sensores con tecnología similar al Force Touch, los cuales son capaces de reconocer e interpretar el nivel de presión que se ejerce en el teléfono.

El rumor indica que Samsung eliminará los botones de encendido y de volumen ubicados en los bordes y que ha desarrollado tecnología que es capaz de realizar tales funciones sin la necesidad de contar con una tecla física.

El fabricante surcoreano no sería el primero en lanzar un teléfono sin botones. Recordemos que hace poco Vivo anunció el Apex 2019, que al igual que el Meizu Zero, eliminan por completo los puertos y botones. Lo importante aquí no es ser el primero, sino el impacto que podría tener en la industria de móviles que una empresa del tamaño de Samsung adopte esta tecnología.

Llama también la atención que el Galaxy Note 10 no será el único en deshacerse de los botones. ET News dice que la tecnología será aplicada a la serie Galaxy A, así como también a otros modelos de la gama media y baja.

El sensor de huellas en la pantalla táctil habría sido un primer paso, aunque de momento es lo único tangible de Samsung ya que la información se encuentra en calidad de rumor. Si los cálculos son correctos y la empresa sigue la agenda de lanzamientos, en agosto se sabrá si el Galaxy Note 10 eliminará por completo los botones físicos.

 

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo
Publicidad
Loading...

Mundo

Japón: por qué ha tardado tanto en empezar a vacunar contra el coronavirus

Publicada

el

Pese a que Japón no ha sido uno de los países más golpeados por la pandemia del coronavirus, la cercanía por la celebración este año de los Juegos Olímpicos de Tokio no ha supuesto un aliciente para acelerar la vacunación contra la Covid-19 de cara a este gran evento mundial.

El país oriental comenzó a vacunar a su población de 126 millones de habitantes la semana pasada, dos meses más tarde que otros países como Israel, Reino Unido o EE UU.

Mientras que EE UU ha inoculado ya más de 68 millones de dosis, Japón tan solo ha administrado unas 18.000, según los datos proporcionados por el Gobierno nipón y que recoge CNN.

Aunque la incidencia de casos en Japón no es tan alta como en los países occidentales —ocupa el puesto 37 en el ranking de contagios que elabora la Universidad Johns Hopkins de EE UU—, en los últimos meses ha experimentado un repunte que ha aumentado la presión en su sistema sanitario.

Por el momento, Japón está empleando en su campaña de vacunación la vacuna de Pfizer, sobre la que los reguladores japoneses tardaron dos meses en dar su visto bueno, ya que Pfizer solicitó la autorización en diciembre.

Los motivos del retraso en la vacunación contra la Covid son varios. Por un lado, Japón tiene una de las tasas más bajas de confianza en las vacunas. Una encuesta llevada a cabo por la cadena estatal NHK indicaba que el 38% de los consultados no quería ser inoculado, frente a un 50% que sí deseaba hacerlo y un porcentaje restante de encuestados no tenía una respuesta clara por ahora o preferían esperar a tener más información sobre los efectos secundarios.

Esta “percepción generalizada” de desconfianza ciudadana en las vacunas se remonta a una serie de anteriores campañas públicas de vacunación que terminaron en escándalo o polémica, según apunta Haruka Sakamoto, investigadora de Políticas Sanitarias Globales de la Universidad de Tokio.

La más reciente fue la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH), cuya aplicación generalizada dejó de ser recomendada por el Ministerio de Salud en 2013 tras la aparición de numerosas informaciones en la prensa local sobre sus efectos secundarios, pese a que su eficacia y su seguridad son reconocidas por la OMS.

A esto hay que sumar el cauteloso proceso de aprobación de las vacunas en Japón. Su normativa nacional exige que los fármacos sean sometidos a pruebas clínicas con pacientes locales, sin tener en cuenta que hayan recibido la autorización por parte de reguladores de otros países.

En este sentido, la vacuna de Pfizer solicitó la autorización para su uso en Japón en diciembre y no fue hasta mediados de febrero cuando se aprobó. Moderna y AstraZeneca han solicitado igualmente la autorización, a la espera de recibir respuesta por parte del Gobierno japonés.

La campaña de vacunación nacional en Japón ha comenzado por el personal sanitario y personas de edad avanzada y con enfermedades crónicas, para continuar con el resto de la población entre mayo y julio, según el calendario avanzado por los medios locales.

El objetivo, según las autoridades, es inocular diariamente en torno a un millón de personas para tener cubierta a toda su población el mismo mes en que se celebren los Juegos Olímpicos de Tokio, cuya inauguración está prevista el 23 de julio.

Artículo publicado originalmente en: Ir a la fuente

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo

Mundo

Venezuela expulsa a la embajadora de la UE en respuesta a las sanciones de Bruselas contra varias autoridades del país

Publicada

el

Venezuela expulsa a la embajadora de la UE en respuesta a las sanciones de Bruselas contra varias autoridades del país

El Gobierno venezolano ha declarado este miércoles persona non grata a la embajadora de la Unión Europea (UE) en el país, la portuguesa Isabel Brilhante, y le ha dado un plazo de 72 horas para abandonar el país. La decisión llega 48 después de que la UE acordara ampliar las sanciones contra 19 nuevos dirigentes venezolanos durante el consejo de ministros de Exteriores celebrado el lunes en Bruselas.

“La UE lamenta profundamente esta decisión, que solo conducirá a un mayor aislamiento internacional de Venezuela. Pedimos que se revierta esta decisión. Venezuela sólo superará su crisis actual a través de la negociación y el diálogo, con los que la UE está plenamente comprometida. Y esta decisión los socava directamente”, responde a elDiario.es Nabila Massrali, portavoz de la Comisión Europea para Asuntos Internacionales y de Seguridad. ¿Responderá la UE con la expulsión de la embajadora venezolana ante la UE, Claudia Salerno? “La UE está evaluando las medidas adecuadas que deben tomarse si la decisión no se revierte”.

El ministro venezolano de Relaciones Exteriores, Jorge Arreaza, ha entregado directamente el documento a Brilhante en la sede de la Cancillería, después de que el Legislativo emplazara al Ejecutivo a tomar esta medida al considerar que la UE está cometiendo injerencias en los asuntos internos del país.

“Hoy, por decisión del presidente Nicolás Maduro, hemos entregado en sus manos, a la señora Isabel Brilhante (…) la declaratoria como persona non grata (…) Se le ha dado un plazo de 72 horas para abandonar el territorio venezolano”, ha asegurado Arreaza tras reunirse con la embajadora.

El canciller ha sostenido un encuentro privado con Brilhante que ha durado cerca de una hora y que ha servido para, asegura, explicarle “el irrespeto a la Constitución” que suponen las sanciones europeas contra altas autoridades de Venezuela.

“Ojalá haya una evaluación sosegada y hagan un proceso de análisis reflexivo, que pueda deponer esas actitudes injerencistas y prepotentes”, ha proseguido el canciller.

Arreaza también espera que el bloque europeo “deje de ser un apéndice de la élite dominante”, en alusión a Estados Unidos y que “aprenda a respetar a los países independientes”.

No obstante, ha afirmado tener esperanzas para que en el futuro se puedan “reconstruir los puentes de entendimiento y diálogo” entre Venezuela y la UE que, ha añadido, ha aprobado 55 paquetes de sanciones económicas en los últimos años.

El 29 de junio de 2020, Maduro ya ordenó a Brilhante la salida del país, una decisión que revocó el 2 de julio, con la esperanza de que la decisión facilitara el diálogo entre la UE y Venezuela. En aquella ocasión, Bruselas también había planteado sanciones a varios dirigentes venezolanos.

Artículo publicado originalmente en: Ir a la fuente

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo

Mundo

La fórmula de Chile para convertirse en el líder de la vacunación en América Latina

Publicada

el

La fórmula de Chile para convertirse en el líder de la vacunación en América Latina

“Hemos sobrepasado los tres millones de vacunados en Chile. Esto nos debe llenar de orgullo y debemos dar las gracias a la atención primaria, a los alcaldes y a la capacidad que tiene el Estado de llevar a cabo esta hazaña”. Con estas palabras, el ministro de Salud chileno, Enrique Paris, celebró el martes el buen ritmo y funcionamiento del programa de vacunación del país sudamericano.

Según datos del Departamento de Estadísticas e Información de Salud (DEIS), desde el inicio de la campaña, a finales de diciembre del año pasado, y hasta el 24 de febrero, se han administrado más de 3.123.000 dosis. Más del 20% de la población objetivo (15,2 millones) ha recibido al menos una de las dos dosis. Si bien solo 55.500 personas han recibido la doble dosis –un 0,4% del total–, los resultados alcanzados hasta ahora colocan a Chile a la cabeza de la inmunización de los países de América Latina y entre los más destacados del mundo.

Las estadísticas de Our World in Data de la Universidad de Oxford sitúan a Chile como el quinto país con más dosis puestas por cada 100 habitantes, solo por detrás de Israel, Emiratos Árabes Unidos, Reino Unido y Estados Unidos. En cuanto a la cifra absoluta de dosis aplicadas, Chile ocupa la octava posición en el mundo en un ranking liderado por Estados Unidos (65 millones), China (40,5), Reino Unido (19,5), Israel (7,6), Brasil (7,3), Emiratos Árabes Unidos (5,6) y Rusia (3,9).

Aunque Chile no ha destacado precisamente por una buena gestión de la pandemia (hay más de 20.000 fallecidos y 800.000 casos de contagios por COVID-19), analistas y expertos coinciden en subrayar, en cambio, el éxito de su proceso de vacunación. ¿La fórmula? Una red robusta de atención primaria, diversificar proveedores y apostar por la vacuna china antes que por las fabricadas en los principales laboratorios de Europa y Estados Unidos.

“Chile apuesta por una vacuna que no es la que elige la mayoría de los países desarrollados, que optan por los fabricantes tradicionales”, dice el académico de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Chile, Cristóbal Cuadrado. “Si bien inicialmente eso significó un mayor riesgo porque había incertidumbre sobre la eficacia de la vacuna de Sinovac respecto a otros fabricantes, ha sido un acierto que ha permitido el acceso a un mayor número de dosis de vacunas”, añade.

El remedio chino ha llegado en grandes cantidades a Chile también gracias a los ensayos clínicos que se realizaron a través de una colaboración con la Universidad Católica que fortaleció la posición negociadora de Chile y por la que Sinovac prometió el acceso temprano a las dosis y un mejor precio. También AstraZeneca, Johnson & Johnson y la chino-canadiense CanSino realizaron ensayos de fase 3 en el país.

“Algunas universidades del mundo privado mantienen redes con ciertas farmacéuticas e investigadores de China vinculados con el desarrollo de la vacuna y eso influyó”, apunta Cuadrado. Según él, una negociación anticipada y temprana del gobierno de Sebastián Piñera con distintos proveedores fue determinante para garantizar el suministro. En mayo las autoridades empezaron a hacer gestiones con distintos laboratorios del mundo, favorecidas por un modelo económico abierto al comercio exterior y al libre mercado. Los resultados llegaron con rapidez: los negociadores lograron cerrar acuerdos con cuatro fabricantes: Pfizer-BioNTech, Sinovac, AstraZeneca y Johnson & Johnson. Los dos primeros son los actuales suministradores.

Esta semana llegará al país el segundo envío de Sinovac, de casi cuatro millones de dosis. El miércoles se recibió el sexto cargamento de Pfizer, con otras 189.150 más. También se espera la llegada de cinco millones de dosis de Oxford/AstraZeneca para abril o mayo y Janssen –que ha comprometido otros cuatro millones– está tramitando los permisos para convertirse en la cuarta vacuna autorizada del país. Las autoridades sanitarias estudian, además, la posibilidad de comprar ocho millones de dosis de Sputnik V a los rusos. Según ha trascendido, si se llega a firmar ese contrato, los fármacos llegarían el segundo semestre de este año.

“La logística ha demostrado que unas 200.000 personas pueden inocularse cada día en Chile”, asegura Cristóbal Cuadrado. Una cifra que se ha registrado durante varias jornadas desde el 3 de febrero, cuando empezó la vacunación masiva, y detrás de la cual está el trabajo de los equipos de atención primaria de todo el territorio, que llegan incluso a los lugares más recónditos. En la localidad de Laguna Blanca, por ejemplo, ubicada en el extremo sur, en la Región de Magallanes, ya se ha vacunado con la primera dosis a la totalidad de su población objetivo (poco más de 200 personas).

“La red de atención primaria, que depende de los ayuntamientos, ha permitido ofrecer un acceso equitativo a la población, no solo en grandes urbes, sino también en zonas más rurales”, dice el doctor Cuadrado. “Cuenta con trabajadores de todo el país que tienen una larga historia y experiencia en campañas de vacunación”, añade.

Chile tiene una tradición de más de 100 años en campañas de vacunación. El actual Programa Nacional de Inmunizaciones (PNI), que estableció el calendario de vacunas, data de 1978. “Tenemos un plan de inoculación muy sólido desde hace muchos años y existe una cultura de vacunarse”, dice la doctora Claudia Cortés, vicepresidenta de la Sociedad Chilena de Infectología. “Los programas de vacunación se empezaron a desarrollar de forma muy temprana desde que parte la viruela y el sistema de salud pública del país se estructuró a partir de las vacunaciones”, añade la académica. Para la infectóloga, las vacunas “son uno de los pocos –si no el único– acto absolutamente gratuito, igualitario y democrático” del sistema de salud chileno, caracterizado por una fuerte desigualdad de acceso y cobertura.

A pesar de los buenos resultados, un par de controversias han marcado las primeras semanas del proceso. La primera ocurrió cuando el ministro de Relaciones Exteriores, Andrés Allamand, negó la vacuna a los extranjeros que están en el país en una situación irregular. En medio de las críticas, Allamand reculó.

La segunda tuvo lugar cuando trascendió que 37.000 personas habían recibido la inyección, aunque por edad no pertenecen a los grupos de riesgo priorizados por el Ministerio de Salud. Si bien no representa una transgresión a la normativa, la noticia suscitó críticas por parte del Colegio Médico y de buena parte de la ciudadanía. “Nadie se vacunó a escondidas ni ha habido listas especiales [de personas vacunadas], pero hubo variaciones respecto a las recomendaciones técnicas del Consejo Asesor de Vacunas e Inmunización (CAVEI) y se incorporó a un grupo de ‘trabajadores esenciales’ bajo una calificación que es bastante laxa y que ha generado ruido”, explica Claudia Cortés. Las críticas apuntan al hecho de que jóvenes o personas que están teletrabajando hayan recibido la vacuna antes que personas con enfermedades crónicas.

Más allá de las polémicas, Chile podría ser el primer país emergente en el mundo en lograr la inmunidad de rebaño contra la COVID-19. Así lo señala un informe reciente del banco de inversión neoyorquino JP Morgan. El proceso ha llamado la atención de los grandes inversores que observan en el país posibilidades de reabrir la economía e impulsar una recuperación más sólida. Hace semanas que Piñera subraya esta idea cuando habla en público sobre el éxito del proceso de vacunación. Un objetivo que, para el presidente, es primordial para mejorar su imagen y remontar una aprobación ciudadana que en los últimos meses se ha hundido en las encuestas.

A principios de marzo, Chile iniciará la segunda etapa de inmunización masiva con la inyección de la segunda dosis, lo que obligará a multiplicar el personal para mantener el ritmo que hasta ahora se ha alcanzado. Además, a mediados de mes también comenzará la campaña de vacunación contra la gripe, que el año pasado cubrió a ocho millones de personas.

La doctora Cortés considera que uno de los mayores desafíos pendientes ahora pasa por “rescatar a los mayores de 60 años que no se han vacunado”. Si bien este colectivo ya debería haber recibido su primera dosis en su totalidad, las cifras demuestran que no ha sido así. “Puede que algunos no quieran vacunarse y tenemos que invertir esfuerzos en convencerles de ello por su propio bien y el del resto de la población”, añade la académica. También recalca la importancia de vacunar a los enfermos crónicos cuanto antes y asegurar la llegada de suministro para no frenar el ritmo. “El principal reto es asegurar stock suficiente de nuevas vacunas porque esta es una complejidad que hay a nivel global”, coincide el doctor Cuadrado.

El Gobierno estableció como meta inmunizar a 5,8 millones de personas durante el primer trimestre de 2021 y llegar al 80% de la población objetivo, es decir, unos 15 millones de personas, a finales del primer semestre de 2021.

Artículo publicado originalmente en: Ir a la fuente

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad
...

Facebook

Destacado