Conecta con Minuto5

Espectáculos

La subasta de Russell Crowe recauda más de 3,7 millones de dólares

Publicada

el

La polémica subasta de Russell Crowe, bautizada como ‘El arte del divorcio’ y con la que pretendía desprenderse de numerosos objetos personales ligados a su carrera cinematográfica y a su ya extinto matrimonio con Danielle Spencer, por fin tuvo lugar este sábado, coincidiendo con el 54 cumpleaños del actor, que vio cómo sus pertenencias conseguían amasar más de los 3,7 millones de dólares que se había fijado como objetivo inicial.

Tal y como explicó el oscarizado intérprete a través de su cuenta de Twitter, donde celebró los buenos resultados obtenidos, ni siquiera el hecho de que algunos artículos no encontraran comprador consiguió ensombrecer su felicidad, ya que en realidad tampoco quería desprenderse de muchos de ellos. Otras piezas cuando menos “curiosas” consiguieron alcanzar en la puja un precio mucho más elevado del esperado, como un suspensorio utilizado por Russell en la película ‘Cinderella Man’ que sobrepasó de largo los 500 dólares por los que salía subasta hasta llegar a los 7.000.

Un cráneo de dinosaurio utilizado en el set de ‘Los miserables’ acabó yéndose a casa con el mismísimo Leonardo DiCaprio, que desembolsó 65.000 dólares por él, toda una ‘ganga’ comparado con los 125.000 que pagó un fan por hacerse con la armadura que el actor utilizó en la película ‘Gladiator’ o los 32.000 por los que se vendieron las muñequeras a juego con ella.

El propio Russell Crowe hizo una aparición sorpresa durante la subasta para agradecer todo el interés que había generado y animar a quien se hiciera finalmente con el violín que aparecía en el catálogo -utilizado en la cinta ‘Master and Commander’- a que se lo cediera a un joven músico que pudiera darle una segunda vida.

 

Publicado originalmente en: Ir a la fuente

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo
Publicidad
Loading...

Espectáculos

“Ane”, “Akelarre” y “Baby”, en los Goya más atípicos

Publicada

el

05/03/2021

13:24

Cine

Gala híbrida

N. V. | EITB Media

También los cortos “Solo son peces” y “Homeless home” representarán al cine vasco en una gala híbrida con 166 nominados conectados telemáticamente.

Noticias (7)

Como todo desde hace un año, los premios Goya que entrega la Academia española de Cine también serán diferentes a lo habitual. La 35ª gala de entrega de los premios se celebrará en Málaga como sede presencial, y 166 nominados participarán conectados a través de Internet.

Antonio Banderas, responsable  de la gala junto a la periodista catalana María Casado, ha anunciado que, a falta de calor humano en el teatro malagueño, habrá presencia en forma de mensajes, de grandes nombres del cine actual como Robert de Niro, Al Pacino, Dustin Hoffman, Helen Mirren, Charlize Theron, Isabelle Huppert, Monica Bellucci, Salma Hayek, Sylvester Stallone, Benicio del Toro, Emma Thompson, Ricardo Darín o Laura Dern.

Películas vascas

El cine vasco, estará representado en la gala por “Akelarre” (nueve nominaciones), “Ane” (cinco, entre ellas la de mejor película), “Baby” (dos nominaciones) y los cortometrajes “Solo son peces” y “Homeless home”, con una nominación cada una.

“Ane”, participada por EITB, es el primer largometraje de David Pérez Sañudo, y está nominado en las categorías de mejor película, mejor actriz protagonista (Patricia López Arnaiz), mejor dirección novel (David Pérez Sañudo), mejor guion adaptado (David Pérez Sañudo y Marina Parés Pulido) y mejor actriz revelación (Jone Laspiur). 

“Akelarre”, en la que también participa EITB, está nominada en nueve categorías: mejor actriz protagonista (Amaia Aberasturi), mejores efectos visuales (Mariano García Marty, Ana Rubio), mejor maquillaje y peluquería (Beata Wotjowicz, Ricardo Molina), mejor diseño de vestuario (Nerea Torrijos), mejor dirección artística (Mikel Serrano), mejor sonido (Urko Garai, Josefina Rodriguez, Frédéric Hamelin, Leandro de Loredo), mejor música original (Aránzazu Calleja, Maite Arroitajauregi Mursego), mejor dirección de producción (Guadalupe Balaguer Trelles) y mejor dirección de fotografía (Javier Agirre).

El cineasta vitoriano Juanma Bajo Ulloa (“Baby”), por su parte, está nominado en la categoría de mejor dirección. Además, la banda sonora de esta película, compuesta por Koldo Uriarte y Bingen Mendizabal.

Dentro de los cortometrajes, en este caso de los cortos documentales, está nominado “Solo son peces”, de Ana Serna y Paula Iglesias. En el apartado de cortos de animación, por su parte, “Homeless home”, producido por Iván Miñambres y al que ponen voz Ramón Barea y Kandido Uranga, también está nominado al premio en su categoría. El propio Barea protagoniza “Gastos incluidos”, del aragonés Javier Macipe, nominado entre los cortometrajes de ficción.

Let’s block ads! (Why?)

Publicado originalmente en:Ir a la fuente

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo

Espectáculos

Jone Laspiur: “La interpretación no era una opción para mí”

Publicada

el

05/03/2021

11:11

Cine

Premios Goya

Natxo Velez | EITB Media

La actriz donostiarra Jone Laspiur ha llegado a las pantallas con paso firme, y la película “Ane” le ha traído grandes alegrías, como la nominación al Goya a la mejor actriz revelación.

Noticias (2)

Jone Laspiur (San Sebastián, 1995) desprende fuerza ante la cámara. Su presencia no pasa inadvertida de ninguna manera para el espectador, ya sea como la componente más impulsiva del sexteto de mujeres de “Akelarre” o como una adolescente introvertida y con demasiadas preguntas aún sin respuesta en la película “Ane”.

Precisamente su papel de Ane en la película dirigida por David Pérez Sañudo le ha valido una nominación a los premios Goya, en el apartado de mejor actriz revelación.

Hemos charlado con ella.

Zorionak, Jone. ¿Esperabas la nominación?

Hace unos meses me parecía imposible, pero en las últimas semanas diferentes medios han publicado sus listados de predicciones para las nominaciones, y, para mi sorpresa, aparecía en ellas. Así que eso me puso en una especie de estado de alerta, empecé a pensar que era una de las opciones.

De todas formas, una cosa es la teoría, y después, cuando realmente pasa, la sorpresa es enorme, por mucho que lo hayas imaginado mil veces en tu cabeza.

¿Cómo y cuándo te enteraste? ¿Qué importancia concedes a los premios?

Salí a seguir las nominaciones en directo durante un descanso en la escuela de interpretación, y me enteré junto a mis compañeros y compañeras. Los premios Goya son un evento cultural importante a nivel español, y ser parte de la historia y la lista de artistas de estos premios es verdaderamente un gran honor; mayor, si cabe, al hacerlo con una película pequeña como “Ane”, primer largometraje del director, y rodada en euskera.

Te acompañan en la categoría de mejor actriz revelación Paula Usero (“La boda de Rosa”), Milena Smit (“No matarás”) eta Griselda Siciliani (“Sentimental”). ¿Has visto sus trabajos? ¿Qué te han parecido?

Conozco el trabajo de Griselda, pero todavía no he tenido oportunidad de ver el trabajo de Paula y Milena; estoy deseando de ver ambas películas. De todas maneras, sé que las tres han hecho un gran trabajo.

Jone Laspiur, en “Ane”

¿Qué películas o interpretaciones de 2020 destacarías entre las que has visto?

La película “Kajillionaire”, de Miranda July, fue una gran sorpresa para mí. Me confundí con las entradas, cuando iba a ver otra película, y terminé viendo esta. Disfruté muchísimo, porque tiene ingredientes muy diferentes: humor, absurdo, drama… Se puede ver a personajes verdaderamente tiernos, y las relaciones están trabajadas de una manera muy bonita, detrás de cierta inocencia y superficialidad.

“Ane” se estrenó en el Zinemaldia, donde recibió críticas muy positivas y el premio Irizar del cine vasco. ¿Dónde crees que reside el éxito de la película?

Diría que “Ane” es una película fresca y que muestra personajes reales, con sus contradicciones e imperfecciones. Para mí es precioso encontrar personajes tan cercanos y poder empatizar con ellos mostrando también sus lados más oscuros.

Además, me parece que el nivel de tensión está muy bien medido, y que hay una coherencia en el ritmo desde el principio hasta el final. También veo muy necesario el tema de la comunicación.

Jone Laspiur, durante el Zinemaldia. Foto: Efe.

Precisamente la comunicación (y, por tanto, la incomunicación) y todo aquello que queda en un segundo plano es fundamental en “Ane”. ¿Cómo trabajasteis desde la interpretación esa tarea de esconder más que mostrar?

Diría que mostrar todo lo que no queda al descubierto exige una doble labor, porque hay que trabajar tanto lo que se ve como lo que no se ve. Para eso, hay que tener muy claro quién es el personaje, de dónde viene, cuál es su mochila, y hay que construir todo su pasado.

En este caso, hay que construir las piezas del puzle que ha hecho llegar hasta ese punto la relación madre-hija. Lo fundamental fueron las conversaciones entre David (director), Marina (guionista), Patricia (Lide) y yo misma: pasamos muchos ensayos hablando, para intentar entender las razones para los impulsos de estos personajes.

Personalmente, Ane me ha exigido una labor de mirar atrás, rencontrarme con mi yo de 17 años y, al mismo tiempo, entender a Lide. Diría que ha sido un ejercicio de empatía.

Patricia López Arnaiz (Lide), tu ama en “Ane”, también está nominada al Goya por su papel protagonista. ¿Qué te ha parecido su trabajo y cómo os entendisteis para trabajar juntas?

Tenía muy claro que Patricia merecía esta nominación, y diría que estará cerca de llevarse el premio. Me parece que ha hecho un trabajo verdaderamente radical. Lide es una maquinaria que está permanentemente a punto de estallar, destila tensión por todos los sitios y, al mismo tiempo, cuando está sola muestra cuán vulnerable es.

La admiro mucho, así que trabajar con ella ha sido fácil.

Jone Laspiur, acompañado del resto del sexteto protagonista de “Akelarre”. Foto: David Herranz.

También has participado en “Akelarre”, en un papel muy diferente: una película mucho más coral, en la que cantas y bailas… ¿Cómo ha sido ser una del sexteto de chicas de “Akelarre”?

Fue un proceso muy especial, ya que, por un lado, era mi primera vez, al igual que para la mayoría de chicas, y, por otro, fue un proceso de trabajo colectivo: todas nos alimentábamos del resto, y cada una de nosotras era necesaria para conseguir esa sensación de grupo.

Por otro lado, trabajar con esa estética del siglo XVII y esa atmósfera también fue atractivo, y ayudaba a meterse en la historia. Por ejemplo, estuvimos durante semanas metidas en un calabozo, rodeadas de paja con camisones de época. Al trabajar así, el sentido del tiempo varía, y parece que la vida real se para durante esas semanas.

2020 ha sido un año muy prolífico para ti: “Ane”, “Akelarre”, “Alardea”, “Polvo somos”… ¿En qué medida te han cambiado tu vida y tu percepción sobre la interpretación?

La vida sigue siendo parecida, pero ahora tengo una perspectiva más clara sobre lo que quiero hacer. Antes de tener estas experiencias, la interpretación no era una opción para mí, mientras que ahora es el camino que quiero tomar.

Foto: Patricia Arranz

¿Qué has podido hacer en 2020? ¿Te veremos pronto en la pantalla, en algún nuevo proyecto?

Antes del comienzo de la pandemia y durante la misma, he participado en “Polvo somos” y “Alardea”, pero, sobre todo, he estado estudiando. Aún así, ha sido un año complicado para comenzar proyectos. De momento, estoy en tres proyectos más pequeños.

¿Cómo prevés la extraordinaria gala del día 6 de marzo?

Creo que estaba más nerviosa de cara a las nominaciones que ahora, una vez nominada. La gala de este año será diferente por la covid, pero me gustaría disfrutarla.

Let’s block ads! (Why?)

Publicado originalmente en:Ir a la fuente

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo

Espectáculos

Maite Arroitajauregi: ‘La música no debe obstaculizar lo que se cuenta en la imagen’

Publicada

el

04/03/2021

09:45

Cine

Goya sariak

Natxo Velez | EITB Media

La música Maite Arroitajauregi “Mursego” opta junto a Aranzazu Calleja al Goya a la mejor música original por su trabajo en la película “Akelarre”.

Noticias (2)

En una entrevista, Pablo Agüero, director argentino de la película “Akelarre”, dijo que vio algo “brujo y punk” en Maite Arroitajauregi Mursego desde que la conoció, algo que encaja muy bien con el espíritu de “Akelarre”, y que por eso trabajó con ella en la película, que ha recibido un total de nueve nominaciones para los premios Goya.

La verdad es que Arroitajauregi y Aranzazu Calleja han logrado vestir de magia “Akelarre”, esa historia sobre mujeres libres que son tomadas por brujas por una suerte de inquisidores ciertamente embrujados por la religión; la música conecta de maravilla con la historia. Y la Academia de Cine española ha nominado al Goya a mejor música original esas melodías y armonías que ayudan a incrementar y guiar la tensión de la película.

Hemos hablado con Mursego sobre este trabajo y muchas otras cuestiones.

Zorionak! ¿Esperabas la nominación para los Goya? ¿Qué valor le das?

Eskerrik asko. La verdad es que no. La opción estaba ahí, pero no quería darle muchas vueltas.

Al final, esta nominación es un reconocimiento de los miembros de la Academia de Cine española hacia nuestro trabajo.

Os acompañan en este apartado, entre otros, Bingen Mendizabal y Koldo Uriarte por su trabajo en la película “Baby”, de Juanma Bajo Ulloa. ¿Has podido escuchar su trabajo?

No he tenido oportunidad de ver la película. Por lo que he visto en el tráiler y teniendo en cuenta que se trata de un largometraje sin diálogos, creo que la música tendrá una gran importancia.

Sin duda, Bingen Mendizabal es un referente para quienes hacemos música para cine.

Una de las características de Mursego es su falta de límites estilísticos. ¿Cómo ha sido trabajar junto a Pablo Agüero? Como creadora, ¿qué diferencias existen cuando te marcan una dirección o un origen para tu trabajo?

En esta película, el director nos dio muchas instrucciones, estábamos, de alguna manera, atadas a sus órdenes. Esta vez no he tenido la libertad que he tenido otras veces. De todas maneras, ha sido interesante el ejercicio de defender nuestras decisiones por encima de ello.

Esta manera de trabajar tiene sus ventajas, porque el objetivo está más o menos claro, pero personalmente prefiero trabajar con total libertad, sobre todo porque eso me ofrece posibilidades de indagar en nuevos territorios, de crecer como creadora.

Aranzazu Calleja se unió al proyecto de crear la música para la película. ¿Cómo ha sido el trabajo junto a ella?

Ha sido natural, fácil y muy enriquecedor, tanto en el ámbito personal como en el técnico. Ahora tenemos una relación estrecha. Al principio, en cuanto a la música diegética, las canciones de las chicas las compuse yo, y comencé a trabajar con Aran una vez terminado el rodaje. En ese momento, estaba trabajando también en la música del documental “Arzak” de Kixi (Asier Altuna) y propuse a los productores que quería trabajar con Aranzazu Calleja porque no podía con todo.

Ambas teníamos claro que queríamos trabajar con el cuarteto de cuerda Alos Quartet; yo preparaba los sonidos más graves con el chelo, y ella añadía los altos con el violín: una proponía algo, la otra lo completaba… En un intercambio de audios continuo, hemos mantenido una comunicación directa y eficaz.

¿Cómo habéis repartido el trabajo? ¿Qué ha aportado Calleja a “Akelarre”?

Aran tiene mucha experiencia en el mundo del cine, y he aprendido mucho a su lado.

Xabier Zeberio (Alos Quartet)

Habéis interpretado la música sobre todo con un cuarteto de cuerda y nyckelharpa. ¿Por qué ese instrumento?

Tiene un sonido especial, que te lleva a otro lugar y otro tiempo nada más oírlo. Es un instrumento de origen muy antiguo, y eso, además, aporta una cierta fidelidad histórica. Se parece a la zanfoña y tiene teclas, da notas pedal y eso amplía mucho su sonoridad.

Por otra parte, las teclas también suenan y ese es un detalle que personalmente me gusta mucho. Le aporta cercanía, como si el instrumentista estuviera tocando justo a tu lado.

La música tiene una amplia presencia en la película, además de ambientando, también insertada en la historia. ¿Cómo trabajaste con las actrices para los pasajes en los que cantan?

Antes de comenzar el rodaje, tuve unas cuantas jornadas de trabajo con las actrices para preparar las canciones. Tuve en cuenta las características vocales de las chicas y los rasgos de sus personajes para preparar las armonías de las canciones.

Durante esos ensayos, trabajamos la voz: cada una de ellas aprendió qué melodía le correspondía para luego integrarla con la coreografía. Así, reforzamos nuestra confianza mutua y creamos un equipo cohesionado.

Disfruté mucho junto a ellas. Estaban a tope de energía, llenas de ilusión, y se creó entre ellas una relación muy verdadera, preciosa. Trabajaron muy duro, aprendiendo las canciones y las coreografías… Mostraron una gran madurez.

La actriz Jone Laspiur ha comentado que fuiste tú quien le propuso presentarse al casting para “Akelarre” tras verla en un concierto del grupo Koban. ¿Qué viste en ella?

Jone tiene una presencia increíble, mucha personalidad, y eso lo refleja en la pantalla.

Se ha adaptado muy fácil. Parece que lleve toda la vida trabajando como actriz… Tiene esa frescura. Da muy bien en cámara, y creo que puede hacer un largo camino en el cine. Tiene ADN armero, y eso se nota.

¿Qué crees que debe aportar la música a una historia audiovisual?

La música debe acompañar; ir de la mano de la imagen, nunca destacar. No debe obstaculizar aquello que se cuenta en la imagen.

Personalmente, en el cine que más me interesa apenas hay música; me refiero a la música extradiegética. ¿Para qué quieres música si lo que quieres contar se puede expresar solo con imágenes?

¿Qué película supone para ti una utilización magistral de la música?

Por ejemplo, “Psicosis” (Bernard Herrmann), “Monos” (Mica Levi) y la banda sonora de la película “El reino”. Esta última está basada en sesiones tecno de Olivier Arsson. Está muy presente, a pesar de que aparentemente no tenga nada que ver con el argumento, y te sumerge en una carrera continua, subrayando el ritmo de la película. También me parece muy interesante el contraste que crea.

¿Qué proyectos tienes ahora mismo entre manos?

Estoy terminando la música de un cortometraje, el año que viene Aran y yo compondremos la música del segundo largometraje de Victor Iriarte y participaré en otro par de proyectos que están a la espera de subvenciones: el documental sobre el caso Altsasu dirigido por Marc Parramon y Amets Arzallus (ya he compuesto la música) y la segunda parte de “Black is Beltza” que dirigirá Fermin Muguruza.

En abril, pondré música en directo en Tabakalera a una serie de cortometrajes dirigidos por mujeres en las décadas de los 50/60 y que están en la filmoteca de España. Y, mientras, tengo intención de seguir con canciones nuevas de Mursego.

Let’s block ads! (Why?)

Publicado originalmente en:Ir a la fuente

Comentarios

comentarios

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad
...

Facebook

Destacado