Virgen de Urkupiña una leyenda y una ayuda a la economía de la Región

La Virgen de Urqupiña o Urkupiña es una advocación de la Virgen María Asunta, que se venera el 15 de agosto en la ciudad de Quillacollo, capital provincial que se encuentra a 13,85 km de la ciudad de Cochabamba en Bolivia.

La leyenda de la virgen de Urkupiña

La representación de la aparición de la Virgen María de Urqupiña en el Cerro Quta.

A fines de 1700 Siglo XVII,a principios de la colonia, en la comarca de Cota (hacia el sudoeste de Quillacollo), vivía una humilde familia de campesinos quienes subsistían gracias a la utilidad de su pequeño rebaño de ovejas que se encontraban al cuidado de la hija menor. La muchacha se dirigía diariamente hacia las bajas colinas del frente de Cota, pasando el río de Sapinku, donde había agua y pasto en abundancia para su rebaño. Un día esplendoroso de agosto, cuando el sol jugueteaba con los agrestes arbustos de la colina y el pasto esmeralda deslumbraba, se le apareció una Señora quien tenía un hermosísimo niño en sus brazos, sostenía con ella largas conversaciones en el idioma propio y nativo del lugar, el quechua.

Frecuentemente la pastorcita jugaba con aquel niño en las aguas de una vertiente que brotaba de las rocas. Desde entonces, casi siempre la muchacha demoraba al retornar a la choza de sus padres, por lo que éstos le preguntaron el motivo de sus tardanzas, la niña relató sus encuentros con la señora a quien llamaba “Mamita y el niño”.

Decía que la mamita y su niñito descendían a jugar con ella en la chimpa juturis (o chimpa pilas), que así se llamaban y continúan llamándose las dos vertientes de agua clara y dulce situadas al pie de la colina. Al oírla, sus padres se alarmaron y se dirigieron repetidas veces a la verde colina para convencerse de los increíbles relatos de la niña campesina.

Al reiterarse la visita de la «Mamita», la niña fue en busca de sus padres y estos al Doctrinero (las parroquias eran denominadas doctrinas y por extensión al sacerdote Doctrinero), y vecinos del rancherío, que anoticiados del acontecimiento decidieron cerciorarse de su veracidad, acudiendo al lugar donde la niña los guiaba.

La Virgen al ver que la pastorcita no aparecía se levantó del lugar donde estaba y subió cuesta arriba el cerro, mientras la niña gritaba indicando con el dedo, en quechua «Jaqaypiña urqupiña, urqupiña», que en español significa «ya está en el cerro»»,(urqu=cerro, piña=ya está), de ahí el nombre castellanizado de Urkupiña. La señora al llegar a la cima, desapareció, pero lograron alcanzar ver una imagen celestial que se esfumaba en la maraña de los algarrobales, cactus y ululas. Convencidos que la visión era extraña, corrieron al pueblo.

El párroco quien convocó a los pobladores, y junto a otras autoridades acudieron al lugar del prodigio frente a la ranchería de Cota… La multitud bulliciosa trasladó esta imagen a la capilla de Quillacollo y desde entonces es conocida como la Virgen de Urqupiña, quien es muy venerada por el pueblo boliviano y los relatos de los milagros que se prodigan a sus devotos son extraordinarios.

En ese lugar, se construyó una capilla de la Virgen, actualmente se ha trasladado la imagen al templo Matriz de Quillacollo hasta donde llegan peregrinos de toda Bolivia y Sud América para venerar a la Virgen María de Urkupiña, patrona de la integración Nacional. (Por Mons. Francisco Cano Galvarro y Mercedes Anaya de Urquidi).

La Entrada Folklórica de Urkupiña

Comienza con los convites, es así que cada 14 de agosto se convierte en un conglomerado de personas que observan el paso de más de 50 fraternidades que llegan de todas partes de Bolivia donde la mayoría de las danzas expresan rituales y eventos de la historia andina y boliviana.

La Entrada inicia desde las 09.00 de la mañana hasta la madrugada del 15 de agosto, en un recorrido de cuatro kilómetros donde participan alrededor de 15 mil bailarines, que en su mayoría hacen sacrificio de tiempo y dinero en honor a la Virgen, también como un pago por el cumplimiento a sus promesas y de favores recibidos, el orden de las fraternidades:

Urkupiña representa importantes ingresos

La festividad de la Virgen de Urkupiña representa importantes ingresos para el municipio de Quillacollo. Se estima que en toda la fiesta se mueve entre 2 y 3 millones de dólares, pero un 70 por ciento del comercio es informal.

En 2018 se calculó una recaudación de más de 650 mil bolivianos para la Alcaldía por la venta de sitios para graderías y artículos. Sin embargo, estos recursos no se traducen en mejoras para la ciudad.

Un informe de 2018 detalla que se recaudó 375 mil bolivianos por el alquiler de espacios para graderías. Mientras, 275 mil fueron por la cesión para venta de productos.

El mismo documento señala que se vendió sitios a más de 2.300 comerciantes. Sin embargo, los vendedores observan que un número similar se asienta en varios puntos de la ciudad, principalmente en la avenida Blanco Galindo, sin ningún permiso.

Esto significa que en Quillacollo hay unos 5.000 comerciantes que durante tres días intentan vender todo tipo de productos a un millón de visitantes que llega a la festividad.

Los turistas generan un ingreso importante según el INE.

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2017 se registró un 63 por ciento defeligreses locales, un 24 del interior del país y un 12 extranjeros, de Argentina y Brasil.

El mismo estudio establece que quienes más movimiento económico generan son los extranjeros que gastan en comida, bebida y hotelería. Se estima que sólo los peregrinos de Brasil y Argentina dejan 2,3 millones de dólares durante la festividad.

Sin embargo, el dato no es igual de alentador en 2018. Las cifras se redujeron, según el informe del INE el principal motivo es la crisis política y algunas debilidades en los servicios que se brindan.

Resultado de imagen para urkupiña comercio

Comentarios

comentarios

Loading...