El PIB en Bolivia generan ajustes de la CEPAL y desconfianza en la población

El contexto económico mundial cambió, se redujeron los precios de las materias primas y sobre todo las tasas de interés, por lo que el consumidor empezó a reducir sus gastos. A pesar de estimaciones de 4% de crecimiento para el país, según Cepal, en la última revisión de expectativas del Fondo Monetario Internacional, Bolivia no figura junto con Ecuador y Uruguay. Además una economía informal cada vez con tendencia creciente, genera una desconfianza en la población boliviana de los datos económicos del país.

El Gobierno: las proyecciones y ajustes de la CEPAL

El Gobierno afirmó ayer que la guerra comercial entre Estados Unidos y China aumentó la incertidumbre en el contexto internacional. Esta situación, según el Ejecutivo, causó repercusión en los ajustes de proyección de crecimiento de la CEPAL, pero a pesar de este contexto, Bolivia obtendrá el mayor crecimiento de la región, según Viceministro del Tesoro, Sergio Cusicanqui, y dijo:

“Bolivia mantiene el liderazgo de crecimiento en Sudamérica a pesar de la revisión en las proyecciones de la Cepal. Bolivia se mantiene con un 4% muy sólido y firme en el liderazgo de crecimiento”.

Si bien el ajuste para Bolivia fue de 0,3 puntos porcentuales respecto a la proyección del pasado abril (4,3%), la tasa de crecimiento asignada al país (4,0%) sobrepasa en crecimiento del producto a 27 de las 33 economías, consideradas por el organismo internacional en América Latina y el Caribe. Entre las que se encuentran Perú (3,2%), Colombia (3,1%), Chile (2,8%), Brasil (0,8%), México (1,0%) y Argentina (-1,8%), argumentó.

El constante crecimiento económico de Bolivia se debe principalmente a la inversión pública.,  Para este año, se tiene programado invertir 5.323 millones de dólares, más de lo que se ejecutó en 2018, cuando se invirtió un total de 4.458 millones de dólares. La mayor parte de la inversión estatal se destina a la ejecución de proyectos productivos, infraestructura y programas sociales.

Respecto al Producto Interno Bruto (PIB), la inversión pública en 2018 representó 11%, el indicador más alto de la región. Más allá de los resultados de crecimiento, el modelo económico también presenta resultados sociales que se reflejan en la mejora de condiciones de vida de la población.

Desconfianza de los datos económicos por la población de Bolivia

Si bien los precios altos de materias primas en el mercado internacional permitieron a Bolivia lograr resultados importantes en los últimos años y llegar a crecimientos por encima del 6%, la situación cambió,

El modelo económico comunitario social, implementado por la administración de turno, se basó en inversión pública y fomento del consumo, para dinamizar el mercado interno, debido a los recursos que ingresaban al país.

Para el analista e instigador César Vargas Díaz doctor en economía, el contexto económico mundial redujo los precios de las materias primas y sobre todo las tasas de interés, afectando a Bolivia directamente al consumo entre la oferta y demanda nacional e internacional, sumada la creciente informalidad laboral, contrabando y una balanza comercial negativa donde las importaciones son mayores a sus exportaciones.

Sin embargo, Vargas Díaz sostiene que las inversiones públicas a través de proyectos estratégicos manejados por el Gobierno, no fueron los esperados, es decir que no cumplieron la factibilidad, sostenibilidad y rentabilidad en el corto y mediano plazo, además de que no fueron enfocados a la generación y creación de empleo formal.

Por lo que, existe una desconfianza y falta de credibilidad de la población con respecto al crecimiento del PIB, debido a que si una economía esta creciendo con datos con tendencia creciente en el tiempo, porque existe pobreza en las calles y falta de empleo formal, sumada una subida de precios en los bienes y servicios de consumo, que afectan directamente al ciudadano de la calle.

 

Comentarios

comentarios

Loading...