La UE y China abren la cumbre con inversiones y subsidios industriales

La Unión Europea (UE) y China iniciaron este martes una cumbre en la que las inversiones en infraestructuras clave europeas o los subsidios industriales del gigante asiático estarán en el punto de mira de los europeos, que tienen previsto subrayar además sus compromisos con los derechos humanos.

El primer ministro chino, Li Keqiang, llegó a la sede del Consejo de la UE para reunirse con los presidentes del Consejo y la Comisión europeos, Donald Tusk y Jean-Claude Juncker.

El titular chino de Exteriores, Wang Yi, ha sido recibido igualmente por la alta representante para la Política Exterior, Federica Mogherini.

La UE y China afrontan esta cumbre como socios estratégicos a la par que rivales en el ámbito de la competitividad, tal y como reconocía la Comisión Europea (CE) en un documento reciente.

A los europeos les preocupan cuestiones como el reconocimiento de sus indicaciones geográficas, los subsidios estatales chinos a la industria, las inversiones en infraestructura crítica europea a través de iniciativas como la Nueva Ruta de la Seda o el papel crucial que pueden tener empresas chinas como la tecnológica Huawei en el desarrollo de las futuras redes móviles 5G.

Bruselas ya ha advertido de que la firma puede incurrir en problemas de ciberseguridad y protección de datos si cumple con la ley china que obliga a ese tipo de empresas a compartir información con los servicios secretos del país.

Por el momento, fuentes comunitarias no confirman si habrá un comunicado conjunto al término de la cumbre, habida cuenta de puntos de discordia especialmente entre algunos Estados miembros.

«La comunicación publicada recientemente pone de manifiesto las muchas facetas que esta relación tiene», respondió el portavoz comunitario Alexander Winterstein, preguntado por el asunto durante la rueda de prensa diaria de la CE, simultánea a la cumbre.

En esa rueda de prensa, la portavoz comunitaria de Exteriores, Maja Kocijancic, respondió también a una pregunta sobre la sentencia que declaró hoy culpables de cargos como incitación, conspiración y alteración del orden público a nueve destacados activistas de la «Revolución de los Paraguas», que movilizó a miles de personas en 2014 para exigir avances democráticos en Hong Kong.

«El respeto de derechos y libertades fundamentales, incluyendo la libertad de expresión y reunión pacífica son esenciales para el éxito de Hong Kong».

En cambio, subrayó que este tipo de casos judiciales relacionados con activismo político «podría tener un efecto en detrimento de su desarrollo democrático».

Así, confió en que la región especial administrativa de Hong Kong «retome la reforma electoral en línea con la ley básica y logre un acuerdo sobre un sistema electoral que sea democrático, justo, abierto, transparente y cumpla con las aspiraciones del pueblo de Hong Kong en favor del sufragio universal».

Fuente: eldiario.es

Comentarios

comentarios

Loading...