Bolivia: el déficit fiscal de 2019 alcanzará a 21.502,7 millones de bolivianos

Dr. César D. Vargas Díaz (Ph.D) / Analista e Investigador Económico

Según el proyecto de Presupuesto General del Estado de Bolivia (PGE) para el 2019, el déficit fiscal de 2019 alcanzará a 21.502,7 millones de bolivianos, de los cuales el 72,2% serán financiados con deuda externa y el 27,8% con deuda interna,

Acumular déficit fiscal, genera una desequilibrio de la economía del sector público, debido a que gastos públicos son superiores a los ingresos públicos del Estado, genera un escenario delicado para la estabilidad macroeconómica y muestra la fragilidad del modelo económico que impulsa el Gobierno actual.

Flujo financiero Sector Público 2019: Déficit Fiscal

Para 2019 el Gobierno proyecta ingresos totales para el sector público por 150.871 millones de bolivianos y gastos totales por 172.373 millones de bolivianos, que arrojan un déficit de (-21.502,7) millones de bolivianos.


El déficit fiscal (-21.502,7) millones de bolivianos será financiada, al menos 15.528,01 millones de bolivianos provendrán de recursos externos o deuda externa y el saldo será financiado con recursos internos 5.974,75 millones de bolivianos o deuda interna.

Con respecto, a los ingresos corrientes son superiores a los gastos corrientes con un superávit de 16.383 millones de bolivianos. Sin embargo,  los ingresos de capital son inferiores a los gastos de capital, llegando a una cifra significativa de déficit en la cuenta de capital de (-37.886) millones de bolivianos. En este sentido, el déficit fiscal se debe principalmente a la cuenta de capital, es decir, el déficit fiscal deberá ser financiado por una deuda total repartida en deuda externa e interna tal como se puede apreciar en la gráfica.

En términos porcentuales la deuda será financiado con un 72% de la Deuda Externa y 28% de Deuda Interna.

Deuda y el PIB

La deuda externa creció y junto a la interna bordean el 53,5% del PIB. Las instituciones financieras internacionales consideran 50% el umbral de alarma para países de ingresos medios bajos como es el caso de Bolivia.

Como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB) esa brecha alcanza a 6,98%, inferior a la tasa de 8,32% que se fijó para este año.

El déficit fiscal elevado que se arrastra por cinco años consecutivos y su acumulación es delicada para la estabilidad macroeconómica.

Financiamiento de la deuda externa

El financiamiento con deuda externa dependerá de las tasas de interés y del acceso al crédito en los mercados privados se ha vuelto más difícil y en todo caso más caro y las alternativas de créditos serían:

  1. créditos chinos, aunque la China ha estado recortando sus préstamos;
  2. créditos de las instituciones financieras u organismos internacionales como el Banco Mundial, Banco Interamericano de Desarrollo y CAF.
  3. usar la Reservas Internacionales netas (RIN), pero han caído.
  4. emisión de bonos soberanos por el BCB.

Si el sector público quiere mantener su solvencia, los altos déficit fiscales tendrán en algún momento que ser compensados con elevados superávit fiscal, para repagar la deuda”.

Señalar que en 2007, la deuda externa del país ascendía a 2.208 millones de dólares, pero a partir de ese año se incrementó de manera significativa hasta alcanzar 9.713 millones de dólares, a octubre de 2018.

Con respecto, a la deuda interna en emisión de bonos y en amortizaciones a las AFP superó los 4.810,9 millones de dólares, es decir más de 33.243 millones de bolivianos. Cabe mencionar que el Estado aumentó su endeudamiento a través de créditos del Banco Central de Bolivia, entre 2006 y 2018 creció en 241%, al pasar de 2,7 millones de dólares a 6.717 millones de dólares.

Es de mucha preocupación que el déficit fiscal podría ser cubierto con las RIN, con el uso de otros fondos, el que más nos preocupa a todos los bolivianos que sea con fondos de pensiones.

Comentarios

comentarios

Loading...